9 consejos para superar una crisis de pareja

20 Enero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz
Para superar una crisis de pareja se requiere de respeto, comprensión y comunicación asertiva.

Cuando hablamos de superar una crisis de pareja, existen principalmente tres actitudes que las personas adoptan ante esta situación. Por un lado se encuentras aquellas cuyo principal objetivo es salir ilesos del temporal. Son personas con miedo a sentirse vulnerables, individuos evitativos, que desde niños aprendieron que expresar te convierte en débil.

Su mayor propósito ante la crisis será preservar su autoestima (ocultamente dañada). Por ello es posible que se nieguen a dialogar, que se muestren duros, fríos o esquivos. Probablemente afronten las circunstancias ocupando su mente con cualquier otro asunto, debido a su incapacidad para manejar las emociones.

En el polo opuesto se encuentran aquellas personas cuya mayor expectativa será salvar la relación a toda costa. El sentimiento de angustia que les provoca la idea de la separación es tan grande que son capaces de olvidarse de sí mismos con tal de evitar el abandono de la pareja. Serán incapaces de proporcionar espacio y llegarán, incluso, a traicionarse a sí mismos con tal de no perder el afecto del otro.

Las anteriores situaciones surgen de haber establecido un vínculo de apego inseguro (evitativo o ambivalente, respectivamente) durante la infancia. Si deseamos superar una crisis de pareja, o simplemente mantener una relación sana y feliz, hemos de sanar y modificar nuestro estilo de vinculación. Hemos de aprender a relacionarnos sin miedos, desde el amor propio y el respeto. Sin huir y sin depender. Hallando un equilibrio. 

Abandono pareja

Pautas para superar una crisis de pareja

Sé consciente de la situación

  • Toma conciencia del intercambio negativo. En muchas ocasiones la pareja se deteriora porque, sin darse cuenta, ambos inician un intercambio de comunicaciones negativas que va escalando. Uno de los miembros tiene un mal día y hace un comentario desafortunado; el otro responde con ira o con desprecio y así, los reproches y desaires se siguen sucediendo con el paso de los días. Identificar este ciclo te ayudará a frenarlo y comenzar, conscientemente, un intercambio positivo.
  • Toma un tiempo si lo necesitas, pero recuerda que la comunicación es la clave. Es posible que, en un momento determinado no desees hablar con tu pareja o no te encuentres preparado para hacerlo. Pídele aplazar la conversación unas horas o unos días, pero no caigas en la evitación. Si huyes del diálogo por no hacer frente a tus emociones, estarás impidiendo un desenlace sano y maduro.
  • No olvides que el amor más importante es el propio. Es totalmente lícito que desees arreglar la situación con tu pareja y muestres tu intención de llegar a un acuerdo. No obstante, nunca renuncies a tu integridad y a tu dignidad como persona para mantener a alguien a tu lado. No hay nada más doloroso que perderte a ti mismo.
  • Dialoga con amor y con respeto. No importa si te sientes enfadado, dolido u ofendido. No hay excusa para tratar sin respeto a otro ser humano y menos si se trata de alguien con quien compartes un vínculo tan importante. Ten presente el aprecio que sientes hacia tu pareja y ábrete a escuchar, comprender y expresarte sin herir.
Hombre gritándole a su pareja

Actúa con claridad y madurez

  • Comunícate de forma asertiva. Expresa cómo te sientes tú ante la situación y en qué te gustaría que cambiara. Evita poner etiquetas o adjetivos al otro y céntrate en cómo tú te sientes. Los reproches generan barreras, la expresión sincera de sentimientos y propuestas de mejora, tiende puentes.
  • Recuerda que cada persona percibe e interpreta la realidad de una forma. Por ello trata de comprender la visión de tu compañero e intenta explicarle la tuya. De esta forma se podrán resolver muchos malentendidos.
  • Sé claro contigo mismo y con la otra persona. Identifica cuál es el problema y en qué consistiría la solución al mismo. Si esta pasa por un cambio, comunícalo, pero si la única solución es la ruptura, sé igualmente claro. Ambos merecéis sinceridad y felicidad, juntos o separados.
Escucha activa

  • Comprométete de forma firme contigo, con tu compañero y con la relación. Si escoges continuar hazlo teniendo claros los cambios que son necesarios para la pareja funcione. Y decidido a ponerlos en práctica desde el primer momento.
  • Extrae un aprendizaje de la crisis de forma que vuestro vínculo salga fortalecido. Las dificultades pueden suponer un reto pero también una excelente herramienta de crecimiento personal. Si abordáis la adversidad de la manera adecuada, la relación puede alcanzar un mayor nivel de profundidad, intimidad y compromiso.
  • Feeney, J., & Noller, P. (2001). Apego adulto. Bilbao: Desclée de Brouwer.
  • Mayer-Spiess, O. C. (1996). La asertividad: expresión de una sana autoestima. Desclée de Brouwer.