7 hábitos diarios que mejoran la función cognitiva

¿Sabías que podemos mejorar nuestra función cognitiva, a pesar de los años? Entra y conoce algunos hábitos que te ayudarán a lograrlo.
7 hábitos diarios que mejoran la función cognitiva
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Última actualización: 07 julio, 2022

Pensar es algo que hacemos todos los días. Es más, la eficiencia a la hora de pensar puede marcar la diferencia en muchos aspectos de nuestra vida, tanto laborales y/o académicos como personales. Por eso, es importante incluir hábitos diarios que nos ayuden a mejorar la función cognitiva en nuestra vida.

Si fuéramos capaces de “pensar mejor” muchas situaciones serían más fáciles, desde la realización de un examen a la ejecución de un proyecto, pasando por la realización de las tareas domésticas o la gestión del tiempo

Pero, ¿es posible mejorar la función cognitiva, a pesar de los años? La respuesta es simple y sencilla: sí. La buena noticia es que darle un impulso extra a nuestro rendimiento cognitivo no requiere de nada especial, sino que basta con mantener algunos hábitos diarios para conseguirlo. Veamos algunos de ellos.

1. Disfruta de la luz del sol

Una buena forma de mejorar la función cognitiva es disfrutar del sol. Aunque el exceso de luz solar puede ser perjudicial para su piel, su carencia también puede ser mala.

La evidencia ha demostrado que personas de mediana edad y de edad avanzada obtenían mejores resultados a nivel cognitivo si tenían niveles más altos de vitamina D en su sistema, algo que se obtiene de forma natural del sol.

Manos rodeando el sol

Los investigadores creen que los niveles más altos de vitamina D pueden retrasar los efectos del envejecimiento en el cerebro. Aunque los suplementos son una alternativa válida, disfrutar de un ratito de sol al día (siempre que se pueda) también te ayudará a estar más alegre y a gestionar eficazmente el estrés, entre otros beneficios.

2. Dale tregua a tu mente: divaga

El segundo de los hábitos que ayuda a mejorar la función cognitiva es permitirnos divagar. Parece lógico pensar que si quieres tener una buena función cognitiva es necesario centrarse en la tarea en cuestión.

Hasta cierto punto esto es cierto. Sin embargo, los investigadores han encontrado que las personas que se dejan a la deriva y sueñan despiertos tienen una mayor facilidad para poner en marcha los procesos de memoria inconsciente que respaldan la generación de nuevas ideas y perspectivas creativas.

Los investigadores creen que permitir que la  mente se tome un descanso en las tareas cognitivas y dedican un rato a pensar libremente le da a la  mente algo muy necesario: descanso.

3. Mejorar la función cognitiva bailando

Algunos estudios han demostrado que las actividades de ocio, como el  baile,  pueden reducir el riesgo de demencia. Además, el baile no se detiene allí, pues mantiene a tu cuerpo y a tu cerebro ocupados.

Mujer bailando en el campo

Las actividades que mejoran la función cognitiva son las que obligan a tomar decisiones rápidamente, así como actividades que implican el aprendizaje de nuevos patrones. Bailar encaja perfectamente en esta definición. Además, es un forma fantástica de hacer ejercicio, hábito esencial para garantizar la salud del cuerpo y la mente.

4. Haz ejercicio

Diversos estudios muestran que el ejercicio aumenta el rendimiento cognitivo. Concretamente, el ejercicio ayuda a que el cerebro sea más eficaz a la hora de realizar tareas cognitivas. En otras palabras, la actividad física también es beneficiosa para el cerebro y mejora la capacidad tanto para recordar como para aprender.

5. Aliméntate bien

Otro forma de mejorar la función cognitiva es a través de la alimentación saludable. En este caso, debes asegurarte de que tu cerebro consiga los nutrientes necesarios, que son: glucosa, ácidos grasos omega-3, aminoácidos y antioxidantes. Además, la vitamina E también puede ser buena para la salud del cerebro.

Además, una buena alimentación te ayudará a mantener a raya tu estrés y a prevenir accidentes cerebrovasculares, así como otras enfermedades que pueden afectar a tu rendimiento cognitivo y capacidad intelectual.

6. Aprende cosas nuevas

Aprender cosas nuevas y nuevas habilidades exigentes mantiene comprometido y activo al cerebro para mantenerse fuerte a medida que envejece. Las actividades menos exigentes, como escuchar música clásica o simplemente hacer puzzles de palabras, probablemente no proporcionan beneficios notables frente  envejecimiento de la mente y el cerebro.

Aunque se ha animado a los adultos mayores a mantenerse activos y a estimular su memoria y el aprendizaje (usar el cerebro para no perderlo, como un músculo más), parece que no todas las actividades mentales mejoran la función cognitiva, sino que son las tareas más exigentes a nivel cognitivo las que realmente tienen efectos beneficiosos para el cerebro.

7. Duerme lo suficiente: otra clave para mejorar la función cognitiva

Otra forma de mejorar la función cognitiva es es durmiendo las horas que necesitemos. Hace mucho que se sabe que el cerebro requiere de sueño para consolidar el aprendizaje y la memoria. 

Uno de los motivos por los que se cree que el cerebro puede beneficiarse del sueño es que durante ese tiempo tiene más energía disponible, o porque las distracciones son menores.

Mujer durmiendo en el campo

Por otra parte, los investigadores han encontrado una asociación entre la mala calidad del sueño y la disminución del volumen de materia gris del cerebro, que ayuda a controlar los procesos importantes de la memoria de trabajo y la función ejecutiva.

En suma, la función cognitiva la podemos potenciar con pequeñas acciones saludables, que ayuden a mantenernos sanos y activos a nivel físico y mental. Así que, ¿qué esperas para poner en practica estos hábitos diarios que mejoran la función cognitiva?

Te podría interesar...
Salud cognitiva: pensar bien para ser feliz
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Salud cognitiva: pensar bien para ser feliz

La salud cognitiva nos puede ayudar a pensar mejor para tener un mayor control de esas ideas y esquemas irracionales que tanto nos limitan.



  • Chang Y, Labban J, Gapin J, Etnier J. The effects of acute exercise on cognitive performance: A meta-analysis. Brain Research [Internet]. 2012 [consultado el 7 de julio de 2022]; 1453: 87-101. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.brainres.2012.02.068
  • Hui-Xin W, Weili X, Jin-Jing P. Leisure activities, cognition and dementia. Biochimica et Biophysica Acta (BBA) - Molecular Basis of Disease [Internet]. 2012 [consultado el 7 de julio de 2022]; 1822(3): 482-491. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0925443911001979
  • Soni M, Kos K, Lang I, et al. Vitamin D and cognitive function. Scandinavian Journal of Clinical and Laboratory Investigation [Internet]. 2012 [consultado el 7 de julio de 2022]; 72(243): 79-82. Disponible en: https://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/00365513.2012.681969
  • Zedelius C, Schooler J. Capturing the dynamics of creative daydreaming. En: David D. Preiss, Diego Cosmelli y James C. Kaufman. Creativity and the Wandering Mind. Academic Press; 2020. 55-72

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.