Abreacción, la descarga emocional asociada a los traumas

La abreación es una reacción emocional intensa que surge cuando una persona toma contacto con su trauma psicológico. Cuando salen a la luz muchos de esos recuerdos dolorosos reprimidos del ayer, se abre el momento más decisivo en terapia.
Abreacción, la descarga emocional asociada a los traumas
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 16 diciembre, 2021

La abreacción es una reacción emocional inconsciente que surge al tomar contacto con recuerdos traumáticos. Por lo general, esas experiencias tienen su origen en la infancia y trazan improntas de elevado dolor que en un momento dado la persona reprime. Es sobre todo en terapia psicológica cuando la mente vuelve a tomar contacto con esos fragmentos del ayer.

De algún modo, quien y más y quien menos sabe lo que es un trauma psicológico. La persona que no lo ha vivido en piel propia seguro que conoce a alguien que ha pasado por esa tesitura de gran impacto mental. Algo que sucede con frecuencia es que hay hechos pretéritos que uno no se atreve a reconocer o a recuperar de la memoria debido a esa carga de emociones negativas.

Vivir con traumas es existir en una nebulosa en la que hay hechos difíciles de comprender y no procesados. La abreación es una reacción que facilita traer a la conciencia mediante el recuerdo y la verbalización algo que estaba oculto. Y cuando esto ocurre, se abre el proceso terapéutico más decisivo.

No basta con hacer que la persona descargue todas esas emociones. Hay que trabajar toda esa energía dolorosa que acaba de emerger de entre las vetas de los traumas para ir sanando poco a poco. Es un proceso laborioso que requiere del compromiso del paciente y la buena labor del profesional.

Cuando aparece la abreación pueden surgir emociones como la culpa, algo muy común entre quienes han sufrido abusos en la infancia. El psicólogo tiene como responsabilidad guiar a la persona para reescribir esas sensaciones y procesar de un modo más saludable dichas experiencias.

Mujer haciendo terapia y evidenciando la abreacción

¿Qué es la abreación?

La abreación tiene su origen en Sigmund Freud y Joseph Breuer. Este término parte de un neologismo conformado por dos ideas: reaccionar y descargar. Fue precisamente en los estudios sobre la histeria cuando el padre del psicoanálisis describió este interesante proceso: “es con el lenguaje donde la persona encuentra un substitutivo de la acción para tomar contacto con el hecho traumático y liberarlo, originando así la abreación”.

Se trata de un mecanismo no solo normal, sino también necesario. Gracias a él, se descarga un afecto que la escuela psicoanalítica definió como “estrangulado”, es decir, se libera un estado emocional reprimido y complejo que se devuelve a la conciencia para que el paciente pueda entonces trabajar en él.

Asimismo, algo que entendieron tanto como Freud como Breuer es que la recuperación no llega únicamente con expresar o revivir emociones. Los supervivientes de los traumas deben confrontar, entender y trabajar toda esa afección que ha ido de dentro afuera. Profundicemos un poco más.

Cuando una persona recuerda un trauma pasado, esas imágenes y emociones deben explorarse de manera cuidadosa. El psicólogo debe acompañar al paciente en ese proceso, integrando experiencias, razonando ideas, pensamientos y emociones para no intensificar aún más el dolor.

Los traumas siempre permanecen latentes

Un trauma siempre deja pistas. Está latente en el cerebro, alterando la forma que tiene la persona de reaccionar ante determinadas circunstancias, de relacionarse, de percibirse incluso a sí misma. Lo traumático también se impregna en el cuerpo. Un ejemplo, investigaciones como las realizadas en la Universidad de Waterloo, en Canadá, destacan algo en esta dirección.

Las personas que sufrieron traumas en la infancia tienen un riesgo mayor de desarrollar enfermedades crónicas. Es decir, estos hechos de elevado estrés quedan impregnados en nosotros de muchas maneras. Y no solo eso, el cerebro tiene capacidad de vincular cualquier estímulo presente con la amenaza aterradora del ayer.

Un olor, un sonido o una imagen pueden llevar a la persona hasta su pasado para provocar una abreacción. Entonces, surgen las lágrimas, los temblores, la sensación de alarma, la turbación… Si esta experiencia aparece en la vida diaria, la persona puede sentirse bloqueada.

En cambio, cuando aparece durante la terapia es una buena oportunidad para recordar más hechos y verbalizar el recuerdo traumático. La liberación guiada puede transformar el elemento patógeno en un estado más saludable, según el psicoanálisis.

Abreacción planificada y abreacción espontánea

Existen dos tipos de abreacción: la que surge de manera casual a raíz de estímulos vinculados al trauma y la que puede facilitar el terapeuta en medio de la terapia. De este modo, técnicas como el EMDR (desensibilidación y reprocesamiento por medio de movimiento ocular) suelen trabajar con frecuencia las abreacciones emocionales.

El objetivo en este enfoque terapéutico es transformar la información almacenada de manera disfuncional en un recuerdo más integrador y menos patológico. Para ello, la actitud y buen hacer del psicólogo es decisiva. Porque debe brindar a la persona un apoyo y seguridad contante para que, desde una distancia compasiva, el paciente pueda responsabilizarse de lo sucedido, reformulando ideas, creencias y emociones.

Durante la abreación pueden ocurrir dos cosas. La primera es que la persona lleve a cabo una disociación, es decir, activar un mecanismo que desconecte la mente de la realidad porque no puede manejar ese dolor emocional. La segunda es llevar a cabo un ejercicio de catarsis y liberar todo lo que se ha reprimido.

Mente iluminada para simbolizar la abreacción

La terapia abreactiva del estado del yo

La abreacción no se usa como forma única de herramienta terapéutica, sino que suele integrarse en un marco más amplio. Aún más, se necesita de un profesional muy entrenado en el tratamiento de los traumas para llevarla a cabo. Porque una vez abrimos esa puerta y la persona vuelve el rostro hacia su pasado y aparece la reacción emocional, es necesario llevar a cabo la labor más decisiva: trabajar esas reminiscencias.

Freud señalaba que la hipnosis era un buen método para trabajar las resistencias y favorecer la abreacción. Sin embargo, en la actualidad, disponemos de modelos como la terapia abreactiva del estado del yo que se enfoca también en el tratamiento del trauma. Es más, trabajos de investigación como los realizados en la Universidad Estatal de Washington, avalan su utilidad.

Te podría interesar...
Las 98 mejores frases de Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Las 98 mejores frases de Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis

Reunimos las mejores frases de Sigmund Freud para que descubras sus ideas en torno a la vida, la muerte, la libertad, el placer y otros temas



  • Christensen C, Barabasz A, Barabasz M. Efficacy of abreactive ego state therapy for PTSD: Trauma resolution, depression, and anxiety. Int J Clin Exp Hypn. 2013;61(1): 20-37. doi:10.1080/00207144.2013.729386
  • Qi W, Gevonden M, Shalev A. Prevention of Post-Traumatic Stress Disorder After Trauma: Current Evidence and Future Directions. Curr Psychiatry Rep. 2016;18(2):20. doi:10.1007/s11920-015-0655-0
  • Watkins LE, Sprang KR, Rothbaum BO. Treating PTSD: A Review of Evidence-Based Psychotherapy Interventions. Front Behav Neurosci. 2018;12:258. doi:10.3389/fnbeh.2018.00258