La influencia de los colores en los estados emocionales

La influencia de los colores en los estados emocionales

Los impulsos y sentimientos de los seres humanos no solamente suelen ser influenciados por las situaciones vividas en cada momento, sino que existen otros muchos factores que afectan los estados emocionales, entre ellos los colores y el entorno cromático.

Los colores influyen mucho en los estados anímicos de las personas, especialmente en los niños. Los efectos psicológicos de los colores en los estados de ánimo se comenzaron a estudiar a partir del silgo XVIII, y con el paso de los años diferentes disciplinas han estudiado su influencia. Los efectos que los objetos cromáticos pueden otorgar a las emociones personales, pueden ser separados en dos categorías, una de ellas son las influencias directas y otra las indirectas.
 

Eligiendo los colores de acuerdo al estado de ánimo


Si bien uno de los factores que más influyen en las emociones es la luz, los colores son asociados a diferentes estados de ánimo. Podemos separar la paleta cromática en varias secciones, una de ellas en colores cálidos y fríos. Los colores cálidos, rojo, naranja, amarillo y sus variantes son los más vibrantes, y su contrario son los considerados colores fríos, los tonos grises, azules oscuros, negro, etc.

El rojo es considerado un color antidepresivo, es el más fuerte de toda la gama cromática, y generalmente se los asocia con conceptos tales como la pasión, el amor, la energía, la vitalidad, etc. Algunos de las sensaciones que este color puede provocar son palpitaciones, hacer subir la tensión arterial, incrementa también el deseo y la excitación. Para aquellas personas que suelen tener estados de ánimo negativos y padecer desmotivación, depresión, angustia o soledad, esta variedad de tonos les puede ser útil para mejorar su ánimo.

Si lo que deseamos es tener un ambiente tranquilizador y sedante, el color más indicado es el verde. Algunos de los efectos que se asocian a esta tonalidad son la baja la tensión nerviosa, por lo que es ideal para aquellas personas que con mucho estrés. Puede ser también asociado a la naturaleza y provocar una sensación de frescura, además se puede combinar con colores pasteles o claros para crear una ambiente más estabilizador.

No solamente los pigmentos son asociados a estados emocionales sino que también los mismos suelen utilizarse en técnicas de relajación y meditación milenarias como el Feng Shui. Dichas filosofías también establecen que cada color tiene una energía diferente y esto es lo que produce diversos estados de ánimo y afecta de formas dispar a las personas. Los objetos decorativos con tonalidades también pueden crear un ambiente de armonía.

13731 Visitas