Los beneficios de aprender un idioma para nuestro cerebro

Paula Díaz · 26 enero, 2015

 

Gracias a un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Escuela de Psicología de la Universidad de Kent, queda confirmado que el aprendizaje de un segundo idioma facilita al cerebro los mismos beneficios que ser bilingüe.

Los resultados del trabajo revelan que hablar dos idiomas tiene el mismo efecto positivo en el cerebro que el bilingüismo, sin tener en cuenta la edad a la que se aprenda el segundo idioma y de su uso.

 

¿Cómo llevaron a cabo el estudio?

 

Para conseguir estos datos, los científicos analizaron las imágenes cerebrales de un grupo de voluntarios, bilingües y no bilingües pero con nociones de dos idiomas, y un tercer grupo monolingüe, percatándose que los dos primeros grupos poseían los mismos grados de mielinización de los axones constituyendo una mayor integridad en la materia blanca del cerebro.

La materia blanca cerebral aporta una mayor eficiencia en la transmisión del conocimiento o información. El grupo de personas que solo hablaban un idioma no presentaron estos resultados anteriores.

El coautor del estudio Sinc Christos Pliatsikas declara en el mismo: “Utilizamos un método de resonancia magnética denominada Diffusion-Tensor Imaging (DTI), que analiza el movimiento de las moléculas de agua a través de la materia blanca del cerebro. Cuando detectamos una mayor dificultad del agua para moverse a través de la sustancia blanca, supusimos que tenía un mejor ‘aislamiento’, es decir, una mayor mielinización de los axones”.

Los resultados dejaron constancia que los beneficios presentes en el cerebro originados por el aprendizaje del inglés como segundo idioma pueden darse también en la edad adulta sin que exista un uso y constancia continua o permanente del mismo.

 

Entonces, ¿Por qué es beneficioso para nuestro cerebro hablar dos idiomas?

 

También hacemos eco de la importancia y provecho neuronal que nos aporta el bilingüismo con los resultados de un nuevo estudio llevado a cabo por el Centro de Envejecimiento Cognitivo y Epidemiología Cognitiva de la Universidad de Edimburgo (Reino Unido). En el mismo los expertos descubrieron que el bilingüismo provoca un efecto muy positivo sobre la cognición de cara a la madurez, permitiendo la ralentización del deterioro cognitivo del envejecimiento sobre nuestro cerebro.

Para llevar a cabo el estudio, los investigadores contaron con el análisis de datos del estudio Lothian Birth Cohort 1936, formado por 835 hablantes nativos de inglés que habían nacido y vivido en Escocia. Durante el estudio de la Universidad de Edimburgo, los participantes realizaron una test de inteligencia en 1947 a la edad de 11 años volviendo a realizar la misma prueba entre los años 2008 y 2010, contando con 70 años.

Los resultados concluyeron que las personas que hablaban dos o más idiomas tenían con notable diferencia mejores habilidades cognitivas, destacando mejores rendimientos en la inteligencia general y la lectura. Estas conclusiones fueron idénticas tanto para los que aprendieron el segundo idioma antes de los 18 años como para los que lo hicieron después de esa edad.

Las conclusiones del estudio han sido publicadas en la revista Annals of Neurology donde el autor del estudio Thomas Bak deja confirmado y demostrado que el bilingüismo, aun adquiriéndolo en la edad adulta, puede beneficiar a nuestro cerebro durante el envejecimiento.

Como resumen de todo lo anterior tenemos pues que aprender otro idioma desde una edad temprana o hacerlo a una edad ya avanzada nos aportará los mismos cambios estructurales de la materia blanca del cerebro, y por tanto gozaremos de los mismos beneficios.

Os dejo un vídeo que nos habla de los beneficios científicos del aprendizaje de una segunda lengua a nivel neuronal y a lo largo de nuestras etapas vitales:

 

 

Ya podemos animarnos a comenzar a cambiar la creencia que muchos hemos tenido de “me gustaría empezar a estudiar…. pero ya soy muy mayor y me va a costar”. Imaginaros, aprender más idiomas y poder comunicarnos más entre todos. Una utopía hecha realidad para nosotros mismos, las personas de nuestro alrededor y lo mejor “nuestro cerebro”. 

Hasta pronto. See you soon. Arrivederci. Bis bald!