Diez maneras de ser un buen amigo

Eva Maria Rodríguez · 20 septiembre, 2014


Durante la adolescencia y la juventud es fácil pensar que nunca dejaremos de tener buenos amigos. Pero con el paso del tiempo vemos lo difícil que es hacer amigos nuevos, pero mucho más mantener los amigos de toda la vida, y más ahora, cuando “amigo” se le llama a cualquier cosa -ser amigo es mucho más que una etiqueta, un círculo o una lista, y supone mucho más que compartir, dar “like” o comentar cualquier cosa en público para que se vea-.

En la verdadera amistad entran en juego muchos factores que hay que cuidar para conservar a los amigos y hacer que las relaciones maduren y sean satisfactorias.

10 maneras de ser un buen amigo

1 – Los buenos amigos son un apoyo emocional para el otro. Este es el elemento más importante de la amistad. Los buenos amigos no critican sin necesidad y apoyan al otro cuando lo necesita.

2 – Los buenos amigos escuchan y responden, no reaccionan. La capacidad de escuchar lo que el otro dice sin reaccionar no le quita el protagonismo al otro cuando te cuenta sus problemas y/o busca tu apoyo y consejo.

3 – Los buenos amigos están disponibles cuando el otro los necesita.

4 – Los buenos amigos nunca traicionan la confianza del otro.

5 – Los buenos amigos aceptan los defectos del otro, no esperan perfección y comprender las limitaciones.

6 – Los buenos amigos asumen su papel de terapeutas cuando el otro tiene un problema y le ayudan a buscar una solución, empezando por salir a dar una vuelta o a tomar algo para despejarse.

7 – Los buenos amigos son aquellos con los que se puede crecer como persona y que enriquecen la vida del otro.

8 – Los buenos amigos ofrecen al otro su hombro para llorar cuando hace falta y lo acompañan en los momentos más duros y difíciles.

9 – Los buenos amigos perdonan y no guardan rencor, y se disculpan cuando creen haber dañado al otro.

10 – Los buenos amigos miran por el bien del otro y le ayudan a conseguir sus metas.