¿Cómo es una persona con esquizofrenia?

18 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
La esquizofrenia es un trastorno psicótico que llama la atención por la peculiaridad de sus síntomas pero, ¿te has preguntado alguna vez cómo es la personalidad de alguien que la padece? Te contamos cuáles son sus rasgos más característicos.

La esquizofrenia es un trastorno psicótico que afecta al comportamiento, al pensamiento y a la personalidad. Esto lleva a que la persona muestre síntomas como delirios, alucinaciones, un lenguaje desorganizado y unas características motoras alteradas, indicando la pérdida de contacto con la realidad.

Alrededor de un 1 % de la población mundial padece de esquizofrenia y, aunque es un trastorno ampliamente investigado, no se conocen con certeza las causas que lo provocan. No obstante, se tienen evidencias de que viene dado por alteraciones en el desarrollo cerebral, ya que las personas con esquizofrenia presentan diferencias estructurales y funcionales.

En cuanto a la relación entre la esquizofrenia y la personalidad, dado que las investigaciones suelen sucederse una vez aparece la enfermedad, es complejo determinar qué rasgos predisponen, cuáles son resultado del trastorno y cuáles son inherentes a la persona.

En cualquier caso, es común que antes de que la enfermedad aparezca, la persona muestre rasgos esquizotípicos o paranoides. Es decir, que ya se tengan algunas ideas extrañas, exista algo de aislamiento social y falta de interés, problemas escolares o laborales, etc.

Chico con esquizofrenia sentado al lado de la ventana

Síntomas

Es evidente que los rasgos de personalidad están bidireccionalmente relacionados con los síntomas de la esquizofrenia.

Por ello, antes de exponer cómo es una persona con esquizofrenia, se describirán sus síntomas. Estos se pueden dividir en síntomas positivos, negativos, cognitivos y desorganizados.

Positivos

Los síntomas positivos hacen referencia a la mayor presencia de ideas delirantes y alucinaciones. Generalmente, las ideas delirantes que suelen presentarse son:

  • Persecutorias: la persona cree que le están siguiendo, engañándole o espiándole.
  • De referencia: cree que canciones, noticias, anuncios, etc. van dirigidos a ella.
  • De robo o inserción de pensamientos: cree que otros pueden leerle la mente, o bien que sus pensamientos pueden transmitírselos a otros o ser insertados por alguien ajeno.

Por su parte, las alucinaciones pueden ser visuales, olfatorias, táctiles o del gusto, pero las auditivas son las más frecuentes con diferencia. En ese caso, las personas con esquizofrenia oyen voces que hacen comentarios sobre su comportamiento, hablan entre ellas o le hacen comentarios críticos.

Negativos

Estos síntomas suponen la disminución de ciertas emociones o procesos que en personas sin el trastorno se encuentran en niveles normales.

  • Afecto aplanado: su expresión facial y emocional es escasa, así como el contacto ocular.
  • Pobreza del habla: la persona habla poco y da respuestas pobres.
  • Anhedonia: se produce una disminución o falta de placer en hacer determinadas actividades.
  • Falta de sociabilidad: no muestra interés por mantener relaciones sociales.

Cognitivos

Este trastorno lleva a un deterioro de diferentes procesos cognitivos, como la atención, velocidad de procesamiento, memoria, pensamiento abstracto, resolución de problemas o comprensión en las interacciones sociales. Además, suelen presentar una menor flexibilidad y capacidad de aprendizaje.

Desorganizados

En este grupo se encuentran las alteraciones del pensamiento y la muestra de conductas extrañas. Así, las personas con esquizofrenia suelen tener un discurso disperso, sin un objetivo o dirección concretos, cambiando de tema de manera constante. Además, puede darse que directamente su habla sea incomprensible y extravagante.

También es común que tengan una apariencia desordenada, infantil, con higiene y comportamientos inapropiados. En cuanto a los aspectos motores, puede darse desde catatonía, una alteración que le hace mantener una postura muy rígida, hasta realizar movimientos desordenados sin ningún objetivo.

Características de personalidad

En relación con la esquizofrenia, también existe un trastorno de la personalidad esquizotípico, pero poco se ha descrito acerca de cómo es la personalidad de una persona con un trastorno psicótico esquizofrénico.

En este sentido, es importante tener en cuenta qué rasgos están relacionados con el trastorno, cómo se desarrollan a lo largo de la enfermedad y cómo afectan a la misma.

Algunos estudios han observado que las personas con esquizofrenia son más introvertidas, neuróticas y peculiares que la población general. Así, como presentan niveles más bajos de conciencia, es decir, tienen menor auto-control, capacidad de organización y sentido del deber.

Por otro lado, tradicionalmente se ha estudiado la esquizofrenia asociada a la psicopatía. Aunque no hay evidencias para afirmar esto, se han encontrado en esta población rasgos más antisociales y un mayor nivel de características psicopáticas que en el resto de la población.

Mujer con esquizofrenia mirando por la ventana

Temperamento

Lo que diferencia al temperamento de la personalidad es que el primero se trata de dimensiones más instintivas y biológicas, estando más determinado por el sistema nervioso y endocrino. Mientras que la personalidad es el conjunto de emociones, pensamientos y conductas que determinan un patrón de comportamiento incluyendo una influencia más social o experiencial.

De esta forma, las personas con esquizofrenia suelen presentar un temperamento más caracterizado por una baja búsqueda de la novedad, mayor indiferencia, pesimismo y timidez. También suelen ser personas más inactivas, inestables y menos persistentes.

  • Guízar Sánchez, D.P., Saracco Álvarez, R. & Fresán Orellan, A. (2012). Rasgos de personalidad en pacientes con esquizofrenia. Salud Mental, 35, 339-344.