San Nicolás, biografía de Papá Noel

Edith Sánchez·
30 Diciembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Sergio De Dios González al
29 Diciembre, 2019
La figura de San Nicolás ya no se menciona en muchas partes en donde se celebra la Navidad de la mano de otros personajes como Papá Noel o Santa Claus. Sin embargo, en todos los casos la tradición habla de obsequiar a los niños para celebrar la Navidad.

La leyenda de Papá Noel comenzó con un personaje que no muchos conocen: San Nicolás de Bari para Occidente y San Nicolás de Mira para Oriente. Este fue un personaje que existió realmente y que, como lo dice su nombre, fue declarado santo por su historia de vida y por los milagros que se le atribuían.

En principio, la fiesta de Navidad comenzó a asociarse con la figura de San Nicolás. Con el tiempo, esta figura que daba regalos a los niños y aparecía durante la Nochebuena comenzó a llamarse Papá Noel en algunos países. Luego, tomando su figura y parte de su historia, se creó el personaje llamado Santa Clauss, que poca relación tiene con la conmemoración del nacimiento de Jesús en un pesebre.

¡Feliz, feliz Navidad, la que hace que nos acordemos de las ilusiones de nuestra infancia, le recuerde al abuelo las alegrías de su juventud, y le transporte al viajero a su chimenea y a su dulce hogar!

-Charles Dickens-

Actualmente ya casi nadie relaciona a San Nicolás con la Navidad, sino que está más presente la figura de Santa Claus. La tradición de dar regalos a los niños en la Nochebuena, en conmemoración de la natividad cristiana, dejó de ser estrictamente católica y se tornó más bien comercial.

San Nicolas de Bari
San Nicolás de Bari

¿Quién era San Nicolás?

De San Nicolás se sabe que nació en el año 280 de nuestra era, en la población de Mira, que actualmente forma parte de Turquía.

Eran épocas en las que aún se perseguía a los cristianos, pero sus padres profesaban esa religión. El padre era un próspero comerciante que soñaba con que su hijo siguiera sus pasos. La madre, en cambio, deseaba que Nicolás fuera sacerdote como su tío.

De todos modos, desde pequeño fue enseñado a compartir todo lo que tenía con los más necesitados. Sucedió que en aquel lugar hubo una terrible epidemia de peste y los padres, cristianos como eran, atendieron caritativamente a los enfermos. Lamentablemente, ambos se contagiaron de la enfermedad y murieron.

Cuando esto ocurrió, Nicolás, que era heredero de todos los bienes, repartió todo lo que tenía entre los más pobres. Luego fue a buscar a su tío y se convirtió en monje. Para ese entonces tenía tan solo 19 años. Desde entonces, se consagró a la religión.

Un hombre perseguido

Se cuenta que hizo un viaje a Tierra Santa y luego regresó a su natal Mira. En ese momento, el obispo, su tío, había muerto. Los sacerdotes discutían quién debía ser el sucesor del prelado, pero no lograban ponerse de acuerdo.

Para dirimir la cuestión, dijeron que el próximo sacerdote que entrara al templo sería nombrado obispo. Y el siguiente en entrar fue San Nicolás, que iba ataviado de rojo.

El nuevo obispo se destacó por su enorme bondad y su desprendimiento. Sin embargo, se expidió un decreto imperial que ordenaba nuevamente perseguir a los cristianos y San Nicolás tuvo que pasar por sus grandes vicisitudes. Se dice que, pese a ello, jamás perdía su sentido del humor y reía sonoramente con frecuencia.

Finalmente, San Nicolás fue apresado y duró encarcelado cerca de 30 años, tiempo en el cual mantuvo su alegría y su bondad. Cuando comenzó a gobernar el emperador Constantino, ordenó que fuera puesto en libertad. Para ese entonces ya era un anciano de barba blanca y al salir de la cárcel fue de inmediato a Mira; llegó justo cuando la comunidad celebraba la Navidad. Todos celebraron su llegada.

San Nicolás de Mira

La leyenda de Papá Noel

Se cuenta que cuando San Nicolás era obispo supo de un hombre pobre que tenía tres hijas, las cuales no podían casarse porque no contaban con dote.

Para remediar esta situación, el santo fue por la noche y sin que nadie lo viera depositó una bolsa de monedas en los calcetines de las chicas, que estaban tendidos, secándose. Así todas lograron casarse.

La leyenda dice también que un grupo de niños fueron apuñalados por unos maleantes. San Nicolás presenció el hecho y oró por los chicos, que de inmediato sanaron. También se dice que era capaz de apacentar los mares y que sentía un especial cariño por los pequeños.

¿Cómo fue que San Nicolás se convirtió en Santa Claus o Papá Noel? En Holanda se celebraba la fiesta de San Nicolás en diciembre, pero su nombre en neerlandés se dice Sinterklaas. Cuando los inmigrantes holandeses llegaron a Estados Unidos, los americanos, a raíz de una mala pronunciación, transformaron el Sinterklaas en Santa Claus.

Entre tanto, en Francia, comenzó a llamársele Papá Noel por el parecido físico que tenía con un personaje de la cultura popular llamado Bonhomme Noël. Así pues, de un mismo personaje se desprendieron varias leyendas que, de todos modos, tienen el común su presencia bondadosa y alegre en Navidad.

García, M. A. (1989). Iglesia de San Nicolás de Bari. Toletum: boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, (23), 73-107.