Aprende 5 métodos para optimizar la memoria - La Mente es Maravillosa

Aprende 5 métodos para optimizar la memoria

Francisco Pérez 10 abril, 2018 en Desarrollo personal 0 compartidos
Mujer pensando en métodos para optimizar la memoria

Gracias a la memoria decodificamos, almacenamos y recuperamos información. Así, la mayoría de nosotros desearía encontrar medios para optimizar la memoria. Sin embargo, ¿es posible encontrar métodos prácticos para aumentar nuestra capacidad para recordar información?

La respuesta a esta pregunta es sí. Las investigaciones han revelado diversas estrategias que se pueden emplear para desarrollar una memoria superior, con lo que ello implica. Entre los mejores métodos para optimizar la memoria encontramos la técnica de la palabra clave, el método de loci, el fenómeno de la codificación específica, la organización del material de los textos y la organización de apuntes, entre otras. Profundicemos.

La técnica de la palabra clave para aprender otras lenguas

Imagina que estás recibiendo una clase en un idioma que no es el tuyo. Necesitas aprender largas listas de vocabulario para entender lo que te están diciendo. Una forma de hacerlo más fácil consiste en emplear la técnica de la palabra clave.

Mediante la técnica de la palabra clave relacionamos una palabra extraña con una palabra común española que tenga un sonido parecido. A la palabra en español se le denomina palabra clave. Una vez que has pensado en una palabra clave, debes formar una imagen mental de ella “interactuando” gráficamente con la traducción al español.

Mujer pensando

Por ejemplo, puedes pensar en un médico que examina un pato para recordar la palabra “duck”, o que te pica el ojo y dices ¡ay! para recordar la palabra “eye”. Esta técnica ha producido resultados muy superiores en el aprendizaje del vocabulario de lenguas extranjeras que la mera repetición.

El método de loci para organizar un discurso

Cuando los oradores de la antigüedad griega trataban de memorizar discursos largos, utilizaban el método de loci (loci significa lugares, en latín) para organizar los recuerdos de lo que deseaban plantear. Empleando esta técnica suponemos que cada una de las partes del discurso reside en una ubicación específica dentro de la construcción.

Por ejemplo, puedes pensar que el prefacio de tu charla se encuentra en el pasillo de tu casa. El tema más importante se encontraría en el salón. El siguiente tema se ubicaría en el comedor, y así de manera sucesiva.

Esta técnica puede adaptarse fácilmente para aprender listas de palabras. Cada palabra de la lista se localiza en una serie de ubicaciones secuenciales. Este método funciona mejor si se emplean imágenes extravagantes.

El fenómeno de la codificación específica

Algunos investigadores sugieren que la información se recupera mejor en un ambiente igual o muy parecido al que imperaba cuando la memorizamos. Este fenómeno, denominado “codificación específica”, fue descubierto por Tulving y Thompson en 1973.

Así, te puede ir mejor en un examen si estudias en la misma aula donde se realizará el examen. Por otra parte, las características del examen, tales como los enunciados con los que se plantean las preguntas en ocasiones son tan poderosas que superan por mucho a las claves más sutiles relacionadas con la codificación y almacenamiento original del material.

Hombre preocupado por los compañeros trepa

La organización del material de los textos para optimizar la memoria

La mayor parte de las tareas cotidianas de recuerdo no implican listas de palabras, sino más bien textos que se han leído. ¿Cómo se puede facilitar el recuerdo de este tipo de material? Una técnica demostrada para recordar mejor el material escrito consiste en organizarlo en la memoria cuando es leído por primera vez.

Para ello, es preciso conocer la estructura y el contenido del material echando un vistazo al índice de materias, los aspectos sobresalientes del capítulo, los encabezados, etc. Esto se realizará antes de leer un capítulo determinado. La comprensión de la estructura del material te permitirá recordarlo con mayor facilidad.

“Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos”.

-J. L. Borges-

Otra técnica consiste en hacernos a nosotros mismos preguntas sobre el material que acabamos de leer y responderlas después. Formular preguntas nos permitirá realizar conexiones y descubrir relaciones entre los diversos hechos específicos. Esto facilitará el procesamiento del material.

La organización de apuntes para ayudar a recordar

“Cuanto menos, mejor”. Tal vez sea la recomendación más adecuada para confeccionar apuntes que faciliten el recuerdo. En lugar de intentar transcribir todos los detalles de una conferencia, es mejor escuchar y pensar acerca del material. Es mejor anotar los aspectos principales después de haberlos considerado en un contexto más amplio.

Mano escribiendo en una libreta

Cuando se toman notas de forma eficiente, es más importante pensar antes acerca del material que escribirlo directamente. Esta es una de las razones por las que pedir prestados los apuntes de otra persona es una mala práctica. No contarás con un marco de referencia en la memoria que te sirva para comprenderlos.

Como hemos visto, estas cinco técnicas para optimizar la memoria pueden ayudarte a fijar mejor los conocimientos y a recuperar de forma óptima la información. ¡Te animamos a que las pongas a prueba!

Francisco Pérez

Psicólogo General Sanitario. Director del centro Supera Psicología. Máster en Psicología Clínica y de la Salud por la U.C.M.

Ver perfil »
Te puede gustar