Autenticidad equilibrada

No me quieras dócil… ni sumisa ni ordenada

Quiéreme así, libre, desordenada a veces, atrevida, caótica a instantes, imperfecta, luminosa siempre. No me desees dócil, ni sumisa ni callada, no idealicemos un amor de panfletos ni nos borremos esos matices que nos hacen únicos a ti y a…