El microbioma intestinal mejora la calidad del sueño

Los microbios "buenos" y, en especial, esos que habitan en el interior del intestino median también en la calidad del descanso nocturno. Cuidar de su equilibrio interno es sinónimo de vivir mejor.
El microbioma intestinal mejora la calidad del sueño
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 23 noviembre, 2020.

Última actualización: 23 noviembre, 2020

Estudios recientes señalan que el microbioma intestinal mejora la calidad del sueño y podría incluso prevenir diversos problemas de salud, como la apnea o la diabetes. Lo cierto es que la ciencia descubre cada día más datos asombrosos sobre ese vasto universo interno escondido en el sistema entérico. El equilibrio de esas colonias de bacterias “buenas” mediaría en buena parte de nuestra salud.

El tema es apasionante. Los microbios nos están ayudando a conocernos mucho mejor, más aún, nos revelan aspectos que nos permiten hacer cambios necesarios, como es la necesidad de mejorar la alimentación. Son nuestro segundo escudo protector y férreos aliados del sistema inmunitario; tanto es así que con ellos se abre la oportunidad de crear un tipo de medicina más individualizada.

Los expertos nos señalan que si pudiéramos coger los trillones de bacterias que habitan en el intestino y ponerlas en fila una frente a otra darían la vuelta a la Tierra dos veces. Asimismo, cada uno de nosotros dispone de una microbiota única y particular, definiendo casi nuestra propia huella dactilar. Son aspectos llamativos que nos va desvelando la ciencia para concienciarnos de la gran relevancia de estos microorganismos.

Bacterias intestinales representando cómo el microbioma intestinal mejora la calidad del sueño

El microbioma intestinal mejora la calidad del sueño ¿cómo lo hace?

Hay quien señala que en los próximos años daremos paso a un tipo de medicina personalizada. Para ello, se analizarán aspectos como el genoma, el sistema inmunitario y, por supuesto, el microbioma de cada paciente en particular. Gracias a ello, sabremos a qué enfermedades somos más vulnerables, qué tipo de tratamientos serán más efectivos o el tipo de alimentación más adecuada para cada uno.

No obstante, y hasta que llegue ese momento, lo más importante es seguir comprendiendo el mecanismo de las bacterias intestinales. Ahora, por ejemplo, sabemos que el microbioma intestinal mejora la calidad del sueño. Estudios, como los realizados en la Universidad de Missouri y Columbia, nos señalan que enfermedades como la apnea obstructiva del sueño (AOS) alteran la microbiota.

Ahora bien, ha podido comprobarse en modelos animales que con tratamientos orientados a tratar esa microbiota intestinal (con prebióticos personalizados, por ejemplo) la salud mejora de manera notable. El dato es esperanzador y se abre la posibilidad de diseñar nuevos enfoques terapéuticos para esta enfermedad.

¿Por qué la salud del microbioma puede mediar en nuestro descanso nocturno?

El microbioma intestinal mejora la calidad del sueño porque regula procesos esenciales relacionados con el descanso nocturno.

Para empezar, es interesante tener en cuenta que el intestino lleva a cabo importantes tareas neuroendocrinas. Produce cerca de 20 tipos de células de esta categoría. Sus procesos son tan decisivos que el sistema entérico es el órgano endocrino más grande del cuerpo humano.

  • Asimismo, el microbioma intestinal regula el correcto equilibrio del eje hipotalámico-pituitario. ¿Qué relevancia tiene esto para el descanso nocturno? En realidad, mucha. Gracias al microbioma se liberan neurotransmisores como el triptófano y la serotonina.
  • Gracias a la serotonina se sintetiza la melatonina en la glándula pineal. La melatonina actúa como esa molécula capaz de regular los ritmos circadianos, favoreciendo la relajación necesaria para lograr un sueño reparador.
  • Estudios, como el realizado en la Universidad de Guangzhou (China), nos indican que existe una relación directa entre el microbioma intestinal y el reloj circadiano.
  • Se ha descubierto que una microbiota de peor calidad, inflamada o deficiente provoca que tengamos un sueño REM más corto. Esta fase del sueño es básica para poder disfrutar de un sueño reparador.

Determinados alimentos y fármacos pueden mejorar el microbioma y el descanso

Este dato es interesante. Sabemos que el microbioma intestinal mejora la calidad del sueño, pero esto solo ocurrirá si cuidamos de la alimentación. Un ejemplo, estudios como los llevados a cabo en la Universidad Estatal de Washington y publicados en la revista Nature nos señalan que existe un tipo de ácido graso que optimiza la salud del microbioma y que logra además mejorar el descanso nocturno.

Hablamos del butirato, un tipo de un ácido de cadena corta producido por las bacterias intestinales mediante la fermentación de polisacáridos no digeribles. Ahora bien ¿y de dónde procede este tipo de elemento capaz de optimizar ese equilibrio interno? Los responsables de este estudio, como la doctora Éva Szentirmay, nos señalan que puede obtenerse a partir de los lácteos fermentados, las alcachofas, la avena, los espárragos, el ajo crudo, los puerros y las cebollas.

Tras este descubrimiento se diseñó el precursor de este ácido graso, tributirina, para hacer de él un posible fármaco. A día de hoy, los ensayos clínicos dan buenos resultados en ratones: el sueño REM mejora y los animales logran un descanso profundo.

imagen representando cómo el microbioma intestinal mejora la calidad del sueño

El microbioma intestinal mejora la calidad del sueño, cuidemos de nuestra salud

La ciencia ya nos ha demostrado que el microbioma intestinal mejora la calidad del sueño. Sabemos también que la salud de las bacterias buenas puede afectar incluso al estado de ánimo. Es prioritario que tengamos presente esa relación y que favorezcamos su salud, su equilibrio y su resistencia.

El uso inadecuado de los antibióticos, por ejemplo, afecta a la calidad de la microbiota. La obesidad, la alimentación poco saludable, poco natural y basada en grasas saturadas, congelados o con harinas refinadas son también enemigos para esas colonias de microrganismos tan necesarios. Tengámoslo presente.

Te podría interesar...
Microbiota y depresión: ¿cómo se relacionan?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Microbiota y depresión: ¿cómo se relacionan?

Microbiota y depresión están más relacionadas de lo que pueda parecer a priori. En este artículo analizamos cómo se influyen mutuamente.



  • Benedict C, Vogel H, Jonas W, et al. Gut microbiota and glucometabolic alterations in response to recurrent partial sleep deprivation in normal-weight young individuals. Mol Metab. 2016;5(12):1175-1186.
  • Szentirmai E, Millican NS, Massie AR et al. Butyrate, a metabolite of intestinal bacteria, enhances sleep. Scientific Reports. 2019 ; 9:7035.
  • Li, Y., Hao, Y., Fan, F., & Zhang, B. (2018). The Role of Microbiome in Insomnia, Circadian Disturbance and Depression. Frontiers in Psychiatry9. https://doi.org/10.3389/fpsyt.2018.00669
  • Mohammad Badran, Abdelnaby Khalyfa, Aaron Ericsson, David Gozal. Fecal microbiota transplantation from mice exposed to chronic intermittent hypoxia elicits sleep disturbances in naïve mice. Experimental Neurology, 2020; 334: 113439 DOI: 10.1016/j.expneurol.2020.113439