propio enemigo

Deja de ser tu propio enemigo

La falta de aprecio por ti mismo nace de una forma de pensar y de actuar mecánicamente. En algún momento fuiste programado para desvalorizarte, pero con esfuerzo puedes liberarte de esos esquemas mentales.