Últimos artículos por Juan Antonio Díaz Garrido

La escalera de mi vida

Cuando nací no pretendí conocer océanos, ni continentes. Solo quería sentir el roce de los brazos cómodos de mi madre y el sabor rico de su amor. Nunca pretendí trepar paredes escarpadas, riscos quebradizos, ni colinas prohibidas. Solo pretendía gatear…

Para ti que me miras, te has llevado mi alma

Un chico cualquiera: Se sentó una vez más cerca de mí, pocos metros nos separaban, millones en verdad. Mi cobardía me hacía mirar cuando no estaba al alcance de su vista, y cuando levantaba la cabeza de aquel libro, no…

Más contenido de La Mente es Maravillosa