¿Conoces tus debilidades? - La Mente es Maravillosa

¿Conoces tus debilidades?

Claudio Navarro 23 mayo, 2014 en Psicología 0 compartidos

Como seres humanos, estamos colmados de virtudes, pero también de defectos. Todos tenemos nuestras propias debilidades, pero ¿son las debilidades nuestro enemigo? Muchas veces nos oscurecen el camino para alcanzar nuestras metas; ya que en ocasiones nos hacen sentir afligidos, decepcionados de nosotros mismos, y un tanto fracasados En última instancia, se puede decir que ellas entorpecen nuestro desenvolvimiento como las personas en crecimiento que deseamos ser.

A continuación, te presentamos algunos pasos necesarios para aprender a conocerte a ti mismo, siendo capaz de ver el cuadro completo de tu propia persona. Es decir, visualizando aquellas áreas que te agradan, pero también aprendiendo a descubrir esas otras zonas “oscuras” que todos llevamos dentro:

• No creer nunca que estás exento de debilidades


Pensar en uno mismo como un ser cuasi perfecto, libre de debilidades, es un gran error. No obstante, muchos así se consideran. Esto tiene que ver con tu capacidad de percibir este fenómeno. ¿Te has preguntado cómo la llevan quienes están a tu lado? ¿Cómo cataloga la humanidad a los que se creen libres de culpas, defectos y debilidades? Con esta actitud solo llegarás a elevar mucho tu ego, pero tus probabilidades de mejorar algo -que te puede estar perjudicando tanto a ti como a los demás-, van a disminuir.

• Reconocer nuestras debilidades ya es un logro


Esta parte del proceso es un tanto dura para todos. Analizar con honestidad cuáles son tus debilidades y cómo influye de forma negativa en tu vida, es bien difícil. Pero el solo hecho de reconocerlas puede ser provechoso. ¿Cómo afectan tu vida tus debilidades? ¿Repercuten tus debilidades de forma negativa sobre las personas más cercanas a ti, o que más quieres? Si este es tu caso, y quieres revertir la situación, pues se hace necesario que analices todo con calma.

• Admitir que tal vez necesitas ayuda


No siempre es suficiente reconocer las debilidades, estar consciente y querer una transformación en nuestras vidas. Muchas personas caen en el precipicio de sus emociones desequilibradas una y otra vez, debido a la falta de voluntad, pero otras veces, por no contar con la orientación precisa. Muchos tienen las "mejores intenciones" de realizar un cambio en sus vidas, pero no logran concretarlo. Es aquí donde se impone una mano amiga, un mentor. Quizás una persona cercana de tu familia te pueda orientar. En otros casos, sin embargo, se requiere de asistencia profesional.

• Trazar tu propio plan


Puede que te sientas bien, incluso sabiendo cuáles son tus debilidades y cómo te afectan ahora mismo. Puede que no estés interesad@ en ningún cambio. O quizás deseas desde el fondo de tu corazón darle un giro a tu vida. Si este es el caso, la clave está en trabajar en función de esas debilidades.

No seas demasiado exigente contigo mismo. Comienza por realizar tareas simples. Un buen consejo es involucrar a un amigo, siempre que puedas. Comenta tus propósitos con alguien de tu confianza; de esta forma hay un nivel de compromiso creciendo en torno a la actividad.

Recuerda que las debilidades en ocasiones nos impiden tomar decisiones precisas. Es necesario sentir que eres capaz de sobreponerte a ellas, pero también es importante embarcarte en un solo cambio a la vez, es decir, en un solo proyecto de envergadura. Ahora estás más enfocad@, ya lo has pensado bien, sabes que lo puedes controlar, solo te hace falta dar el primer paso…

Imagen cortesía de Hartwig HKD

Claudio Navarro

Ver perfil »
Te puede gustar