Diabetes gestacional: qué es y cómo se trata

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 12 junio, 2018
Óscar Dorado · 12 junio, 2018

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que puede ocurrir en cualquier etapa del embarazo, pero que es más común durante la segunda mitad de la gestación. Se diagnostica cuando los niveles de glucosa en sangre son más altos de lo normal en este período.

Las futuras mamás que sufran diabetes gestacional no deben preocuparse en exceso. De hecho, las posibilidades de tener problemas con el embarazo se minimizan con el control de los niveles de azúcar en la sangre. En la mayoría de los casos, este tipo de diabetes desaparece después de dar a luz.

Los estudios han demostrado que el ejercicio físico puede ayudar a las mujeres con diabetes gestacional a controlar la glucosa en sangre. Así lo confirma un informe realizado por la Universidad Politécnica de Madrid y el Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda.

Los resultados del mismo han sido publicados en la revista Medicine and Science in Sports and Exercise. Este estudio demuestra que una adecuada pauta preventiva es el mejor remedio para evitar los efectos de la diabetes gestacional. Pero, ¿en qué consiste exactamente esta enfermedad? ¿Cómo podemos combatirla?

¿Qué es la diabetes gestacional?

Esta enfermedad es un tipo de diabetes producida durante el embarazo. Se debe a que la placenta genera hormonas que pueden aumentar la acumulación de glucosa en la sangre.

Mujer midiendo sus niveles de azúcar

En la mayoría de los casos, el páncreas produce suficiente insulina para manejar dicha situación. Sin embargo, cuando sucede lo contrario, los niveles de azúcar en la sangre aumentan. Esto es lo que provoca la diabetes gestacional.

Durante el embarazo, la placenta, que conecta al bebé con el suministro de sangre, produce altos niveles de hormonas. Casi todas ellas perjudican la acción de la insulina en sus células, pudiendo elevar el nivel de azúcar en sangre. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el aumento del azúcar en la sangre después de las comidas es normal durante el embarazo.

El problema viene cuando este aumento de azúcar se vuelve desmedido. A medida que el bebé crece, la placenta produce cada vez más hormonas que contrarrestan la insulina. Si se llega a generar la diabetes gestacional, el nivel de azúcar en sangre puede llegar a un nivel que suponga un peligro para el crecimiento y el bienestar del bebé.

“La salud del cuerpo y de la mente es una gran bendición, si somos capaces de soportarla”.

-John Henry Cardinal Newman-

¿Cómo se trata la diabetes gestacional?

Los niveles de azúcar en la sangre pueden reducirse mediante cambios en la dieta y el ejercicio físico. Mantener un peso saludable y seguir un plan de alimentación adecuado pueden ayudar a prevenir o minimizar los riesgos de la diabetes gestacional.

Además, algunas las mujeres también necesitarán medicamentos, si los cambios en la dieta y el ejercicio no reducen el azúcar en la sangre de manera suficiente.

A continuación encontrarás una serie de consejos efectivos si deseas reducir la diabetes gestacional.

1- Mantén una dieta saludable 

Elige alimentos altos en fibra y bajos en carbohidratos refinados. Concéntrate en frutas, verduras, carne y granos integrales. Haz un esfuerzo para incluir comida saludable para ayudarte a lograr tu objetivo. Sin embargo, para ello no es necesario comprometer el sabor de tus comidas, o la calidad de tu nutrición. Al mismo tiempo, debes ser consciente de los tamaños de las porciones.

Un dietista o un médico pueden ayudarte a crear un plan de alimentación saludable. De esta manera, aprenderás a controlar el nivel de azúcar en la sangre durante el embarazo mediante la comida. Un poco de investigación te permitirá encontrar recetas sabrosas para personas con diabetes.

2- Haz ejercicio 

Hacer ejercicio antes y durante el embarazo puede ayudar a protegerte contra el desarrollo de la diabetes gestacional. Para ello, es recomendable realizar 30 minutos de actividad física moderada casi todos los días de la semana.

Es importante que tengas en cuenta cuál es el mejor tipo de ejercicio para embarazadas. En general, salir a andar o a correr te aportará muchos de los beneficios de otras disciplinas más intensas. Sin embargo, sus riesgos son mucho menores.

3 -Toma medicamentos

Si los cambios en la dieta y el ejercicio no son suficientes para mantener la glucosa en sangre en niveles seguros, es posible que se requieras tomar medicamentos. Por supuesto, solo debes comenzar a hacerlo tras consultarlo con tu médico.

Aunque en el resto de tipos de diabetes se suele prescribir insulina, no es el caso con la de tipo gestacional. Debido a motivos de seguridad, seguramente tu médico te mande probar muchos otros planes de acción previamente. Sin embargo, en casos extremos es posible que te la prescriban.

Las mujeres que toman insulina necesitarán monitorear sus niveles de glucosa en sangre más a menudo. Esto es necesario para determinar las dosis apropiadas, y cuándo tienen que tomarla en relación con las comidas.

Mujer embarazada con su médico

4- Controla los niveles de azúcar en la sangre

Debido a que el embarazo hace que la necesidad de energía del cuerpo cambie, los niveles de azúcar en la sangre pueden cambiar muy rápidamente. Por lo tanto, en los casos más extremos, las embarazadas deben controlarlos aproximadamente cuatro veces al día, según las indicaciones del médico.

La diabetes gestacional es una enfermedad relativamente rara. Sin embargo, puede aparecer en cualquier embarazo, por lo que debes estar atenta si notas algún síntoma. Si crees que puedes estar sufriéndola, consulta con tu médico  sobre lo que debes hacer.