5 extraordinarias frases de Arthur Miller

Edith Sánchez · 23 marzo, 2019
Las frases de Arthur Miller proponen una aguda crítica al estilo de vida consumista y centrado en el éxito que primaba en los Estados Unidos en su tiempo. Sin embargo, va más allá. Reflexiona también sobre el sentido de la vida y de la creación.

Las frases de Arthur Miller que pasaron a la historia provienen de sus obras, entrevistas que concedió y apuntes azarosos que dejó diseminados por sus lugares de paso. Este fabuloso dramaturgo estadounidense escribió sobre temas universales, como el sentido de la vida, el amor y el poder.

Arthur Miller fue, sobre todo, un gran crítico de su sociedad. Su obra más famosa, La muerte de un agente viajero, es una aguda denuncia de la falsedad del “sueño americano”. En Las brujas de Salem muestra hasta qué punto la sociedad es capaz de cometer injusticias, basándose en prejuicios y respaldándose en las mayorías.

Arthur Miller también fue un perseguido político. Sus ideas lo pusieron en el punto de mira de los sectores más conservadores. Más que proponer un nuevo sistema político, lo que hizo fue propugnar por la humanización del existente. Su pensamiento y su postura ideológica quedaron plasmados en muchas de sus frases. Estas son algunas de ellas.

La manzana no puede ser vuelta a poner de nuevo en el árbol del conocimiento; una vez que empezamos a ver, estamos condenados y enfrentados a buscar la fuerza para ver más, no menos”.

-Arthur Miller-

1. Una de las frases de Arthur Miller sobre el carácter

El carácter de una persona lo determinan los problemas que no puede eludir y el remordimiento que le provocan los que ha eludido”.

Esta es una de las más interesantes frases de Arthur Miller. Cuando habla del carácter se refiere a la forma particular en que piensa y siente una persona determinada. Señala que lo que lo determina son los problemas.

Hay problemas que por más que no quieran asumirse, son ineludibles. Otros, en cambio, se pueden eludir, pero dejan cierta inconformidad al ignorarlos. De este modo, la conclusión es que son los problemas los que definen quiénes somos.

Mujer con los ojos cerrados pensando en la felicidad de los demás

2. La vida es como una nuez

La vida es como una nuez; no puede cascarse entre almohadones de plumas”.

Esta afirmación alude a la búsqueda de la esencia y del verdadero contenido de la vida. Esta, como muchas otras frases de Arthur Miller, se vale de una metáfora fuerte. Básicamente señala que los golpes de la vida son reveladores.

Cuando habla de “almohadones de plumas” se refiere a las circunstancias favorables. Estas pueden ser más cómodas, pero no sirven en el propósito de revelar la esencia de las cosas. Los mayores aprendizajes se dan en medio de situaciones duras. Los golpes de la vida tienen la virtud de mostrarnos de que materia está hecha la existencia.

3. Los milagros

La mera idea de que sucedan [los milagros], sin embargo, persiste en la cabeza de mucha gente. Cuando eso muere, hace que la gente sea más desgraciada”.

La creencia en los milagros le da un cierto aire de esperanza a la vida. Los hechos fortuitos que lo cambian todo es algo que está en la fantasía de muchas personas. Que ocurra algo inesperado y ese algo nos libre de la desgracia, de la pobreza, o de cualquier otra situación indeseable.

Sin embargo, una buena parte de quienes creen en esas posibilidades sobrenaturales sufren un fuerte acceso de desencanto cuando comprueban que no ocurren (por norma). En últimas, creer en los milagros es un camino que fácilmente conduce a una infelicidad irremediable; especialmente cuando la fe lo deposita todo en la suerte y no en la acción.

4. La tragedia y el fanatismo

Cuanto más se acerca un hombre a la tragedia, más intensa es su concentración de emoción en el punto fijo de su compromiso, es decir, tanto más se acerca a lo que en la vida llamamos fanatismo”.

Los griegos definían la tragedia como esa situación vital en la cual no hay salida posible. La realidad se presenta de tal modo que cualquier opción nos conduce a la desgracia. Todos, alguna vez, nos vemos enfrentados a situaciones de este tipo.

Esta es una de las frases de Arthur Miller que alude a la tragedia, la cual fue material de muchas de sus obras de teatro. Nos muestra cómo el ser humano experimenta una especie de concentración extrema, cuando se aproxima a una situación trágica. Como cuando sabemos que alguien amado va a morir y nos aferramos en negarlo.

Hombre pensando en el trabajo

5. Encontrar la pregunta correcta

Ahora pienso que lo mejor no es tanto la formulación de una respuesta para mí, para el teatro o la obra, sino más bien el enunciado del problema del modo más preciso posible”.

Esta es una de las frases más interesantes de Arthur Miller. En ella destaca la importancia fundamental de la pregunta, antes que de la respuesta. En especial se refiere al enunciado del problema, es decir, a la formulación del interrogante sobre el cual se debe trabajar, tanto en la vida como en la actividad creadora.

Su planteamiento es muy lúcido y coincide con lo que proponen los matemáticos. Saber enunciar el problema, el interrogante o la cuestión a resolver, es una acción que nos aproxima de manera decisiva a su resolución. Muchas veces no encontramos la respuesta, simplemente porque no hemos formulado correctamente la pregunta.

En las obras y en las frases de Arthur Miller descubrimos a un escritor que reflexionó a fondo sobre la condición humana. Se dedicó a la dramaturgia porque veía en ella un espacio en el que el ser humano se ve como en un espejo. Sus creaciones son muy reveladoras para todo aquel que quiera ir más allá de lo aparente.

  • Espejo, R. (Ed.). (2011). Arthur Miller: visiones desde el nuevo milenio. Universitat de València.