Lipedema, más allá de la obesidad: síntomas y tratamiento

Se estima que cerca del 10 % de la población femenina sufre lipedema y no lo sabe. Esta enfermedad de origen desconocido cursa con una acumulación anormal de células grasas en las caderas, los muslos y las nalgas. No tiene nada que ver con la obesidad.
Lipedema, más allá de la obesidad: síntomas y tratamiento
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater el 11 Junio, 2021.

Última actualización: 11 Junio, 2021

Aunque muchos confundan una cosa con la otra, lipedema no es sinónimo de obesidad. Sin embargo, a día de hoy, son muchas las mujeres que creen tener sobrepeso al ver un volumen inusual en la zona de sus caderas y sus muslos. Es una acumulación de grasa excesiva que no se reduce con dietas rigurosas ni con duras sesiones de entrenamiento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que entre el 10 y el 11 % de las mujeres sufren esta enfermedad. Muchas nunca han recibido un diagnóstico y otras, sufren en silencio una afección que es crónica, limitante y hasta dolorosa. La autoestima se ve limitada, así como la propia calidad de vida al tener que hacer frente a una dolencia con numerosos efectos físicos.

Una parte de esta población femenina que padece este problema evita acudir al médico pensando que es un problema de sobrepeso. Cuando lo cierto es que la causa no está en la alimentación ni es algo que se pueda evitar o prevenir mejorando los hábitos de vida 

Las mujeres con lipedema se sienten como si tuvieran dos cuerpos. Uno aparentemente normal (parte superior del cuerpo) y otra área desmesuradamente desproporcionada de cintura para abajo.

piernas de mujer con lipidema

¿Qué es el lipedema?

El lipedema es una enfermedad que cursa con la inflamación de las células grasas de caderas y muslos. Es importante no cofundirla con el linfedema (hinchazón de brazos o piernas). Los que padecen esta condición sufren una inusual acumulación de grasa por debajo de la cintura.

Es común ver, por ejemplo, a mujeres delgadas que evidencian unas piernas anormalmente gruesas y con una abundante celulitis. Asimismo, esos depósitos excesivos de grasa en las piernas, los muslos y las nalgas ocasiona dolor y una notable sensación de pesadez.

Estudios como los realizados en la Universidad de Lausana en Suiza indican que el lipedema es una enfermedad crónica y progresiva. Empieza sobre la adolescencia y puede ir en aumento año a año.

Esa distribución anormal de la grasa cursa con dolor en las extremidades y, lo que es más importante, se acompaña de una discapacidad considerable. Afecta al funcionamiento diario y se sufre una elevada angustia psicosocial.

¿Cuáles son los síntomas?

Por término medio, el lipedema aparece con una sintomatología muy variada teniendo su inicio en la adolescencia tras las primeras menstruaciones de las niñas. Es entonces cuando el desarrollo corporal evidencia una inusual desproporción. Poco a poco, se acumula un exceso de grasa en los muslos, las nalgas y las piernas.

En otros casos, puede surgir tras el primer embarazo e incluso en la menopausia. El factor hormonal tiene un peso decisivo en su aparición.

Pesadez y dolor

El lipedema se acompaña de una sensación de pesadez muy acusada así de una inflamación debilitante. La mujer se siente poco a poco más torpe, su movilidad cambia y no resulta fácil encontrar alivio para el dolor.

Así, mientras la obesidad se manifiesta en un aumento de volumen general —no doloroso—, el lipedema tiene otro desarrollo más particular. Las molestias son especialmente intensas en la zona de los gemelos.

Las mujeres que sufren lipema experimentan dolor solo con tocar la zona de las piernas. Además, el tejido subcutáneo es duro al tacto, no como la clásica acumulación de grasa.

Aparición de la copa de Cuff

La copa de Cuff es una anomalía característica de la enfermedad del lipedema. Aparece cuando la grasa se acumula de manera llamativa encima de los tobillos, nunca debajo de estos.

Picores y hematomas

Debido a la inflamación y a los problemas evidentes de circulación, es común que las mujeres sufran súbitos picores en la zona de las piernas, así como llamativos hematomas y alteraciones del color de la piel.

  • También es común sufrir telangiectasias (arañas vasculares) en la zona de los muslos

Cambios físicos y psicososciales

El lipedema altera por completo la calidad de vida de la mujer que lo sufre. Pierde movilidad, sufre al doblar las rodillas y ve su vida social y laboral muy restringida. Por no hablar del impacto sobre la autoestima.

¿Cuál es la causa?

Trabajos de investigación como los realizados en la Universidad de Wurzburg (Alemania) inciden que la fisiopatología del lipedema sigue siendo desconocida. No hay biomarcadores claros ni se han visto desencadenantes relacionados con la tiroides.

Ahora bien, a día de hoy se mantiene la siguiente hipótesis:

  • Puede existir un cambio en la permeabilidad intestinal que cursa con una elevada inflamación en la microbiota del intestino.
  • Este desencadenante hace que llegue al torrente sanguíneo un gran número de citoquinas (proteínas que provocan una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario).
  • Dicha respuesta hace que las células de grasa de las piernas aumenten su tamaño normal hasta diez veces.
  • El organismo reacciona produciendo aún más células de grasa, de manera que ese proceso se cronifica en el tiempo
mujer con lipidema

Tratamiento para el lipedema

Lo más decisivo es recibir un diagnóstico adecuado. En muchos casos, solemos ver mujeres que pasan por rigurosas dietas sin ver resultados, algo que les aboca a estados psicológicos frustrantes y agotadores.

No obstante, cuando se les informa que en esta enfermedad la buena alimentación y el deporte no cambian nada, sienten alivio. Las estrategias de tratamiento son las siguientes:

  • Reduccción del dolor (fármacos, medias de comprensión y terapia con agua).
  • Intervención quirúrgica. La liposucción de descomprensión asistida por agua pulverizada WAL (Water-Jet Assisted Liposuction) es a día de hoy la única técnica más efectiva para tratar el lipedema.

Para concluir, es importante concienciar un poco más esta enfermedad para que ese 10 % de mujeres que sufren en silencio esta realidad, conozcan el origen y los tratamientos existentes. La liposucción elimina por completo las células de grasa, así como las células madre y la calidad de vida de la paciente mejora por completo. Desaparece el dolor y se recupera el tamaño normal de las piernas.

Te podría interesar...
El síndrome de resignación, una enfermedad misteriosa
La Mente es MaravillosaLeerlo en La Mente es Maravillosa
El síndrome de resignación, una enfermedad misteriosa

El síndrome de resignación define una condición psiquiátrica que afecta a niños y adolescentes en condición de migrantes y refugiados.



  • Buso, G., Depairon, M., Tomson, D., Raffoul, W., Vettor, R., & Mazzolai, L. (2019). Lipedema: A Call to Action!. Obesity (Silver Spring, Md.)27(10), 1567–1576. https://doi.org/10.1002/oby.22597
  • Kruppa, P., Georgiou, I., Biermann, N., Prantl, L., Klein-Weigel, P., & Ghods, M. (2020). Lipedema-Pathogenesis, Diagnosis, and Treatment Options. Deutsches Arzteblatt international117(22-23), 396–403. https://doi.org/10.3238/arztebl.2020.0396