Honjok: saber estar solo, todo un arte

24 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater
El concepto coreano «Honjok» ha llegado para cambiar mentalidades. No pasa nada por estar solos. No hay ningún problema por iniciar proyectos en soledad y hacer de este estilo de vida un arte si uno así lo quiere, si uno así lo desea. 

Honjok es un nuevo término para el mundo occidental que hunde sus raíces en oriente y, concretamente, en Corea del Sur. Hace referencia al arte de saber estar solo, de poder iniciar actividades y proyectos en soledad sin el peso de la angustia, sin la necesidad o el apego de tener a alguien al lado. Este concepto se ha popularizado ahora gracias a un libro de la escritora Francie Healey.

Somos conscientes de que en la actualidad, la soledad que uno no elige (y que se sufre) surge sobre todo en las personas de edad avanzada y tiene lamentables consecuencias: las que viven miles de ancianos que ven pasar sus días en el aislamiento de un hogar vacío, desamparados por una sociedad que descuida a sus mayores. Asimismo, también la población más joven padece a menudo esta angustia, este malestar.

Tal vez, necesitemos un cambio profundo. Posiblemente, sea más necesario que nunca atender a ese sector poblacional que necesita de nuestra ayuda, apoyo y asistencia. Por otro lado, también hay un hecho evidente en referencia a quienes están aún en la flor de la vida: debemos aprender a disfrutar un poco más de la soledad, de esa que nos ayuda a estar bien con nosotros mismos. A explorar también virtudes, pasiones, introspecciones. Profundicemos.

Chico en soledad en el campo para representar el concepto Honjok

Honjok: ¿qué es y qué busca enseñarnos?

A pesar de que miles de personas lo hacen a diario, aún se ve con extrañeza a quien va solo al cine. También se mira de reojo al que va a cenar en soledad un sábado por la noche a un restaurante… “Mesa para uno y un solo comensal ¿puede haber algo más triste?” se dicen muchos observando a quien se deleita de una buena cena sin tener que hablar, mientras disfruta de su propia compañía.

Seguimos aferrados a esa mentalidad que entiende la vida en grupos gregarios o en parejas. No importa que seamos boomers, generación X, millenials o generación Z, si nos apetece salir o viajar concertamos antes el plan con la pareja o los amigos. Si estos nos fallan o nos dicen que no, muchos se echan atrás porque… “¿qué voy a hacer yo solo?”.

En Corea del Sur también era común asumir este enfoque hasta que algo cambió en el 2010. Fue entonces cuando empezó a instalarse una nueva mentalidad y un nuevo estilo de vida al que llamaron Honjok. A día de hoy, la escritora y coach de salud y bienestar Francie Healey, nos trae todas esas claves en un intento por lograr lo mismo en occidente. Conseguir que apreciemos el arte de vivir en soledad sin basar la felicidad en quien tengamos a nuestro lado.

Fuera obligaciones sociales y familiares

El concepto Honjok deriva de la unión de dos términos:  hon (solo) y jok (tribu). El hecho de que el concepto de la soledad vaya primero no es casual. Se enfatiza, con ello, un giro de sentido y una necesidad de renovar mentalidades. Primero uno mismo, después los demás. Hay que dejar de priorizar las obligaciones familiares o de tener que encajar en los ideales de la sociedad.

Los surcoreanos se están desligando de la obligación de contraer matrimonio para honrar a la familia. La mujer ya no tiene en su horizonte la necesidad de tener pareja para ser bien vista en sociedad. Ahora, se apuesta más por una soledad elegida en la que dictar lo que uno desea en cada instante… y permitírselo.

 Las tres tipologías de Honjok

En Corea del Sur, la filosofía Honjok está suponiendo una auténtica revolución para la mujer. Esa confrontación directa con el modelo tradicional que definía a las generaciones anteriores, es todo un paso, todo un avance. Sin embargo, la implicación de esta idea llega también a los hombres y a muchos estratos sociales. De hecho, desde que empezó en el 2010 hasta el día de hoy, podemos diferenciar ya tres tipologías:

  • Hon-bap, la satisfacción por comer solo en un restaurante, inmerso en los propios pensamientos sin necesidad de preguntarnos qué pueden estar pensando de nosotros.
  • Hon-nol define el arte de saber disfrutar del tiempo de ocio en soledad. Aspectos como viajar, ir de compras, ir al cine o a distintos eventos también forma parte de este concepto.
  • Hon-sul que designa al hecho de beber en soledad. Tomar una copa ya no tiene por qué ser sinónimo de estar con un grupo de amigos o familiares. También podemos llevarlo a cabo nosotros solos.
Chica disfrutando del honjok

La necesidad de aprender a tratar con la soledad

Todos tenemos claro que estar solo no es lo mismo que sentirse solo. Evidentemente, la soledad elegida siempre es más gratificante. Ahora bien, hay algo que debemos asumir: a veces, y por las circunstancias que sean, nos quedamos solos y nos vemos ante situaciones que no sabemos cómo manejar.

El concepto Honjok busca también educarnos en esta área. La propia Corea, orientada tradicionalmente a una vida de grandes grupos, ha dado paso a un estilo de vida en el que muchas personas viven en soledad en medio de las grandes ciudades. Ahora mismo, son cada vez más comunes los hogares unipersonales. De modo que las personas se han habituado a realizar muchas actividades en solitario.

Tanto es así, que han proliferado restaurantes y hasta centros de ocio focalizados a esa individualidad. Estar solo en Corea del Sur ya no se ve con malos ojos o con extrañeza. A nosotros en cambio, no solo nos hace falta aceptarla, sino también saber disfrutar de este arte:

  • Es necesario mejorar la autoestima y la confianza en nosotros mismos.
  • Debemos sumergirnos un poco más en la introspección, en la autorreflexión. El mundo interno es más rico de lo que pensamos.
  • Es recomendable también dejar de basar el bienestar en tener compañía. A veces, un viaje en soledad puede ser increíblemente gratificante. En ocasiones, darnos un tiempo para vivir solos puede descubrirnos una libertad que llevábamos tiempo necesitando.

Para concluir. En Corea del Sur el fenómeno Honjok supone ya una nueva forma de negocio que está revolucionando desde la restauración hasta el ocio. El cambio de mentalidad está redefiniendo también el modelo de las ciudades. Tal vez, poco a poco, este enfoque llegue también a occidente.

  •  Healey, Francie (2020) Honjok. El arte de vivir en soledad. Libros Cúpula