5 datos interesantes sobre el desarrollo infantil

Eva Maria Rodríguez · 12 febrero, 2016

Más allá de lo que puedan decir las teorías sobre el crecimiento de los niños, lo cierto es que vivir día a día el desarrollo infantil requiere considerar algunos datos interesantes que nos ayudarán a entender mejor a los pequeños.

Aunque como padres o educadores sea un reto, observar el desarrollo infantil es fascinante. Si observas día a día cómo se comporta un niño descubrirás que sabes más de lo que parece. No en vano, tienes tu propia experiencia. De hecho, al observar el desarrollo de un niño no solo podrás aprender más sobre ello, sino que alcanzarán un mayor conocimiento de tu propia historia y experiencia.

Para que te sea más fácil saber cuáles son los aspectos más importantes que debes observar para comprender mejor a un niño y ayudarle a crecer mejor, a continuación te mostramos algunos de los datos más interesantes sobre el desarrollo infantil que debes tener en cuenta.

Muchos factores pueden influir en el desarrollo del niño

Los problemas que surjan durante el período prenatal pueden afectar el desarrollo del niño. Algunas circunstancias potencialmente problemáticas incluyen la exposición prenatal a fármacos, toxinas y enfermedades. En el desarrollo del niño también pueden surgir problemas y anomalías genéticas.

La interacción entre los genes y las variables ambientales también puede influir en cómo se desarrolla un niño. Los genes y los factores ambientales ejercen su propia influencia y también interactúan.

Niña dibujando un cerebro

 

Es vital tener en cuenta a la hora de educar a un niño los factores ambientales y biológicos, además de los sociales y culturales, su interacción y su efecto. No todos los niños son iguales, y a pesar de que los patrones de crecimiento y desarrollo marquen una pautas, es necesario considerar todo el conjunto, ser flexible y adaptarse para ayudar al niño en su propio desarrollo.

Los estilos de crianza pueden influir en los resultados del desarrollo infantil

Según los investigadores, la forma de criar al niño influye en el resultado de su desarrollo. Es decir, cada estilo de crianza influye de una manera determinada en el desarrollo infantil. 

En este sentido, los investigadores han encontrado que los niños criados bajo un estilo democrático tienden a crecer para ser felices y capaces, mientras que los criados por padres permisivos tienden a tener más problemas con las figuras de autoridad y tienen menos éxito en la escuela. El estilo de crianza democrático se considera como el mejor estilo de crianza, ya que con él se educan niños competentes, con confianza en sí mismos y felices.

Los padres con un estilo de crianza democrático de los hijos escuchan a sus hijos y proporcionan calor y el apoyo, pero proporcionan límites, expectativas y consecuencias respecto a su comportamiento.

La forma de hablar a un niño influye en el desarrollo del lenguaje

La forma en que los padres, educadores y cuidadores hablan con los niños juega un papel importante en el desarrollo del lenguaje. De hecho, se ha demostrado que la forma de hablar a un bebé influye en cómo este desarrollará su propio lenguaje.

Es más, los investigadores han encontrado que el desarrollo del lenguaje comienza en el vientre materno, donde el feto es capaz de identificar la expresión y patrones de sonido de la voz de la madre. A los cuatro meses, los bebés son capaces de discriminar los sonidos. El uso de un vocabulario simple, con vocalizaciones exageradas y entonación aguda ayuda a los bebés a aprender palabras con mayor rapidez y facilidad.

El desarrollo de los niños sigue un camino bastante predecible

Todos los niños se desarrollan de una manera similar y predecible. Los hitos del desarrollo sirven para determinar si un niño se está desarrollando adecuadamente y, en caso contrario, evaluar sus necesidades y plantear las intervenciones necesarias.

Niños jugando con bloques

 

Sin embargo, es importante tener en cuenta que hay flexibilidad en cuanto al momento en que los niños alcanzan estos hitos. El hecho de que un niño no haya alcanzado un hito muy particular, como caminar o hablar tan pronto como algunos de sus compañeros no significa que hay un problema o que el desarrollo del niño no es normal.

El cuidado durante la infancia es clave para el apego

El cariño y la sensibilidad con la que se trata a un niño pequeño es esencial para la formación de los primeros vínculos emocionales. Los niños con padres que responden rápidamente a sus necesidades y juegan más con ellos tienden a crear estilos de apego seguro.

Los estudios han demostrado que los niños criados con este tipo de apego son más empáticos durante las etapas posteriores de la infancia, tienen una fuerte autoestima y son más maduros que los niños que no son criados en base a relaciones de apego inseguras y dependientes.