Asertividad: la importancia de saber decir que no

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 31 julio, 2017
Paula Aroca · 27 mayo, 2013

Hay que tenerlo claro, es importante aprender a saber decir que no, de lo contrario, perderíamos el control de nuestra vida. Nos llenaríamos de rabia por no hacer lo que en realidad queremos. Quizá alguien pueda pensar que decir que “no” es de malas personas y que así estamos siendo desagradables. Pero es necesario saber establecer límites y no ceder ante manipulaciones y chantajes emocionales.

Saber decir que no es una habilidad que se conoce como “asertividad. Cuanta más asertividad tengamos, mayor será la seguridad que tenemos en nosotros mismos.  ¿Cómo es una persona asertiva? Pues es alguien que sabe expresar sus deseos de una forma amable, respetando a quien tiene delante y siendo siempre directo, nada de andarse con rodeos.

“Ni sumisión, ni agresividad, el equilibrio es la asertividad”.

-Riso Coma Walter-.

Con todo esto, no se trata de convertirnos en personas egoístas que ignoran las necesidades de los demás. Se trata de saber encontrar un equilibrio entre dos extremos igual de malos: decir siempre que sí y decir siempre que no.

Los derechos de los demás son tan importantes como los nuestros propios. Por eso hay que aprender a ser asertivos y determinar en qué momentos debemos negarnos y en qué momentos hay que decir que sí y aceptar el requerimiento de otros. Se trata de saber defender nuestros derechos, sin la intención de lastimar o perjudicar a nadie.

Joven que intenta decir que no a una compañera
Cómo conseguir decir que no de una forma asertiva

La base de todo es sentir que aportamos un valor a la sociedad y que debemos ser respetados. Además, tenemos que tener claros nuestros fundamentos, nuestra escala de valores para saber qué cosas deseamos hacer y qué otras no. Conocernos será necesario para poder llegar a este punto. Saber decir que no es imposible si no tenemos claros nuestros valores.

“Es un gran mal no saber decir con resolución sí o no”.

-Otto von Bismarck-

Debemos olvidar el miedo y la sensación de culpabilidad cuando proferimos una negación en una situación determinada. El miedo hay que superarlo de la única manera posible, afrontando la situación que nos asusta. Nos han educado para complacer a las demás personas, para agradarlas. No obstante, todo esto evita que seamos asertivos.

En cuanto a la culpa, es más un tema social que hemos aprendido. Sin embargo, si tenemos claros nuestros fundamentos, podremos saber decir que no con una base clara del porqué, y esto incrementará la seguridad que necesitamos.

En el momento que valoramos reposadamente nuestras razones no actuamos en forma precipitada y tomamos una decisión, ya no queda lugar para la culpa, pues hemos actuado en base a nuestras convicciones. Esto nos liberará de un gran peso.

¿Cómo son las personas poco asertivas?

 

Mujer intentando decir que no a otra

Las personas que no son asertivas tienen unos rasgos en común que son fácilmente identificables. Si te sientes identificados con ellos, es importante que empieces a ponerte en acción. La falta de asertividad no te hace más feliz, ni te convierte en una mejor persona ante los demás, sino en alguien susceptible de caer en manipulaciones.

Los individuos se caracterizan porque se alejan de cualquier tipo de controversia. Al mismo tiempo, necesitan agradar, hasta tal punto que lo hacen a costa de sus propios deseos y necesidades. Creen que para ser aceptados no pueden negarse a nada. Al final, son manipulados para hacer cosas que no quieren y que van en contra de sus principios. Su motivación es el miedo al rechazo y la falta de afirmación en sus propias ideas.

 

“El estilo de comunicación único y sano es la comunicación asertiva”.

-Jim Rohn-

Es sumamente importante aclarar que este es un perfil muy diferente al de aquellos que deciden, de forma consciente y voluntaria, dedicar su vida a ayudar al prójimo, en ocasiones resignando sus propias necesidades. En ese caso se trata de una elección libre y personal y, como resultado, la persona siente una profunda satisfacción y felicidad.

Por el contrario, en los casos que estamos tratando, las personas poco asertivas sacrifican su propio bienestar, basado en miedos, inseguridades, etc. Algo que, en definitiva, no genera otra cosa que una gran insatisfacción personal.

No estamos obligados

Mucha gente piensa que cuando le piden algo se convierte en una especie de obligación decir que sí. En ese momento comienzan a pensar en mil y una excusa cuando no pueden hacer la tarea o el favor que se les pide. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es que uno de nuestros derechos asertivos es decir que no sin dar explicaciones. Con un “lo siento, no puedo”, sería suficiente.  O si queremos dotar nuestra respuesta de un poco más de empatía podemos decir un “lo siento mucho, me encantaría ayudarte pero me viene fatal”.

Otro de nuestros derechos asertivos es el no tener que responsabilizarnos de los demás, lo que no quiere decir que desentendamos a la gente. El budismo postula que hemos de ayudar y servir a los demás, sin embargo, también nos dice que debemos encontrar ese equilibro entre nosotros y los demás. Una cosa es ayudar y servir a quien lo necesite y otra es que se aprovechen de nosotros. En alguna que otra ocasión hemos ayudado a alguien que poco a poco ha ido aprovechándose de nosotros pidiendo cada vez más y más.

Una forma de evaluar la situación sería observar si la tarea que nos piden las pueden realizar por sí mismos o si realmente necesitan nuestra ayuda. También depende del tipo de ayuda. Algunos amigos nos piden el coche y sin embargo, no nos hace gracia dejarlo, en ese caso podríamos ofrecernos a acompañarlo. Aún así puede ser que no podamos a acompañarle y nuestro amigo nos busque las cosquillas por todas partes: “no tienes nada que hacer”, “este día no vas a usar el coche”… A pesar de todos sus argumentos, y a pesar de que ese día tu coche vaya a estar en el garaje, tienes derecho a decir que no.

Si el puesto de trabajo de tu amigo depende de tu coche, quizá veas una razón importante. Pero si es para salir de fiesta, te ayudará mucho más a declinar la petición. Todo depende de la evaluación que hagamos de la situación. Pero es importante saber e interiorizar que no estamos obligados a nada.