La sonrisa

La sonrisa es un elemento sencillo pero poderoso; nos ayuda a ser más felices y saludables y a disfrutar de nuestras relaciones con otros. Te contamos todos sus beneficios.
La sonrisa
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz.

Última actualización: 07 diciembre, 2021

La sonrisa es una expresión de felicidad, de diversión y de amabilidad. Nos acompaña en los mejores momentos de nuestra vida y nos allana el camino a la hora de relacionarnos con otros. A pesar de ello, no siempre está tan presente en nuestro día a día como debería. Cuando nos dejamos llevar por la rutina, el estrés y las preocupaciones nuestra sonrisa se apaga. Pero, ¿y si hiciéramos un esfuerzo deliberado por dibujarla en nuestro rostro más a menudo?

Quizá pienses que sonreír ha de ser un acto natural y que si no nos nace, no debemos forzarlo. Hay quienes consideran que esto es una señal de hipocresía o de represión emocional; sin embargo, es un hábito que puede resultar muy positivo. Y es que el simple hecho de sonreír nos reporta grandes beneficios.

La sonrisa y sus beneficios

La relación entre la sonrisa y las emociones positivas no es unidireccional. Es decir, que esta no solo surge en respuesta a situaciones agradables sino que, del mismo modo, al sonreír podemos hacer más agradables las situaciones.

Este es un poder del que no siempre somos conscientes pero que deberíamos comenzar a aplicar más a menudo. Por ello, queremos compartirte los principales beneficios de la sonrisa.

Mejora nuestro estado de ánimo

Sonreír hace que nuestro estado de ánimo mejore; y esto sucede por la relación bidireccional que existe entre las emociones y su expresión. Cuando estás enfadado, frunces el ceño; cuando estás triste, lloras; y si te sientes feliz, sonríes. Sin embargo, también puedes utilizar este proceso en sentido inverso.

Es decir, cuando sonríes, tu cerebro interpreta que estás feliz e inmediatamente pone en marcha mecanismos que ayudan a que esto se convierta en una realidad. Así, puedes influir en tu estado emocional con este sencillo gesto. ¡Pruébalo y comprobarás su eficacia!

Nos ayuda a relajarnos y a reducir el dolor

Cuando sonreímos, el cerebro libera en el organismo diversas sustancias como endorfinas, serotoninas y otros analgésicos naturales. Esto hace que nos sintamos más relajados y que obtengamos un alivio del dolor físico y emocional.

Además, en esta situación se inhibe la producción de hormonas como el cortisol y la adrenalina que contribuye a la aparición del estrés. Por lo tanto, el efecto es aún mayor.

Facilita las relaciones sociales

La sonrisa es un facilitador social en tanto que muestra a los otros que tenemos una disposición abierta y no amenazante. Esto promueve las interacciones agradables, hace que proyectemos una imagen más positiva hacia los otros y, en muchas ocasiones, que esa sonrisa nos sea devuelta por parte de nuestro interlocutor.

Potencia el optimismo y el afrontamiento de la adversidad

¿Tiendes a ver siempre el lado menos amable de cada situación? ¿Te afectan profundamente los acontecimientos negativos? Si adoptas el hábito de sonreír más a menudo contribuirás a desarrollar una actitud más optimista, ligera y relajada. Esto te permitirá afrontar los contratiempos con más calma y, en general, mantener una buena estabilidad emocional.

Protege tu salud y alarga la vida

Sonreír no solo mejora tu salud emocional sino que también favorece tu bienestar físico. De hecho, ayuda a reducir la presión arterial y previene enfermedades cardiovasculares, favorece el sistema inmunológico, nos ayuda a recuperarnos mejor de una enfermedad e incluso contribuye a alargar nuestra vida.

Haz que la sonrisa forme parte de tu día a día

A la luz de los múltiples beneficios que tiene la sonrisa, ¿por qué no ponerla en práctica más a menudo? En lugar de esperar a que nos sucedan momentos alegres o experiencias divertidas, podemos propiciar estos estados de diferentes maneras.

Por ejemplo, viendo series o películas de comedia, acudiendo a monólogos de humor o leyendo tiras cómicas. También podemos acostumbrarnos a sonreír ante eventos cotidianos como un bebé que nos mira por la calle, un perro que juega feliz en el parque o una bonita puesta de sol.

Pero, ante todo, podemos valernos de nuestras personas más allegadas para potenciar estos estados de placer y bienestar: cuando conversamos con un amigo, abrazamos nuestra pareja o nos reencontramos con un familiar, dejemos salir la alegría, el entusiasmo y la gratitud. Y, si prefieres optar por una experiencia diferente, ¿por qué no probar con un taller de risoterapia? La sonrisa forma parte del día a día, solo debemos darle paso.

Te podría interesar...
La risa es un tranquilizante sin efectos secundarios
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
La risa es un tranquilizante sin efectos secundarios

La risa tiene beneficios insospechados entre los que podemos destacar que es un potente tranquilizante psicológico que no tiene efectos secundarios...



  • Riezu, M. I. (2009). Humor terapéutico. El Humor Risa y Sonrisa (HRS) y su aplicación en las urgencias, emergencias y cuidados críticos. Revista de Enfermería de Urgencias1(4), 11-16.
  • Addyman, C., Fogelquist, C., Levakova, L., & Rees, S. (2018). Social facilitation of laughter and smiles in preschool children. Frontiers in psychology9, 1048.