amabilidad

La cortesía no cuesta nada y se gana mucho

Ser cortés no cuesta nada y sin embargo, se gana mucho. Es una conducta que debería verse más a menudo, porque las palabras dichas con suavidad, tacto y cortesía construyen, porque un “lo siento”, un “por favor” o un “usted…