¿Por qué no consigo llegar al orgasmo?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 21 septiembre, 2018
Laura Reguera · 23 mayo, 2017

Está muy extendido en la cultura popular que a las mujeres les cuesta llegar al orgasmo. De hecho, siempre oímos que lo normal es que finjan que llegan al éxtasis en sus relaciones sexuales. Pero, ¿qué tiene esto de real? ¿Les pasa a todas las mujeres y les ocurre en todas sus relaciones?

El caso es que se ha extendido una lista innumerable de mitos alrededor de las mujeres y la satisfacción que alcanzan en el sexo. La realidad es que el hecho de pertenecer al género femenino no implica una mayor dificultad para llegar al orgasmo. Pero, al igual que les pasa a los hombres, pueden experimentar problemas en esta fase de la respuesta sexual humana. ¡Sigue leyendo para conocerlos!

“Escribir es como hacer el amor. No te preocupes del orgasmo, preocúpate del proceso”

-Isabel Allende-

¿Cómo es el orgasmo en la mujer?

Para empezar, entendamos qué es el orgasmo. Es la fase de la respuesta sexual humana que aparece tras el deseo y la excitación. Una vez que se alcanza, vienen la resolución y la satisfacción sexual. Pero, ¿qué caracteriza al orgasmo? Es la sensación y el estado de placer que se logran en las relaciones de este tipo. Además, conlleva una serie de contracciones en las zonas de los genitales del hombre y de la mujer.

Ahora veamos qué mitos hay entorno a este fenómeno. En primer lugar, está extendido que lo normal y lo habitual es tener orgasmos a través del coito. Nada más lejos de la realidad. Las relaciones con penetración no son una condición necesaria para llegar a esta sensación de placer. Ni es lo más común entre las mujeres. De hecho, la mayoría consiguen el orgasmo mediante la estimulación clitoral.

“El erotismo es una de las bases del conocimiento de uno mismo, tan indispensable como la poesía”

-Anaïs Nin-

mujer satisfecha

En concreto, este tipo de estimulación interviene de forma directa o indirecta, aunque se alcance el orgasmo por vía vaginal. ¿Es el orgasmo clitoral peor que el vaginal? Para nada. Que el orgasmo se obtenga de una forma o de la otra no quiere decir que uno sea mejor que el otro. Al igual que el orgasmo puede ser explosivo y puntual o difuso y prolongado. De nuevo, no es uno más satisfactorio que el otro, sino distintos.

¿Qué problemas puede encontrarse la mujer para alcanzar el orgasmo?

El problema en esta fase de la respuesta sexual humana sería el orgasmo inhibido. ¿En qué consiste? En una dificultad persistente o una incapacidad para alcanzar el orgasmo después de una estimulación adecuada y una fase de excitación normal… Si hay deseo y la estimulación es adecuada, ¿por qué no llega a sentir ese placer tan intenso?

En estas dificultades juega un papel fundamental los aspectos psicológicos. En primer lugar, un autocontrol excesivo va a perjudicarnos de forma notable en este aspecto. Un aspecto clave de las relaciones sexuales es dejarse llevar. Si esto falla, nuestra necesidad de control puede ser muy perjudicial para nosotras y ponernos trabas para alcanzar el orgasmo.

Un autocontrol muy relacionado también con las preocupaciones, especialmente en las primeras relaciones. ¿Qué va a pensar de mí si hago esto? ¿Querrá que haga esto otro? ¿Igual lo estoy haciendo mal o estoy siendo muy atrevida? Este tipo de preguntas, lejos de relajar nuestra mente, abren la puerta para que pase la ansiedad. Por eso es tan positivo hablar de sexo, y hacerlo de manera abierta y sincera, fuera de la propia intimidad sexual o como una intimidad sexual diferente.

stay human

Además, influye nuestra autoestima. Si la aumentamos, estaremos más seguras de nosotras mismas y más satisfechas con nuestra imagen corporal, vamos a tener más papeletas de que sintamos ese placer tan característico. De hecho, un déficit en autoestima no solo produce dificultades sexuales, sino que provoca un gran malestar emocional, por lo que es importante trabajarlo.

Por último, nos encontramos con una dificultad más: la actitud negativa hacia el sexo. Si este tipo de relaciones se ven como algo sucio o inmoral, va a ser muy complicado -por no decir imposible- que produzcan el placer y la excitación necesarias para el orgasmo. Un rayo de esperanza en este aspecto es que hoy en día la concepción que se tiene de las relaciones sexuales está cambiando y se ven más como algo natural e inherente a la condición humana que como un pecado o una forma de sortilegio diabólico que condena, después del placer, al infierno.

“El sexo forma parte de la naturaleza. Y yo me llevo de maravilla con la naturaleza”

-Marilyn Monroe-

La realidad es que el plano sexual es muy importante en nuestra vida, al igual que lo son nuestras relaciones sociales o nuestra realización en el plano laboral. Tener una vida sexual insatisfactoria genera un gran malestar, por lo que es importante trabajar este tipo de dificultades para lograr sentirnos mejor con nosotras mismas. ¡Que no te dé miedo recurrir al psicólogo si es necesario!

Imágenes cortesía de Toa Heftiba y Seth Doyle