La teoría de respuesta al ítem (TRI)

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Paula Villasante
10 enero, 2019
El supuesto más importante de la TRI nos informa de que cualquier instrumento de medición debería estar en consonancia con una idea.

Una de las partes más importantes de la intervención psicológica es la evaluación. Esta se encuentra a menudo muy condicionada por los resultados que arrojan los tests administrados. Así, la teoría de respuesta al ítem (TRI) es una de las teorías de medición de los tests que aparece como complemento a la teoría de los test clásica.

Como ya hemos comentado previamente, la teoría clásica de los test (TCT) y la TRI podrían evaluar un mismo test. Cada una podría establecer una relevancia o puntuación para cada uno de los ítems. Así, esto podría dar un resultado distinto para cada persona. Es de destacar que la TRI nos daría un instrumento mucho mejor calibrado. Sin embargo, este paradigma lleva asociado un coste mucho mayor y la participación de profesionales especializados.

El objetivo de estas dos teorías de los test es el mismo. Este es generar instrumentos que midan lo que queremos que midan con el menor error posible. Así, la psicometría exige una cierta fiabilidad y validez a todos los test.

Recordemos que un test será más fiable (tendrá mayor fiabilidad) cuanto mejor replique los resultados ante la medición de dos sujetos -o del mismo sujeto en oportunidades distintas- que tengan el mismo nivel en lo medido. Por otro lado, la validez se refiere al grado en que la evidencia empírica y la teoría apoyan la interpretación de las puntuaciones de los test.

teoría de respuesta al ítem

Limitaciones de la TCT que llevan a la aparición de la TRI

Sin despreciar el servicio prestado, que ha sido mucho y útil, el enfoque clásico de la teoría de los test presenta algunas limitaciones. Carencias que demandan que demos un paso adelante en cuanto a la construcción y evaluación de test.

En la TCT, las mediciones no resultan invariantes respecto al instrumento utilizado. Así, imaginemos que un psicólogo evaluara la inteligencia de tres personas con un test diferente para cada una. En este caso, los resultados no podrían compararse. Pero, ¿Por qué?

Esto ocurre porque cada test tiene su escala. Así, para poder comparar, por ejemplo, la inteligencia de un grupo de personas que han sido evaluadas con test de inteligencia distintos, sería necesario transformar las puntuaciones obtenidas en otras baremadas.

En este sentido, la TRI consigue que podamos comparar los resultados obtenidos al utilizar distintos instrumentos estén en la misma escala. Además, otra limitación del enfoque clásico es la ausencia de invarianza de las propiedades de los test respecto de las personas utilizadas para estimarla. El enfoque de la TRI también se encarga de mejorar este hecho.

Supuestos de la Teoría de Respuesta al Ítem (TRI)

Con el objetivo de resolver estas limitaciones, la TRI tiene que hacer unas asunciones más fuertes y restrictivas que las de la TCT.

Primer supuesto

Así, el supuesto más importante de la TRI nos informa de que cualquier instrumento de medición debería estar en consonancia con una idea. Esta es que existe una relación funcional entre los valores de la variable que miden los ítems y la probabilidad de acertar estos. Esta función se denomina Curva característica del ítem (CCI).

Parece que la teoría de respuesta al ítem propone una idea novedosa con respecto a la TCT. Esta se fundamenta en que, por ejemplo, los ítems más complicados de un test de inteligencia serían contestados solo por aquellas personas más inteligentes. Por otro lado, un ítem contestado de la misma manera por todas las personas evaluadas no tendría el poder para discriminar entre más o menos inteligencia en un sujeto.

Segundo supuesto

Otro supuesto de la TRI es que la mayoría de los modelos de ésta asumen que los ítems constituyen una sola dimensión. Esto es, son unidimensionales. Así, antes de utilizar los modelos de esta teoría, hay que asegurarse de que los datos cumplen con esta unidimensionalidad. Esto supone una restricción importante para su uso: muchos de los instrumentos que manejan los psicólogos no recogen datos solamente de una única dimensión.

Mano haciendo test psicológicos

Tercer supuesto

Un tercer supuesto de los modelos de la teoría de respuesta al ítem es la independencia local. Esta quiere decir que para utilizar estos modelos los ítems han de ser independientes unos de otros. Esto es, la respuesta a uno de ellos no puede estar condicionada a la respuesta dada a otros ítems. Sin embargo, si se cumple la unidimensionalidad, también se cumple la independencia local (no hay una interdependencia de los ítems o una varianza compartida que no esté relacionada con la dimensión medida). Así, a veces ambos supuestos se tratan conjuntamente.

Muñiz (2010) señala la importancia de los avances en el campo de la psicometría y la interpretación de los test. Así, lo lógico es que empecemos a dar un paso más en este sentido, ya que los test analizados bajo el paradigma de la TRI arrojan, como mínimo, resultados preocupantes sobre cómo se está midiendo en la actualidad.

 

  • Cuesta, M. y Muñiz, J. (1999). Robustness of item response logistic models to violations of the unidimensionality assumption. Psicothema, Vol. 11, 175-182
  • Muñiz, J. (1997) Introducción a la teoría de respuesta a los ítems. Madrid: Pirámide.
  • Muñiz, J. (2000). Teoría Clásica de los Tests. Madrid: Pirámide.
  • Muñiz Fernández, J. (2010). Las teorías de los tests: teoría clásica y teoría de respuesta a los ítems. Papeles del Psicólogo: Revista del Colegio Oficial de Psicólogos.