Andrea Pérez

España 44 artículos publicados
Psicóloga general sanitaria. Trabajo atendiendo a personas con discapacidad y enfermedad mental. Escribo para que los conocimientos lleguen a un público más amplio. En continuo reciclaje y aprendizaje.

Últimos artículos por Andrea Pérez
Actúo, luego justifico (disonancia cognitiva)

Decía el filósofo René Descartes “Cogito ergo sum”, que se puede traducir como “pienso, luego existo”. Si pensamos, existimos, es una certeza innegable. Cuando hablamos de conducta humana e incoherencia en psicología, podríamos aplicar una frase similar “actúo, luego justifico”,…

El tiempo es una persona

Tanto si lo utilizas como si no, se gasta y te desgasta. Aunque nunca puedas verlo, te acompañará a cualquier lugar. Para unos siempre hay poco, mientras que otros tienen en abundancia. No entiende de clases, ni dinero y nadie…

La sombra angustiante de “los debo”

Decía Karen Horney, autora que miraba el mundo desde el psicoanálisis, que “los debo” y su tiranía empujaban a perseguir versiones idealizadas que jamás serían satisfechas. En esta carrera interminable el corredor estaba sentenciado a no alcanzar nunca la meta…

Los psicólogos también lloran

Los psicólogos siempre hablamos de la importancia de las emociones, de aceptarlas como son, de observarlas y dejar que fluyan. Invitamos a nuestros pacientes a que las expresen tal y como las sienten. Abrimos las puertas de nuestra consulta para…

Eres una droga con efectos secundarios

Hay quienes cuando pasan por nuestras vidas dejan una marca que es difícil de borrar. Son personas que, al igual que una droga, enganchan y te hacen experimentar sensaciones extraordinarias. Desde fuera, ajenas a su efecto, alteran nuestra química descontrolando…

El peligro de las buenas intenciones

En ocasiones muchos de los buenos propósitos que tenemos quedan vacíos si no van acompañados de actos que los dibujen sobre la realidad. Otras veces es mejor quedarse en las buenas intenciones en lugar de pasar directamente al acto: podemos…

Cuídate para poder cuidar

No es fácil para nadie ser el responsable del cuidado de otra persona. Cuidar no es una tarea sencilla y requiere tiempo, dedicación, esfuerzo y responsabilidad. Cuando el bienestar de alguien depende de ti, la energía invertida y tiempo dedicado pueden…

Quiero ser feliz a mi manera

Todos queremos sentirnos bien, es un principio difícilmente discutible. Si preguntas a los demás qué quieren conseguir en sus vidas, rara vez te contestarán que quieren ser desdichados, estar tristes o sentirse fracasados. Las personas quieren sentir lo que es…

Mis decisiones hablan de mí

Hay muchas maneras de expresar a los demás cómo somos o qué sentimos en realidad. Podemos describirlo, explicar qué queremos o intentar esconder lo que sentimos; sin embargo, las decisiones que tomamos, aquello que hacemos y el cómo lo hacemos…

Ser madre en la adolescencia

La adolescencia es una edad llena de cambios personales y emociones difíciles de manejar. Es la etapa en la que se comienza a experimentar la responsabilidad de la adultez, pero con las inseguridades y miedos de la niñez. “La adolescencia…

El tiempo, la ilusión de lo ilimitado

Dice una cita de Han Shan que nadie puede beber el agua de un espejismo. Ese charco en el desierto que a lo lejos nos parece tan real se difumina conforme nos acercamos hasta que, al estar lo suficientemente cerca,…

Cómo afecta el estrés a nuestra vida sexual

Sentir que no se tiene tiempo para nada, notar que te resulta complicado concentrarte, experimentar dificultades para dormir,  estar inquieto, tener cambios de humor repentinos, ir al baño más de lo habitual, sufrir dolores de cabeza o estómago, ser consciente…

Cuando despertó, todavía estaba allí

Como en el cuento del dinosaurio hay personas que, pase lo que pase, siempre están ahí. Son nuestras estrellas, aquellas que marcan el norte cuando no encontramos el camino. Personas con luz propia que nos guían y  permanecen a nuestro…

Aquelarre, gritos de libertad

Eran seres malvados, brujas que secuestraban a los niños y se los llevaban a las cuevas para ofrecérselos al diablo. En sus reuniones, llamadas aquelarre, se bailaba alrededor de la hoguera, se comía, se bebía, se consumían sustancias que podían…

Más contenido de La Mente es Maravillosa