Psicología cognitiva: ¿qué es, en qué consiste y quiénes la formularon? - La Mente es Maravillosa

Psicología cognitiva: ¿qué es, en qué consiste y quiénes la formularon?

Alicia Escaño Hidalgo 5 julio, 2017 en Psicología 776 compartidos

La psicología cognitiva supone actualmente una de las corrientes terapéuticas más influyentes y efectivas en lo que a la recuperación de trastornos mentales se refiere. Aunque el término “cognitivo” es poco usual en el lenguaje coloquial, en el mundo de las ciencias del comportamiento es usado con gran frecuencia. Para el lector que no esté familiarizado especialmente con la psicología, diremos que cognitivo es sinónimo de conocimiento o de pensamiento.

Todos los seres humanos somos capaces de generar cogniciones, esto es, pensamientos o representaciones mentales de aquello que conocemos, de lo que ocurre a nuestro alrededor. No ocurre lo mismo si no conocemos o somos conscientes de que algo existe.
Compartir

La psicología cognitiva, por lo tanto, se dedica al estudio del comportamiento humano que se centra en los aspectos no observables, mentales, que median entre el estímulo y la respuesta abierta. Dicho en un lenguaje más comprensible, la psicología cognitiva se encarga de conocer qué ideas afloran en la mente del paciente y cómo estas influyen en su respuesta emocional y conductual -en cómo se siente y qué hace al respecto-.

Hoy en día, usamos con frecuencia la terapia cognitiva para resolver multitud de problemas psicológicos. Es así porque hemos podido observar como estas cogniciones o pensamientos de los que hablamos influyen, e incluso en muchos casos determinan, el comportamiento del paciente.

Por lo tanto, el tratamiento desde esta perspectiva se centra en identificar aquellos pensamientos, creencias y esquemas mentales que no se corresponden con la realidad circundante o bien son exagerados e intentar cuestionarlos mediante un debate consistente en hacer preguntas que pongan en duda esas cogniciones. Una vez que la persona o el paciente es capaz de identificar y cuestionar sus propias creencias, estará preparado para reformularlas y emitir cogniciones nuevas, más ajustadas a la realidad objetiva.

La revolución cognitiva

En los años 50 el paradigma imperante era la psicología conductista o del aprendizaje, que aunque había logrado explicar multitud de fenómenos psicológicos, aún era bastante reduccionista ya que solo podía dar explicación a lo observable. Todo aquello que pudiera mediar entre estímulos y respuestas -la llamada “caja negra” conductista- o se consideraba un epifenómeno o algo irrelevante para el comportamiento observable.

Al llegar el conductivo a un callejón sin salida, se empezó a dar importancia a los fenómenos que ocurrían en nuestra mente durante el tiempo que pasaba entre que recibíamos un estímulo y dábamos una respuesta. Es entonces cuando los investigadores empezaron a estudiar los procesos de razonamiento, lenguaje, memoria, imaginación…

Mujer con una nube en la cabeza

Lo mismo ocurrió con el psicoanálisis de Sigmund Freud, corriente que también imperaba en la época y que no era capaz de dar respuesta a multitud de desórdenes mentales pese a la revolución que había supuesto.

Surge de forma irremediable la llamada “revolución cognitiva”, por la cual la psicología se reorienta hacia los procesos mentales privados del individuo.
Compartir

A grandes rasgos, existen algunas líneas de investigación que dieron origen al surgimiento de la psicología cognitiva, como son:

  • Los avances en la informática y la computación (Turing, Von Neumann…) que permitieron la creación de máquinas programables y que eran capaces de tomar decisiones haciendo un símil con cómo la mente humana procesa la información.
  • Los avances en cibernética, de la mano de Wiener.
  • Las teorías de la información con Shannon, quien concebía la información como una elección y reducción de alternativas.

¿Qué autores formularon la psicología cognitiva?

Como hemos explicado anteriormente, la psicología cognitiva surge a partir de las limitaciones del conductismo, incapaz de explicar, por ejemplo, por qué hay personas que responden de manera diferente a otro habiendo recibido el mismo condicionamiento. Los representantes más conocidos que ayudaron a que la psicología cognitiva se asentase dentro del mundo de las ciencias del comportamiento fueron:

F.C. Barlett

Fue el primer profesor de psicología experimental de la Universidad de Cambridge. Su postulado principal fue la Teoría de los esquemas de la mente, por el que sostenía que el pensamiento, como el recuerdo, son procesos que se pueden reconstruir.

Mediante fábulas, que leía a las personas que participaban en sus estudios, comprobó que estas no eran capaces de recordarlas de manera literal, aunque se les leyera de forma repetida. Sin embargo, lo que encontró es que estas personas eran más propensas a recordar aquello que encajaba con sus esquemas mentales previos.

Jerome Bruner

Para este autor, existen tres formas de aprendizaje: el enactivo, el icónico y el simbólico. Estableció que una teoría de instrucción debe enfocar cuatro grandes aspectos: predisposición al aprendizaje, las formas en las que un cuerpo de conocimiento puede ser estructurado, secuencias para presentar el material, y por último  la naturaleza y ritmo de recompensa y castigo.

Lo más importante de su teoría es el lugar que ocupa la inmersión en el conocimiento para cualquiera que quiera aprender. Así, recalcó la idea de que un estudiante aprendería más y más rápido si se implicaba en el conocimiento que trataba de adquirir y lo aplicaba.

Gardner

Formuló la famosa teoría de las Inteligencias múltiples, según la cual la inteligencia sería la capacidad de organizar los pensamientos y coordinarlos con las acciones. Cada persona tendría, al menos, ocho tipos de inteligencia o habilidades cognoscitivas.

Estas inteligencias son semiautónomas, pero trabajan en equipo (integradas) dentro de la mente de la persona. Cada persona además desarrollará uno u otro tipo de inteligencia en mayor grado que las demás debido a énfasis culturales.

Howard Gardner autor de psicología cognitiva

Jeffrey Sternberg

Sternberg es sumamente conocido por su teoría triangular del amor, según la cual el amor consumado está compuesto por tres elementos: intimidad, pasión y compromiso.

A su vez, también postuló la teoría triárquica de la inteligencia, que dice que la inteligencia es una actividad mental dirigida a adaptarnos, a seleccionar y conformar entornos relevantes del sujeto en cuestión. La inteligencia, según él, quedaría demostrada en cómo cada uno de nosotros afrontamos o promovemos los cambios.

David Rumerlhart

Es un autor muy influyente dentro de la teoría de los esquemas. Según él, los esquemas son representaciones de conceptos generales que se hallan almacenados en nuestra memoria y que nos ayudan a organizar el mundo. Su teoría nos explica cómo se representa el mundo en nuestra mente y cómo usamos esa información para interactuar con el mundo.

Jean Piaget

Es uno de los autores más importantes para la psicología cognitiva. Formuló la teoría del desarrollo cognitivo por etapas. Estás etapas están caracterizadas por la posesión de estructuras lógicas cualitativamente diferentes que dan cuenta de ciertas capacidades e imponen ciertas restricciones a los niños.

Jean Piaget

Existen otros muchos representantes de la psicología cognitiva, como son Vigotsky, Erickson o Ausubel que merecerían un espacio en esta lista. En cualquier caso, sus aportaciones supusieron una revolución para la psicología de entonces y para entender cuáles son las principales fortalezas y carencias de la corriente más popular en la actualidad, la cognitivo-conductual.

Así, gracias a las aportaciones de todos ellos, la psicología ha dado pasos de gigante. De esta manera, aunque el conductismo siga actualmente vigente e incluso se combine con el cognitivismo, este último ha supuesto un gran avance respecto a lo que conocíamos décadas atrás, mejorando el tratamiento de diferentes trastornos mentales. Algunos con tanta incidencia como la depresión, por ejemplo.

No obstante la psicología cognitiva tampoco está exenta de limitaciones. Críticas razonadas, y en muchos casos razonables, que versan sobre el supuesto de que los procesos mentales y la conducta están separados y que los primeros anteceden a los segundos.

Referencias bibliográficas:

De la Vega, M. Introducción a la psicología cognitiva (1984). Alianza.

Bruner, J.S. (1959). Learning and Thinking. Harvard Education, 29: 184-192.

Pozo, J.I. Teorías cognitivas del aprendizaje. Morata. Novena edición

Alicia Escaño Hidalgo

La psicología me enseñó que ser feliz es una decisión.

Ver perfil »
Te puede gustar