Beneficios de leer cuentos a los más pequeños

Adriana Díez · 19 abril, 2018

Leer cuentos a los más pequeños es un momento de encuentro entre la persona que lo lee, el niño y el autor. Además, es una práctica que tiene muchos beneficios porque no solo ayuda a estimular y desarrollar la imaginación de los niños, sino que también promueve un espacio de calma para ellos y la oportunidad de fortalecer la relación.

Ahora bien, ¿existen más beneficios psicológicos derivados de leer cuentos a los más pequeños? Sin ninguna duda, la respuesta es sí. El hábito de leer a los niños desde sus primeros años facilita y fortalece el desarrollo de algunas de sus capacidades cognitivas como la memoria, la creatividad o incluso, la empatía.

Es importante tener en cuenta que al leer cuentos a los más pequeños lo fundamental es que sean entretenidos, de diversas temáticas y sobre todo, que lleve a cabo momentos antes de irse a dormir. A continuación te explicamos todo lo que conlleva esta bonita práctica.

“Hay más tesoros en los libros que en todo el botín de la Isla del Tesoro”.

-Walt Disney-

Facilita el proceso de simbolización

La simbolización o el proceso simbólico es la capacidad que tenemos para crear significados a través de imágenes, palabras, historias o frases. Es el hecho de representar cualquier cosa con la ayuda de un símbolo.

Cuando leemos cuentos a los más pequeños favorecemos que generen imágenes en su mente relacionadas con las historias que contamos, es decir, que sean capaces de simbolizar y dar forma a las palabras.

Padre leyendo cuentos a los más pequeños

Ayuda a desarrollar la teoría de la mente

Cuando hablamos de la teoría de la mente hablamos de la capacidad de representar nuestra mente y la de los demás, es decir, pensar como piensa el otro. La capacidad de adoptar la perspectiva del otro y atribuirle desde ahí reflexiones, deseos, puntos de vista… Al leer un cuento favorecemos que los niños piensen como sus personajes, que sean capaces de saber qué harían si estuvieran en su situación.

Además, la teoría de la mente permite anticipar situaciones y aleja el egocentrismo, al dar la oportunidad de pensar como si se fuera otro. Esta capacidad se desarrolla sobre los 4-5 años, pero con acciones como leer un cuento, facilitamos su desarrollo.

“Leer es equivalente a pensar con la cabeza de otra persona en lugar de con la propia”.

-Arthur Schopenhauer-

Potencia la imaginación

Al leer cuentos a los más pequeños potenciamos que estos creen nuevos espacios en su mente y que se imaginen y transporten a otros mundos, en definitiva, que construyan escenarios ficticios. Por lo tanto, favorecemos la descontextualización, esa ruptura de la rigidez mental, a través de la habilidad de la imaginación.

Favorece el andamiaje

El concepto de andamiaje se utiliza en psicología del desarrollo para referirse a las orientaciones, ayudas e información que los niños reciben por parte de sus padres o educadores para guiar su desarrollo. Así, el andamiaje puede ser entendido como la estructura básica necesaria para crear a partir de ella otras de mayor tamaño y envergadura.

Cuando leemos cuentos a los más pequeños favorecemos que estos indaguen y resuelvan, a través de nuestra ayuda, algunas de sus dudas. Además, en muchas ocasiones, las historias de los protagonistas pueden servir como lecciones de vida.

Madre leyendo un cuento

Otros beneficios

Como vemos, son mucho los beneficios derivados de leer cuentos a los niños. A estos podemos añadir la facilitación del proceso de comprensión, la ampliación de vocabulario y por supuesto, de generar y promover la empatía. Leer ofrece la oportunidad de descubrir nuevos puntos de vista.

Así, el hábito de leer a los niños estimula su desarrollo y hace posible el asentimientos de algunas estructuras y funciones cognitivas que posteriormente se irán desarrollando. Leer un cuento es mucho más que contar historias, leer es viajar, crear magia entre lector y receptor y dar alas. 

“Los libros son los amigos más silenciosos y constantes; son los consejeros más accesibles y los maestros más pacientes”.

-Charles William Eliot-