Oxitocina, la hormona de la felicidad... Y la fidelidad

Oxitocina, la hormona de la felicidad… Y la fidelidad

Hasta ahora era de sobra conocido el efecto de esta particular hormona, la oxitocina, como clave de la felicidad del ser humano. Liberada mientras hacemos deporte, bailamos, cantamos o damos un abrazo, parece ser que también es la responsable de la fidelidad entre las parejas humanas. Según la revista Journal of Neuroscience, investigadores alemanes han certificado que la oxitocina  (hormona imprescindible en el parto) administrada a varones, provoca que estos se  vuelvan más fieles. La oxitocina u hormona de la fidelidad como podríamos denominarla, se convertiría pues en una ayuda para las relaciones monógamas.

¿Qué es la oxitocina?

Esta hormona,  que se produce en el hipotálamo, una zona del cerebro  es absolutamente necesaria durante el parto y  lactancia, pero también está implicada directamente  en la creación  de los lazos sociales, (familia, pareja) y en el aumento de confianza entre los individuos. Los  científicos querían determinar,  el papel de esta substancia química en el mantenimiento de las relaciones monógamas. En la investigación tutelada  por René Hurlemann, de la Universidad de Bonn, los científicos administraron oxitocina o un placebo a un grupo de hombres  heterosexuales. Al cabo de media hora, a los varones se les mostraba  una mujer que después describirían como "seductora".  La  mujer  debía desplazarse alrededor de los voluntarios, mientras que a los hombres se les pidió que indicaran lo que ellos consideraban una «distancia correcta» o una distancia peligrosa.

El sorprendente resultado del estudio

Los expertos, descubrieron que los hombres casados o con pareja a los que se les administraba oxitocina, mantenían una distancia mucho mayor cuando se les aproximaba o eran seducidos  por la atractiva desconocida, en comparación con los que recibieron un placebo.  Sin embargo, la oxitocina no tuvo efecto de ningún tipo  en los solteros. Investigaciones  previas  con  ratones de campo,  ya identificaba la oxitocina como clave  para la fidelidad en la especie animal.

El nuevo estudio  evidencia, que la oxitocina  puede tener un papel similar en los humanos». La oxitocina es conocida por aumentar la confianza en las personas. Por ese motivo, se suponía que los hombres bajo la influencia de la hormona se acercaran aún más a la mujer atractiva, pero ocurrió  lo contrario, explica Hurlemann. Los hombres en una relación estable a los que se les administró oxitocina se mantuvieron a una distancia mayor de la mujer que los solteros.

El efecto de la oxitocina en los varones monógamos,  no tuvo ningún efecto sobre la actitud de los hombres hacia la mujer, tanto los que la tomaron como los que no la consideraron  atractiva. También descubrieron que la oxitocina carecía de efectos para los hombres  si se les presentaba otro varón. Este estudio sugiere que la función general de la oxitocina en la promoción de un comportamiento monógamo se conserva de los roedores al hombre.

Por: Sonia Viéitez Carrazoni
35675 Visitas