cerebro se plagia a sí mismo - La Mente es Maravillosa