Palabras Perdidas

Jesús · 15 marzo, 2014

Creo que cuado te ví me dí cuenta de que eras lo que estaba buscando,
Sin querer, sin ser consciente de la búsqueda
Te quité la ropa con la mirada y te la volví a poner
Tres o cuatro veces, amor

Y en ese poner y quitar, te hice un hueco entre la pared y mi piel
Imaginadote tendida en la cama mientras en mi mente desaparecían las palabras
Como le pasa a aquel que trasciende a la vida y se hace mayor
En ese momento, decidí que sería explorador

Y me trasformé en un yo distinto para conquistarte,
Un yo de mi yo, un yo para siempre,
Inocente, quería pecar contigo, para ganarme el fuego eterno.

No tenía ni idea de cómo te lo iba a decir
Así que imaginé todas las opciones que se me ocurrieron
Conocidas y desconocidas
Y al final me quedé con la del tren.

Compré un rotulador y recorté una cartulina,
Pensé en darle forma de corazón
Pero entonces habría dejado de ser yo distinto para ser otro
Y temiendo que me descubrieras

)Por el Interés
El del puñetero amor interesado(
Puse, destino, tu (tú,) corazón.

Te lo dí con vergüenza,
Valiente, pero sin saber si podía convencerte de que habías nacido para mi
Tu voz en cuento, tenía que ser delicado
Y que volvieran las palabras que se habían perdido

Te lo dí y me miraste sin entender,
Sólo le encontraste sentido cuando viste mi cara de miedo
Mis manos temblado ante el abismo de que dijeras que sí
Ante la tristeza de que dijeras que no

¿Y ahora qué?
Todo o nada, algo tan simple y absoluto como eso,
De ser la persona más feliz a la más tonta,
De sentirme insuficiente a sentirme desbordado.
El que ha estado enamorado, lo sabe

No pude esperar la respuesta, me di la vuelta para que me penetrara un frío extraño,
Previsible, pero desconocido
Como el que sopla cuando caminas al borde del abismo,

Ya no me quedaban margaritas que deshojar,
Ni miradas de reojo, furtivas
Ni sueños con imágenes ¿Y ahora qué?

¿Me habría suicidado?
Porque poner una prueba en la realidad, de lo que existe por dentro
Es atarlo con una cadena indestructible e impedir que se vaya
… caminar con ello.

Abrí el cajón y guardé la foto en la que estábamos todos, los del grupo
Pero en la que solo te veía a ti
Y te decía que me gustabas, que me encantabas, pero tu cara no se movía
Y era yo quién tenía que interpretarla

Sin embargo, ahora ya tenía otra,
Esa que antes de darme la vuelta no me había parado a intentar descifrar
Pero que ahora en la intimidad, se iba a convertir en  mi único pasatiempo
Hasta que me dieras una respuesta … y palabras