Sonia María Cruz Martínez

Sonia María Cruz Martínez

6 artículos publicados

Con quince años ganó el primer premio en el Concurso de Guiones de Arona. Estudió Comunicación Audiovisual y se especializó en guion cinematográfico. Actualmente reside en Viena. Tiene una novela publicada que se titula “Candela”.
Últimos artículos por Sonia María Cruz Martínez
La magia del efecto placebo
La magia del efecto placebo

La mente humana nos engañó con egocentrismo, y nos dijo que sólo había una… ¡Qué alivio cuando uno sale de una gripe o cuando se le va el dolor de cabeza! La pastilla diaria funcionó. Y después, uno se entera de que esa pastilla no tenía nada. Nada de nada...

Volar con información
Volar con información

Hace algunos años tuve la oportunidad de viajar a un país bonito, lejos de mi entorno, que me aportó experiencias inolvidables. Pero el trayecto hacia allí fue largo y tortuoso, porque era mi primer vuelo en avión y padecía aerofobia...

Aceptado sin mentiras
Aceptado sin mentiras

¿Qué logramos afirmando que nuestro hijo aprueba todas a pesar de suspender tres asignaturas? ¿Y diciendo que cobramos 100 euros más que el de enfrente, aunque no tengamos trabajo? Es la autoestima del mentiroso...

La tranquilidad de la información
La tranquilidad de la información

Sucedió que una tarde fría de Paris, cuando tenía quince años, me encontraba en la primera planta de la torre Eiffel con todos mis compañeros de cuarto de la ESO. Era 29 de marzo, y hacía un día francamente malo. Cielo encapotado, ligera llovizna y un frío que calaba los huesos. Yo estaba tranquila mirando el paisaje parisino. Y entonces, sucedió...

Las amigas de la luna
Las amigas de la luna

Sucedió que hace poco, apenas unas semanas, me encontraba en el pueblo de Valle Gran Rey, en La Gomera. Sí, aquel que se quemó y cuyos habitantes tuvieron que ser desalojados. Tuve la suerte de no vivirlo en mis carnes, pues me fui dos días antes de que el fuego arrasase el precioso valle...

El placer de la indiferencia
El placer de la indiferencia

Sucedió que una noche fría de Madrid, mi hermana y yo, caminábamos de camino a casa. Íbamos hablando de la cena y nuestra intención era pedir comida de un restaurante chino, pues nos encanta. Entonces… Lo vimos.

 
Más contenido de La Mente es Maravillosa