¿Qué elementos hacen de un grupo algo más y fuerte cohesionado?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 25 noviembre, 2015
José Maria Tabares · 2 agosto, 2013

El trabajo en equipo es algo que se antoja muy importante en nuestras vidas. No sólo en el ámbito profesional, sino también en lo social con nuestros grupos de amigos. Y es que si conseguimos formar parte de un grupo fuerte y cohesionado, los lazos de unión entre sus miembros serán mucho más fuertes.

¿Queréis saber qué factores hacen de un grupo algo mejor? Pues prestad mucha atención a las siguientes líneas.

Las habilidades sociales son más importantes que la inteligencia

Todo el mundo puede pensar que el mejor grupo es aquel donde estén las personas más inteligentes ya que de ahí surgirán las mejores ideas. En parte sí que es importante, pero tampoco lo es todo. Y es que si juntamos un grupo gente de estas características pero por otro lado no escuchan a los demás, ni son comprensivas ni asertivas, seguro que al final surgen roces.

Y es que… ¿Quién escucharía a los demás? ¿Quién haría críticas constructivas? ¿Quién tendría madera de liderazgo? Hay siempre muchos frentes con los que lidiar.

En definitiva, las habilidades sociales y la forma de relacionarse con los demás son factores a tener muy en cuenta a la hora de crear grupos.

Tanto hombres como mujeres

Numerosos estudios han demostrado que las mujeres tienen mejores habilidades sociales que los hombres. Por esta razón, cuando se creen grupos, tampoco estaría de más que fuesen mixtos.

Con esto no se quiere decir que son mejores los grupos de mujeres. Lo que tiene sentido es la mezcla de ambos sexos, ya que unos suplirán las carencias de otros y viceversa.

La confianza es esencial

¿De qué sirve crear un grupo si no existe ninguna confianza entre ellos? Es más, si esta no existe, el grupo estará destinado al fracaso ya que al final, cada individuo actuará por su cuenta.

Los grupos más cohesionados y con confianza entre ellos, han demostrado tomar decisiones de manera más eficiente y también saben relacionarse mejor entre otros grupos.


El humor ayudará a relajar tensiones

Este es un factor realmente importante para que un grupo esté realmente cohesionado. Si los integrantes del mismo bromean entre ellos o se ríen de cualquier cosa, seguro que al final encontrarán lazos en común que incluso puedan compartir fuera del grupo de trabajo. De esta forma, cuando se vuelvan a encontrar, la “máquina” de las relaciones sociales estará funcionando a la perfección

Además, el humor también ayudará a rebajar las tensiones que surjan en cualquier momento de conflicto, consiguiendo así volver a un estado más pacífico entre sus integrantes.

Define metas y objetivos de cada uno

Es importante que un grupo tenga siempre un objetivo. En uno de amigos suele ser bastante claro ya que es el de “pasarlo bien”. Sin embargo, en uno de trabajo no suele estar muy claro.

Por ello, es también importante definir claramente lo que estamos buscando para que el grupo no se “pierda” en otras metas inútiles que les hagan perder el tiempo. Y sobre todo QUÉ papel va a tener cada integrante en la consecución del mismo. Así conseguiremos que cada uno se sienta especial y útil para el grupo.

Liderazgo y comunicación

Por último también es importante que haya una especie de líder que lleve a buen puerto al grupo. Ojo, con el concepto de líder no queremos decir a alguien autoritario que diga en todo momento qué hacer.

Es justamente lo contrario. Tiene que ser un líder democrático, que escuche a los demás, los arengue en momentos de bajón y que aporte también buenas ideas. Todo ello bajo una constante comunicación entre todos los integrantes que permita focalizar los problemas y solucionarlos, o también para solucionar disputas de manera pacífica.

Imagen por cortesía de icebirdy