Cuatro factores que identifican a un mal jefe

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
José Maria Tabares · 9 agosto, 2013

Todo empleado tiene siempre que lidiar con muchos frentes en su puesto de trabajo. Reuniones, discusiones, cumplir horarios, acatar órdenes… Siempre existen todo tipo de factores que a la larga harán que nos desencantemos por nuestro puesto de trabajo.

Sin embargo, cuando a la gente se le pregunta qué es lo que más les disgusta de su trabajo, la mayoría de ellos responden que sus jefes son uno de las cosas que menos les gusta del mismo. ¿La razón? Pues suele ser básicamente por cuestiones de empatía, ya que muchos jefes solo quieren ver el beneficio en su negocio sin atender a factores humanos.

¿Te gustaría conocer qué factores provocan que un jefe sea horrible? Pues entonces no pierdas de atención las siguientes líneas:

POCAS HABILIDADES SOCIALES

Muchos jefes tratan a sus empleados como meros “seres inferiores” y de ahí que los miren por encima del hombro. También les dan órdenes como si fuesen robots… “Haz esto” “Esto se hace así o asa” “No me gusta que llegues un minuto tarde”. ¿Qué ocurre con todo esto? Pues que después no se crea ningún lazo de unión (por pequeño que sea) entre el empleado y su jefe. Algo que se antoja importante a la hora de tomar decisiones.

NO CUMPLEN LO QUE PROMETEN

En plena crisis económica, seguro que hay muchos jefes que le han dicho a sus empleados “Sí, tranquilo que te pago el mes que viene”. Las semanas y semanas van pasando y el empleado ve como su cuenta corriente sigue igual. Por esta razón, muchos de ellos ven a sus jefes como seres mentirosos y que nunca cumplen su palabra. Y claro, como es normal, esto es algo que no les gusta…

SE VEN INCAPACES DE CREAR UN GRUPO

¿Os acordáis cuando en un par de artículos anteriores os contábamos lo importante que era tener un grupo fuerte y cohesionado? Pues esto es uno de los roles principales que muchos jefes son incapaces de cumplir. Y es que, estos tienen siempre que asignar roles en un grupo, crear confianza entre los distintos integrantes, y liderarlos para la consecución de un objetivo.

NO ENTIENDEN DE PROMOCIONES NI ASCENSOS

Cuando un jefe consigue su puesto de trabajo, ya no quiere saber ni de promociones ni ascensos de ningún tipo. Y es que cuando ya están bien asentados, los “malos jefes” ya no se quieren mojar  ni quieren promover a sus empleados ya que esto podría suponer pérdida de poder por su parte. Algo de lo que nunca se querrán desprender.

En definitiva, como habéis podido comprobar, los jefes horribles suelen ser personas egoístas y narcisistas que no velan por el bien de sus empleados, un “elemento” de lo más necesario y con más valor de una empresa.

Imagen por cortesía de zjeery