Arteterapia: definición y beneficios

Fátima Servián Franco · 18 octubre, 2017

Las artes, como toda expresión no verbal, favorecen la exploración, expresión y comunicación de aspectos de los que no somos conscientes. En este sentido, el trabajo con las emociones a través de la arteterapia mejora la calidad de las relaciones humanas porque se centra en el factor emocional, esencial en todo ser humano, ayudándonos a ser más conscientes de aspectos oscuros, y facilitando de este modo el desarrollo de la persona (Duncan, 2007).

La arteterapia se preocupa de la persona. No es un proyecto sobre ella, sino un proyecto con ella a partir de su malestar y de su deseo de cambio. A partir de las diferencias personales y culturales trata de actualizar las condiciones de la producción creativa, de percibir las especificidades de los medios utilizados y comprender sus impactos ( Bassols, 2006).

La arteterapia puede definirse como una disciplina con especificidades y límites concretos. Es una ayuda -terapia para algunos- que utiliza las artes plásticas como medio para recuperar o mejorar la salud mental, el bienestar emocional y social de la persona. Los objetivos de la arteterapia son los mismos que los de la psicoterapia.

Esta ayuda se centra en el arte como forma de comunicación, de este modo ayuda a expresar y comunicar sentimientos, facilitando la reflexión, la comunicación y permitiendo los necesarios cambios en la conducta. La creación artística, tomada como acción, pone en marcha un proceso: interviene el espacio terapéutico e irrumpe en la realidad, revaluándola.

“El mundo está lleno de pequeñas alegrías: el arte consiste en saber distinguirlas”

-Li Tai-Po-

Las artes que se utilizan en la terapia psicológica

Las artes visuales son las que se utilizan en terapia. Hablamos de pintura, barro, collage, artes escénicas como la actuación, cuentos, teatro de la reminiscencia, juegos de rol, marionetas. Con la música se utiliza el ritmo, sonido, voz, instrumentos, y en la escritura se pueden utilizar diferentes géneros. La arteterapia es una forma de decir la verdad jugando en lo simbólico. Las experiencias en la creación pueden representar actos de agresividad, abandonos, pérdidas, sentimientos, y lo hacen de forma indirecta, sin una intencionalidad (Bassols, 2006).

Personas en grupo practicando la arteterapia

En el trabajo teatral, dramático o con títeres, el paciente habla en él mediante personaje. Es el arte de la acción a través del personaje de ficción, un proceso de creación individual y/o colectivo que se sitúa entre dos mundos: la realidad y la ficción. En las producciones con barro se establece un diálogo con la materia, se trata de favorecer el reencuentro de la persona con la materia y acompañarla en el recorrido que va del barro hacia sí misma.

En pintura, se da un primer paso de desbloqueo, dejándose llevar por las imágenes que vengan, los trazos, las formas, los colores, buscando que la mano huya de la censura del ojo, como una desinhibición, para organizarlo en un segundo momento y poco a poco ir accediendo a lo más profundo de la persona.

En la danza hay en un inicio, un momento de concienciación del propio movimiento, en el sentido de escucharlo y escucharse a través de ese dinamismo, permitiendo posteriormente un acercamiento hacia sí mismo y facilitando la comunicación con el otro. En el trabajo de voz se busca y se utiliza la voz natural, se desbloquea la respiración; se crea y se transforma a partir de improvisaciones, combinando diversas cualidades de sonido.

Por su parte, la escritura posibilita nuevas formas para jugar con la imaginación a partir de la propias experiencias y vivencias. Aparecen situaciones y compañeros imaginarios, itinerarios diversos, hasta llegar a la recreación de relatos y cuentos en la ficción.

“La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no el copiar su apariencia”

-Aristóteles-

Trabajar con las emociones en arteterapia

Las emociones tienen una importancia fundamental en el desarrollo y la experiencia humanas. En arteterapia, el trabajo con las artes ayuda al desarrollo personal y emocional. Se manejan cuatro fases para trabajar con las emociones en arteterapia: nombrar, explorar, experimentar e integrar. Las emociones son nuestra forma de comunicación primaria y pueden ser más importantes que las palabras. Si las palabras no van acompañadas por emociones apropiadas, difícilmente se creen ((Duncan, 2007).

Normalmente cuando expresamos algo con emoción, utilizamos gestos, imágenes, metáforas verbales y tonos de voz para comunicarnos mejor con otras personas. Nos ayudan a entender y expresar mucho más que las palabras solas, cuando las emociones son congruentes con estas palabras. Las artes, como toda expresión no verbal, favorecen la exploración, expresión y comunicación de aspectos de los que no somos conscientes.

El trabajo con las emociones a través de la arteterapia mejora la calidad de las relaciones. Se centra en el factor emocional, ayudándonos a ser más conscientes de aspectos oscuros, y facilitando de este modo el desarrollo de la persona. Las emociones básicas, como el miedo, la rabia, la alegría, el amor, la tristeza y los sentimientos incómodos son esenciales y necesarias para el equilibrio emocional de todas las personas.

Mujer escribiendo una carta

Todas las emociones inciden en nuestras capacidades cognitivas, en nuestra salud física y en nuestro rendimiento profesional. A la salud de la inteligencia emocional contribuye la capacidad para expresar, ante una situación, emociones adecuadas, a niveles consecuentes. Implica también la capacidad para tener la manifestación emocional del otro de forma apropiada y para la empatía.

El trabajo con las artes ayuda al desarrollo personal y emocional. El inconsciente funciona más con símbolos que con palabras razonadas, por eso, el uso de las artes facilita el proceso de reflexión y su desarrollo. Se puede comunicar mucho más a través de las artes, sobre todo inconscientemente, ya que las imágenes transmiten más que las palabras y ofrecen un medio seguro para explorar temas difíciles.

“Los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma”

-George Bernard Shaw-

Beneficios de la psicoterapia del arte

La terapia del arte es beneficiosa en cuanto a la posibilidad de desarrollar habilidades interpersonales, comunicando el paciente con otras personas de su entorno fácilmente, debido a la facilidad de expresión que esta terapia propone. Además, es muy útil para manejar el comportamiento, aumentar la autoestima y evitar los efectos que la ansiedad produce.

A continuación os detallamos las ventajas de la arteterapia sobre las personas que la practican:

1. Expresión de los sentimientos que son difíciles de verbalizar

A veces nos cuesta expresar aquello que sentimos o aquello que pensamos por las vías más tradicionales, es por esto que la arteterapia, al ser una herramienta que utiliza y desarrolla la expresión, puede ayudarte a darle forma a aquellos pensamientos y sentimientos que más cuesta dejar salir.

2. Desarrollo de habilidades de afrontamiento saludables

El hecho de afrontar los sentimientos y emociones de una forma creativa puede ayudar a la hora de cambiar aquellas conductas o hábitos instaurados y que se realizan cada vez que se necesita expresar las emociones. Utilizar la arteterapia cuando se está pasando por un proceso emocional triste intentando utilizar dicha emoción para crear, puede ayudar a la hora de afrontar la situación de forma óptima.

3. Exploración de la imaginación y la creatividad

Utilizar este tipo de terapia hace la persona potencie su capacidad para poder crear e imaginar, así como potenciar dichas capacidades al trabajarlas de forma centrada y con ayuda del terapeuta.

4. Mejorar la autoestima y la confianza

Comprobar que podemos realizar algo por nosotros mismos nos lleva a conseguir una mayor estabilidad emocional. De la misma forma, conseguir los objetivos propuestos nos hace aumentar la seguridad nosotros mismos y alimentar el pensamiento de que lo estamos haciendo bien.

5. Identificación y aclaración de las preocupaciones

El hecho de plasmar en el mundo externo aquello que nos preocupa a nivel interno hace que veamos de una forma más práctica y accesible aquellos conceptos que no podemos entender. Ideas abstractas que solo observándonos desde una perspectiva exterior se podrán integrar en nuestro conocimiento.

Perfiles de personas con dibujos en su cerebro

6. Aumento de la capacidad de comunicación

Utilizar la modalidad artística para expresarse hace que la persona adquiera nuevas herramientas para tener una buena comunicación, tanto con los demás como con ellos mismos. El hecho de poder expresar aquello que cuesta verbalizar entrena la habilidad de expresión de una forma más clara y más acorde a lo que se quiere comunicar.

7. Mejora de las habilidades físicas

La arteterapia normalmente utiliza el cuerpo para expresar aquello que no podemos decir, por lo que este tipo de terapia también favorece a aquellas personas que tienen dificultad a la hora de realizar movimientos o coordinarlos.

8. El arte disminuye los niveles de estrés y de ansiedad

Realizar actividades relacionadas con el arte y con la creatividad ofrece a la persona una experiencia en la que tanto el nivel de estrés como el de ansiedad se reducen. Las personas que realizan este tipo de terapia encuentran dichas actividades relajantes.

9. Motiva el ejercicio del pensamiento y ayudar a la reflexión

El pensamiento científico va más allá y se relaciona también con la capacidad para ser autónomo o la resolución de problemas de la vida cotidiana.

10. Mejora dc la concentración, la atención y la memoria 

Para nuestra vida diaria es importante aprender a concentrarnos. Tener una buena capacidad de concentración nos ayuda enormemente a ser más efectivos a la hora de realizar cualquier tarea. Las bondades de tener una buena concentración son muchas: aumentan nuestra memoria, nuestra efectividad en la toma de decisiones, nuestra precisión y nuestra agilidad en el reto que tengamos entre manos.

Mano pintando

Los ámbitos de aplicación de la arteterapia son la salud física, salud mental, bienestar emocional y bienestar social en distintos sectores de la población. En el caso de aquellas personas que requieren un seguimiento específico sobre su expresión corporal y movimiento, la arteterapia puede aplicarse mediante las técnicas estudiadas en psicoterapia.

El uso de arteterapia es factible tanto en niños y niñas como en adolescentes y personas adultas, con la ventaja de poder aplicarse a nivel terapéutico y a nivel educativo. En este último caso, técnicas cognitivo-conductuales pueden complementar el empleo de la arteterapia (o al revés), para instruir sobre aquellos aspectos que influyen directamente en el desarrollo educativo.

“Si un hombre cualquiera, incluso vulgar, supiera narrar su propia vida, escribiría una de las más grandes novelas que jamás se haya escrito”

-Giovanni Papini-

Referencias bibliográficas

Bassols, M. (2006). El arteterapia, un acompañamiento en la creación y la transformación. Arteterapia. Papeles de arteterapia y educación artística para la inclusión social1, 19-25.

Cao, M., & Díez, N. M. (2006). Arteterapia: conocimiento interior a través de la expresión artística. Tutor.

Del Río, M. (2009). Reflexiones sobre la praxis en arteterapia/Thoughts about practice in Art therapy. Arteterapia4, 17-26.

Diez, N. M. (2006). Investigaciones en curso sobre arteterapia en la Universidad Complutense de Madrid/Art Therapie Resaerch at UCM. Arteterapia1, 45-67.

Duncan, N. (2007). Trabajar con las Emociones en Arteterapia/Art Therapy and emotions. Arteterapia2, 39-49.

Klein, J. P. (2006). El arteterapia, un acompañamiento en la creación y la transformación/Art therapy, an accompaniment in creation and transformation. Arteterapia1, 19-25.

Mampaso, A. (2007). Arteterapia, Educación Artística e Inclusión Social. Jornadas de divulgación en la IV Semana de la Ciencia 2006. Arteterapia2, 293-296.

Marxen, E. (2011). Diálogos entre arte y terapia: del” arte psicótico” al desarrollo de la arteterapia y sus aplicaciones (pp. 1-222). Barcelona, España: Gedisa.

Reyes, P. (2007). El potencial relacional del arteterapia en la intervención psicoterapéutica temprana de la psicosis/The art-therapy relational potential in the early psychotherapeutic intervention of psychosis. Arteterapia2, 109-118.

Rodríguez Fernández, E. (2007). Aplicaciones del Arteterapia en aula como medio de prevención para el desarrollo de la autoestima y el fomento de las relaciones sociales positivas: me siento vivo y convivo (2), 275-291.

Serrano, A. (2014). Narrar con imágenes: posibilidades de la fotografía y de los lenguajes audio-visuales en arteterapia. Arteterapia9, 157-158.