Hermano oso, un ejemplo de crecimiento personal - La Mente es Maravillosa

Hermano oso, un ejemplo de crecimiento personal

Camila Thomas 14 enero, 2018 en Cine, series y psicología 393 compartidos

El crecimiento personal se da durante toda la vida, de manera constante y en muchas ocasiones con independencia de la voluntad de la persona. Por otro lado, aunque es un proceso progresivo, en el que cuentan mucho las experiencias, la progresión no suele ser lineal, se combinan pequeños y grandes avances con pequeños y grandes retrocesos.

Por otro lado, el paso entre la niñez y la adultez es un proceso lleno de desafíos. Se caracteriza por un cambio de paradigma, sobre todo marcado por la asunción de responsabilidades. Para ejemplificar este proceso, tomaremos la película animada Hermano oso. A continuación profundizamos en ello.

Hermano oso, la historia de un hombre

Hermano oso fue una película animada estrenada en el año 2003. Cuenta la historia del joven Kenai, quien está a punto de convertirse en adulto. Durante su ceremonia de entrada en la vida adulta, Kenai espera recibir un tótem de madera. Este tótem, asignado por los grandes espíritus, le indicará a Kenai aquel rasgo que guiará sus acciones para el resto de su vida.

Kenai

Sin embargo, Kenai sufre una gran decepción cuando le es revelado el significado de su tótem. Fue tallado por los Grandes Espíritus como un oso, y representa el amor. Kenai esperaba recibir un tótem de valentía, siguiendo los pasos de sus hermanos. El tótem de su hermano Sitka representa la guía, mientras que el tótem de su hermano Denahi representa la sabiduría.

Enojado y frustrado, Kenai se lanza en persecución de un oso que acaba de comerse el pescado de la aldea. Sitka y Denahi le siguen, pero ocurre un accidente y Sitka muere. Kenai quiere venganza, así que persigue y mata al oso. Sin embargo, el espíritu de Sitka interviene. La magia de los Grandes Espíritus convierte a Kenai en un oso.

Kenai, convertido en oso, se encuentra solo y desorientado en el bosque. Allí se encontrará con el pequeño osezno Koda, quien perdió a su madre. Kenai y Koda deben emprender un viaje juntos al Salto del Salmón. En ese lugar está ubicada una montaña en la que los Grandes Espíritus tocan la tierra. Sólo allí se podrá romper el hechizo y Kenai podrá volver a ser humano.

Durante este viaje, Kenai comprenderá el verdadero significado de la familia. Además, asumirá las responsabilidades de un adulto, como cuidar de los más jóvenes. Kenai reforzará la relación con su hermano Denahi. Al final de la película, Kenai decide seguir siendo oso. Considera que entre sus dos hermanos, Denahi y el pequeño Koda, es Koda quien lo necesita más.

La travesía del crecimiento personal

Varias películas muestran el crecimiento personal de sus personajes en el contexto de un largo viaje de aventuras. Hermano oso es una de esas películas. En la vida cotidiana pocas veces suceden estos grandes viajes. Sin embargo, el crecimiento personal sí puede ser comparado fácilmente con un viaje.

Se trata de un proyecto a largo plazo que no tiene término. Este proyecto está compuesto por una serie de metas y objetivos. Algunas de estas metas pueden establecerse al principio del viaje y otras pueden surgir a lo largo de la vida. Los objetivos personales varían de acuerdo con nuestras habilidades, capacidades e intereses.

La vida puede ser comparada con un largo y emocionante camino. A medida que pasa el tiempo y avanzamos en el sendero, comenzamos a añadir posibilidades. Estas posibilidades, a su vez, modificarán nuestro camino, pasando por momentos de tristeza, pero también por momentos de gran felicidad y satisfacción.

Dos osos por el bosque de la película Hermano oso

Aprender en el camino

Nuestro camino se va ensanchando a medida que se unen diferentes personas y acumulamos experiencias. Muchos jóvenes piensan que ser adulto es una clasificación estática con ciertas características fijas. Aunque ser adulto conlleva ciertas responsabilidades sociales dadas, estas no son las únicas características que definen a un adulto. Así, la adultez es un estado de constante aprendizaje.

El crecimiento interior del adulto está enfocado a mejorar su calidad de vida. A medida que crecemos, nos damos cuenta que nuestras acciones conllevan ciertas reacciones por parte de nuestro entorno. Se trata de identificar los estímulos que generan ciertas respuestas, de manera que nuestras acciones ganan cuando son coherentes con aquello que esperamos obtener.

En parte, ser adulto implica entender que cada persona tiene sus propios procesos y sus propios desafíos. Lo más importante es analizar nuestras propias acciones y pensamientos para identificar nuestras motivaciones. Si actuamos de acuerdo a lo que nos motiva, lograremos establecer metas y objetivos vitales que coherentes con nuestros valores y expectativas.

La importancia de la red de apoyo para el crecimiento personal

Una red de apoyo es el grupo de personas con el que mantenemos una relación en el tiempo, una complicidad y una confianza. Este grupo de personas es emocionalmente significativo para nosotros y está dispuesto a apoyarnos. Una red de apoyo brinda ayuda en momentos difíciles, de manera que con la ayuda de las personas que la forman los momentos complicados no lo son tanto.

Tres osos

Una red de apoyo puede estar formada por familiares y amigos. Los miembros de nuestra red de apoyo cuentan con nuestra absoluta confianza. En una relación interpersonal efectiva, nosotros somos parte de la red de apoyo de cada uno de los miembros que forman parte de nuestra red. Así, la colaboración es recíproca y bidireccional.

Para establecer redes de apoyo funcionales, la comunicación es la parte más importante. La comunicación nos permite entender la conducta y las motivaciones de las demás personas. De esta manera, una red de apoyo debe basarse en la comunicación y la confianza. La comunicación permite que la red de apoyo se adapte al crecimiento personal de cada uno de sus miembros, a medida que cambian las metas y las habilidades de cada uno.

El crecimiento se da de manera progresiva, no como un acto súbito. Así, el paso de la niñez a la adultez es un proceso paulatino. Durante este proceso, la familia y las amistades actúan como pilares en los que el individuo puede apoyarse en caso de necesitarlo. Hay que recordar que cada joven debe pasar por un período de auto-conocimiento y reflexión.

Camila Thomas

Joven impetuosa, lectora incansable. Estudiante e investigadora.

Ver perfil »
Te puede gustar