7 competencias laborales deseables

Este artículo fue redactado y avalado por María Alejandra Castro
· 11 diciembre, 2018
Las competencias laborales son indispensables para encontrar y desarrollarse en el trabajo.

Cada persona desempeña a su manera su trabajo, pero lo cierto es que hay ciertas habilidades que enriquecen el ambiente laboral. Ahora bien, ¿cuáles son las competencias laborales deseables en un trabajo?

Las competencias laborales son el conjunto de habilidades, actitudes y destrezas que define una organización. Contribuyen al bienestar de la organización y están en sintonía con su misión y sus valores. De acuerdo con cada organización y el profesional que se busque, habrá unas más apreciadas que otras.

Ahora bien, hay un conjunto de competencias que suelen buscarse en la mayoría de trabajadores. En este artículo podrás ver cuáles son las 7 competencias laborales deseables.

1. Trabajo en equipo, una de las competencias laborales más buscadas

Trabajar en equipo es una competencia esencial. Lo que define esta competencia es la habilidad de colaborar y cooperar con otros, de establecer buen ambiente y de trabajar de manera coordinada.

Para demostrar esta competencia debemos pensar en nuestro equipo o grupo de trabajo y procurar mantener nuestras actuaciones en sintonía con los valores corporativos. Así, debemos demostrar apertura para trabajar con los demás miembros de la organización.

Aunque esta capacidad parezca fácil de desarrollar, en realidad es compleja dada la heterogeneidad de opiniones y modos de trabajo. Algunas personas sienten que delegar o compartir funciones hará que el trabajo no se realice de la mejor manera. Se trata de personas individualistas a las que les cuesta confiar en los demás.

Ahora bien, se puede desarrollar esta competencia, para lo cual el primer paso es ser conscientes de que no somos los únicos y de que el trabajo de una empresa depende en gran medida de la colaboración y buen ambiente entre los empleados.

Compañeros de trabajo juntos

2. Responsabilidad

Se trata del compromiso que tenemos con el trabajo. Es indispensable para entrar en el mundo laboral, pues sin esta competencia no seremos deseables para los empleadores. Esto se debe a que esta competencia tiene que ver con el sentido del deber y del cumplimiento.

Si no contamos con esta competencia, dejaremos en evidencia que no estamos interesados en nuestro trabajo, ya que no estamos demostrando nuestro sentido del deber. Además, si no cumplimos con nuestras obligaciones, no estamos trabajando de la manera adecuada.

Ahora bien, no hay que irse a los extremos. Alguna vez podemos encontrarnos con algún inconveniente que no nos permite cumplir con nuestro deber. Carecer de la competencia de responsabilidad significa no cumplir de manera continua.

3. Comunicación asertiva, una de las competencias laborales más importantes

La comunicación es indispensable en el entorno laboral ya que sin ella no podríamos transmitir lo que queremos decir. Ahora bien, cuando hablamos de comunicación asertiva hacemos referencia a la capacidad de enviar el mensaje que pretendemos de la mejor forma posible.

Esta es la vía adecuada para interactuar con las personas. Se trata de expresar lo que queremos de la mejor manera, evitando las descalificaciones, y teniendo la mayor claridad posible. Al hacerlo en el entorno laboral, nos será más fácil trabajar. Así evitamos malentendidos y, por ende, se mejorará el rendimiento.

Acompañada de esta competencia está la empatía. Al ponernos en el lugar del otro es más fácil comunicar nuestros pensamientos y emociones, sin expresar opiniones o valoraciones que ocasionen malos entendidos. Las organizaciones buscan personas que sean capaces de escuchar, entender y transmitir de manera adecuada la información, para que haya un buen ambiente laboral y para que se dé un mayor progreso.

4. Sentido de pertenencia

El sentido de pertenencia es la capacidad que tenemos para defender y promulgar los intereses de la empresa. Para ello, debemos estar en sintonía con sus valores. Si demostramos esta competencia, los empleadores estarán más interesados en nosotros, pues tener a un trabajador leal implica que fluya mejor la empresa.

Además, el sentido de pertenencia tiene que ver con la capacidad de sentirnos orgullosos de formar parte de una organización. Los empleados que no se identifican con la empresa suelen sentirse mal en la misma y, por ende, su rendimiento es más bajo.

Ahora bien, se puede mejorar esta competencia dentro de una empresa atendiendo a los siguientes puntos:

  • A través de actividades de integración. Este tipo de actividades nos permiten encontrar motivación por la empresa.
  • Mediante capacitación. Así, podemos conocer y aprender los objetivos de la empresa e identificarnos con ellos. Además, esto permite mejorar nuestro bienestar al ver nuestro progreso y al motivarnos con nuevas oportunidades de aprender.
  • A partir de la mejora personal y profesional. Ser mejores personas y mejores profesionales nos puede generar mayor bienestar, lo que contribuirá a crear un mejor clima laboral que nos permita sentirnos más identificados con nuestro entorno de trabajo.

5. Capacidad para aprender, indispensable en la mayoría de trabajos

Aunque tengamos gran experiencia en cada trabajo se aprende algo nuevo. Esta competencia consiste precisamente en la capacidad de adquirir nuevos conocimientos y destrezas.

Se suele buscar que los trabajadores tengan la capacidad de captar y asimilar conceptos e informaciones indispensables para el desempeño requerido. De este modo, podremos ir creciendo en nuestro trabajo e ir haciéndolo de la mejor manera.

Ahora bien, la capacidad para aprender también permite que nuestros empleadores vean nuestro interés y compromiso por el trabajo. Además, desarrollar está competencia nos puede ayudar no solo a asimilar conceptos nuevos, sino a aprender de los errores que cometemos y transformarlos en soluciones.

6. Adaptación

Se trata de la capacidad con la que contamos para ser flexibles y versátiles ante personas y situaciones nuevas, así como de aceptar los cambios de forma constructiva. Hacerlo ocasionará menores problemas en la organización, por eso se trata de una competencia laboral deseable.

Esta es una capacidad importante ante los cambios venideros, pues ante las nuevas tecnologías y legislaciones, las organizaciones se ven en la obligación de realizar algunas transformaciones. Aunque no estemos preparados para ellas, es importante ser capaces de afrontarlas de la mejor manera, para que demostremos un buen desempeño en nuestro trabajo.

Además, si desarrollamos o contamos con esta capacidad, nos será más fácil asumir nuevos retos. Así, tendremos mayor confianza en nosotros y será más fácil afrontar nuevas situaciones y tomar decisiones ante estas.

Mujer pensando en los beneficios de encontrar la felicidad en el trabajo

7. Planificación

A las empresas les interesa que cumplamos con las tareas asignadas. Para ello, es fundamental la planificación, pues así hay mayores beneficios. Ahora bien, se trata de establecer prioridades y elegir entre lo accesorio y lo urgente para desarrollar nuestros deberes.

Además, al organizar de la mejor manera nuestro tiempo, en pro de alcanzar nuestros objetivos, podemos cumplir mayor cantidad de tareas de manera más eficaz.

Además, para planificar debemos ser conscientes de cuáles son nuestras limitaciones. Es decir, saber hasta dónde podemos llegar y ser disciplinados para que esos planes que estructuramos se hagan realidad. No se trata de llegar a la perfección, pero sí de establecer una directriz que nos ayude a gestionar nuestras actividades a realizar.

Ahora bien, una competencia implica que haya un ejercicio de aplicación ante situaciones determinadas. Así lo sugieren María Antonia Gallard y Claudia Jacinto en su artículo para el Boletín de educación y trabajo. Además, reivindican que no se aprenden por arte de magia sino a través de la experiencia y a partir del aprendizaje pre y post-laboral.

Afortunadamente las competencias que hemos señalado en este artículo podemos comenzar a aprenderlas y a enseñarlas desde pequeños, además de adquirirlas con la práctica laboral. En este artículo se han repasado estas siete porque se aplican a diversos tipos de trabajo y contextos pero, sin duda, hay muchas más.

  • Gallart, M.A., & Jaciento, C. (1995). Competencias laborales: tema clave en la articulación educación-trabajo. Boletín Educación y trabajo, 6 (2), 1-6.
  • Pinilla, M.D (2006). Assessment Center Paso a Paso. Psicom Editores.