El aprendizaje de idiomas como manera de socializar

Mariana Sarceda · 2 julio, 2013

Una de las maneras de ayudar a nuestros hijos a desarrollar sus capacidades sociales a la vez que apoyar al aprendizaje, son los idiomas. Y es que hay que darse cuenta que conocer un idioma es abrir la puerta a distintas posibilidades de comunicación. Al fin y al cabo el lenguaje es un vehículo de cultura y una manera de relacionarse con otras personas.
Todo esto es más que beneficioso para el desarrollo intelectual pero también en su forma de relacionarse con otros niños. Gracias al aprendizaje de otros idiomas, multiplicamos la cultura de la que nuestros hijos pueden nutrirse. Así desde la literatura, la música, la pintura, y una infinidad de movimientos culturales se desdoblan para ayudar a formar a nuestros hijos.
Hay que tener en cuenta la edad de nuestros hijos a la hora de realizar un aprendizaje de un idioma nuevo. Es decir, habrá que adaptar la manera de aprender el lenguaje a los años, a las actividades y al entendimiento de nuestros hijos. De nada sirve enseñar gramáticaa un niño de 2 años, con el que deberíamos relacionarnos de otra manera. En relación con esto, la creatividad tiene mucha importancia en el aprendizaje. Si se trabaja de manera creativa para enseñar un nuevo idioma, el niño también desarrollará una vena más creativa que le ayudará durante toda su vida.
Y por supuesto, el idioma nos ayudará a que nuestros hijos puedan relacionarse con otros niños. Y es que se abre una nueva posibilidad de comunicarse, además de ser una parte necesaria del aprendizaje. La puesta en práctica de todo lo que se aprende es un punto fundamental a la hora de aprender un idioma.
Para apoyar la puesta en práctica del idioma, es importante ver el ejemplo en casa. Como en el resto de conocimientos, hábitos y habilidades que enseñamos a nuestros hijos, es imprescindible eso de predicar con el ejemplo. Si queremos que nuestros hijos sean lectores, deberíamos leer en casa para que nos vieran, de la misma manera si queremos que nuestros hijos aprendan idiomas, deberíamos dominar el idioma y poder hablar con ellos en casa.
Una de las maneras más eficientes para aprender un idioma es gracias a lo que se conoce como inmersión lingüística, es decir, vivir durante una temporada en un país que hable el idioma que queremos dominar. Lo ideal es elegir una ciudad en la que sea sencillo aprender un idioma, donde haya escuelas para las horas teóricas y lugares de ocio para poder ponerlo en práctica. Bristol es una ciudad de este tipo, en la que la vida de la población se suma a escuelas como lo es BLC, que ofrece los más diversos planes de estudios para toda la familia (si quieres más información sobre los cursos de inglés haz clic aquí) y en los que sea sencillo y eficiente el aprendizaje.
Aprender idiomas trae siempre beneficios.