¿Hay relación entre el orden de los hermanos y su personalidad?

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Paula Villasante
3 enero, 2019
Hoy tratamos una pregunta para la que casi todo el mundo tiene una respuesta, ¿influye el orden de los hermanos en su personalidad? Veámos qué dice la ciencia.

Durante años, la comunidad científica se ha interesado por la relación existente entre los rasgos de personalidad y el orden en el parto entre hermanos. Así, ¿podría ser que el orden de nacimiento de los hermanos condicionar su personalidad?

Los primeros estudios, y hubo muchos de ellos, se referían principalmente a la relación entre el orden de nacimiento y ciertos rasgos físicos, incluida la vulnerabilidad frente a determinadas enfermedades. Los resultados de estos primeros estudios fueron, en su mayor parte, no concluyentes. Alrededor de 1930, la preocupación por las características físicas dio paso a un interés por el grado de adaptación, obteniendo resultados igual de confusos. (1)

Así, en 1983 Ernst y Angst realizan una revisión de unos 1500 artículos sobre el orden en el parto y las características de personalidad. En ella, los autores concluyen que los informes de los efectos del orden de nacimiento han sido muy exagerados hasta el momento.

Al parecer, existe evidencia de algunas diferencias físicas justo antes y justo después del nacimiento. Estas son:

  • Los primogénitos (primeros en nacer) suelen pesan menos al nacer.
  • Los primogénitos tienen más probabilidades de morir en el útero después de 20 semanas.
  • Tienen también mayor riesgo de lesiones de nacimiento intracraneal y espinal.
  • Además tienen un mayor riesgo de morir al nacer y poco después del nacimiento.

Hermana mayor abrazando a su hermano pequeño

También presentan algunas diferencias en la socialización con respecto a los segundos en nacer:

  • Los padres son más exigentes con los primogénitos y más atentos en la edad infantil. Esta atención disminuye con el segundo hijo.
  • Los primeros bebés se describen como más propensos a comunicarse con sus padres.
  • En familias pequeñas, los primogénitos se describen como más dispuestos a aceptar la autoridad de sus padres.

En el logro educativo y ocupacional también hay diferencias muy modestas. Los primogénitos en familias pequeñas y los niños más pequeños en general logran más educación y un estatus ocupacional más alto que los hijos medianos. Sin embargo, Ernst y Angst argumentan que cuando se aplican los controles adecuados, el orden de nacimiento no está relacionado con el coeficiente intelectual, el rendimiento escolar o la enfermedad mental. Tampoco se ve relacionado con la ansiedad y la dependencia de estas características.

Así es como los autores Ernst y Angst (1983) ponen en duda la relación entre el orden de nacimiento y los rasgos de personalidad. Sin embargo, algo más tarde, en 1996, el autor Frank J. Sulloway publica el libro Born to Rebel. En él, el autor propone que los efectos del orden de nacimiento se derivan de una competencia entre hermanos mientras luchan por un nicho familiar común.

Sulloway y la competencia entre hermanos

Según este autor, los primeros en nacer tienen la primera opción de nicho. Por ello, intentarían complacer a sus padres de la manera tradicional a través del éxito en la escuela y el comportamiento responsable. Pero, a medida que llegan otros hermanos, los primogénitos deben lidiar con las amenazas a su prioridad natural en la jerarquía de estatus de hermanos.

El carácter adulto resultante sería concienzudo y conservador. Los nacidos más tarde deberán entonces resistir el estatus más alto de los primeros en nacer, mientras buscan formas alternativas de distinguirse ante los ojos de sus padres. En consecuencia, desarrollan un carácter adulto marcado por un estilo interpersonal empático, una lucha por la singularidad y puntos de vista políticos que son a la vez igualitarios y antiautoritarios.

Sulloway se centró en organizar sus investigaciones sobre el tema teniendo en cuenta el modelo de los 5 Grandes (Goldberg, 1990). A partir de ello, autores como Paulhus, Trapnell y Chen (1999) investigan los efectos del orden de nacimiento. En su estudio, obtuvieron:

  • Los primogénitos tendieron a ser los más exitosos y concienzudos. También puntúan más en neuroticismo y extraversión, y menos en amabilidad y apertura.
  • Los nacidos más tarde tendieron a ser más rebeldes, liberales y agradables.

Hermanos mellizos

Las características de personalidad en el caso de los tres hermanos

Algo después, en 2003, los autores Saroglou y Fiasse realizan otra investigación en este campo. En su estudio, los autores investigan 122 adultos jóvenes procedentes de familias con tres hermanos. Así, obtuvieron como resultados en relación al orden de los hermanos y la personalidad:

  • Que los hermanos medianos parecían representar al hermano «rebelde» de nacimiento. En comparación con sus hermanos, eran menos concienzudos, menos religiosos y más bajos en el rendimiento escolar. También más impulsivos y abiertos a la fantasía.
  • Los hermanos menores fueron los más agradables y cálidos.
  • Los primogénitos se percibirían a sí mismos como más concienzudos y de mayor rendimiento.
  • Los últimos en nacer se percibirían como más agradables, liberales y rebeldes.

Con todo, parece que el orden del parto de los hermanos sí podría tener algo que ver con su personalidad. Todos los estudios alrededor del tema concluyen que es necesaria más investigación en este campo. La investigación futura debería tener en cuenta las variables que no se pudieron controlar en las anteriores investigaciones. Así, podrían obtenerse resultados más claros sobre el tema.

  1. Paulhus, D. L., Trapnell, P. D., & Chen, D. (1999). Birth order effects on personality and achievement within families. Psychological Science, 10(6), 482-488.
  2. Sulloway, F.J. (1996). Born to rebel: Birth order, family dynamics, and creative lives. New York: Pantheon.
  3. Saroglou, V., & Fiasse, L. (2003). Birth order, personality, and religion: A study among young adults from a three-sibling family. Personality and Individual differences, 35(1), 19-29.
  4. Ernst, C., & Angst, A. (1983). Birth order: its influence on personality. Berlin, Germany: Springer-Verlag.