Curiosidades de la Navidad

Uno de los símbolos más tradicionales de la Navidad es el árbol. Antaño se decoraba con velas, galletas y manzanas. En la actualidad, el más grande del mundo está en Dortmund, con 4 metros de alto, 200 kilogramos de peso y 48 000 luces. Así son las curiosidades de la Navidad.
Curiosidades de la Navidad
Sergio De Dios González

Revisado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González.

Escrito por Edith Sánchez

Última actualización: 27 diciembre, 2022

La Navidad es época de regocijo y alegría. Aunque se celebra el 25 de diciembre, no existe ninguna referencia de La Biblia a esa fecha. Todo indica que se eligió ese día porque coincidía con un festival pagano antiguo, conocido como la Saturnalia. Antaño se honraba al dios Saturno en esa fecha, con fiestas, regalos y juegos de azar. Al parecer, la tradición pagana se fusionó con la cristiana.

La Navidad comenzó a celebrarse en el año 345, cuando San Juan Crisóstomo y San Gregorio Nacianceno influyeron para que se decretara el 25 de diciembre como la fecha oficial de nacimiento de Jesús. Sin embargo, los datos indican que el Mesías nació durante la primavera, pero se desconoce el día.

Se estima que más de 2 500 millones de personas en el mundo celebran la Navidad, en más de 160 países. No todos son creyentes, pero sí conmemoran estas festividades por tradición.

Los tres colores oficiales de esta celebración son el rojo, el verde y el dorado. El rojo recuerda la sangre de Cristo; el verde, el nacimiento de la vida representado en la naturaleza; y el dorado se remite a la majestad de Jesús y a la luz. Veamos otras curiosidades de la Navidad.

“¡Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, le recuerde al abuelo las alegrías de su juventud, y le transporte al viajero a su chimenea y a su dulce hogar!”.

-Charles Dickens-

Familia paseando en Navidad
Se cree que los alemanes fueron los primeros en traer árboles de Navidad.

Las cartas de la Navidad

En Norteamérica los niños escriben cartas a Santa Claus en Navidad. En Europa, a los Reyes Magos, Papá Noel o a San Nicolás. En América Latina, las misivas son dirigidas al Niño Jesús. Lo cierto es que hay miles de niños, e incluso adultos, que escriben esas cartas con sus deseos y las llevan al correo. ¿A dónde van a parar?

Pues bien, el Servicio Postal de los Estados Unidos remite todas esas cartas a un pueblo llamado Santa Claus en Indiana. Allí hay ciudadanos voluntarios que se encargan de responderlas, una a una. Contestan, en promedio, unas 25 000 cartas cada año.

En Europa del Norte incluso tienen la dirección exacta de Santa Claus o Papá Noel. Si vas a dirigirle una carta en la Navidad, debes remitirla de este modo:

Santa Claus

Santa Claus Main Post Office

Tähtikuja 1

96930 Círculo Polar Ártico

Finlandia

No te preocupes por el idioma: responden en 13 diferentes. Tu carta será leída y respondida. Los Latinoamericanos y los españoles son menos dedicados a estas lides. Si se envía una carta a un destinatario “inexistente”, al menos para los servicios postales, simplemente se le devuelve al remitente o es destruida.

Noche de paz

Los villancicos forman una parte indiscutible de la Navidad. Se cree que el más tradicional y escuchado en todo el mundo es la famosa canción Noche de paz. Nació en Oberndorf, Austria, y fue interpretado por primera vez el 24 de diciembre de 1818. La letra fue compuesta por el sacerdote alemán Joseph Mohr, en 1816.

Mohr visitó al organista austriaco Franz Xaver Gruber y le pidió que hiciera una melodía para su creación. En su estreno, la letra solo fue acompañada por la guitarra de Gruber, mientras Mohr cantaba. Aunque desde el comienzo llamó la atención por su delicadeza, solo se volvió famosa mundialmente por un evento único.

En 1914, durante la Primera Guerra Mundial, los soldados alemanes del Frente Occidental colocaron árboles de Navidad en las trincheras. Los aliados, encabezados por los británicos, se les unieron espontáneamente en un alto al fuego. Se había iniciado la famosa Tregua de Navidad.

Los soldados del bando británico entonaron el único villancico que todos conocían: Noche de paz. A su canto, se unieron los soldados alemanes y la canción se interpretó en medio de esa tregua pasajera. Fue entonces cuando el villancico cobró notoriedad en todo el mundo. Se ha traducido a 300 idiomas y se cree que es el más interpretado de la historia.

Niña cantando villancico en Navidad
Las estrellas que ponemos en los árboles de Navidad representan la estrella de Belén que siguieron los Reyes Magos.

El delito de la Navidad

Hay algunos lugares en donde no solo no se celebra la Navidad, sino que además está prohibido hacerlo. De hecho, es un delito que puede ser castigado con la cárcel. Ejemplo de ello es Corea del Norte. Desde 2016, se instituyó el 25 de diciembre como una fiesta consagrada a la abuela de Kim Jong-un.

Se le llama “El día sagrado de la Madre de la revolución”. Todas las celebraciones deben hacerse en honor a ella y si alguien toma alcohol o hace festejos alusivos a lo navideño, es encarcelado. Unas 60 000 personas han ido a prisión desde que se instauró esta medida.

Brunéi es otro de los países en donde están proscritas estas festividades. Una persona que celebre la Navidad puede ser encarcelada durante cinco años. Algo similar ocurre en Somalia, en donde la religión oficial es el Sharia, desde 2009. En 2015 se convirtió en delito cualquier fiesta religiosa que no entrara en el marco de esa religión.

Te podría interesar...
La conmovedora historia de la Navidad
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La conmovedora historia de la Navidad

La historia de la Navidad tiene que ver con la forma como se produjo una mezcla de creencias de muy diversos pueblos.



  • Bueno Torrens, D. (2021). ¿Nos hace realmente más felices creer en Papá Noel y los Reyes Magos? The Conversation, 2021.
  • Castelfranco, D. (2013). Las treguas de Navidad de 1914 y el acotamiento efímero de la otredad.
  • Schönborn, C. (2000). Navidad, mito y realidad: meditaciones sobre la encarnación. Edicep.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.