Pinchazos en el corazón: ¿debo preocuparme?

25 agosto, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
Los pinchazos repentinos en el pecho se asocian generalmente a los procesos de ansiedad. Suelen ser breves e intensos y, en ocasiones, cursan con los ataques de pánico. No obstante, también pueden ser indicio de determinadas enfermedades que debemos conocer.

Sentir pinchazos en el corazón de manera repentina e intensa es algo bastante común entre la población. Ahora bien, por más recurrente que sea siempre suscita cierta alarma e incluso miedo. ¿Estaré sufriendo un infarto de miocardio? ¿Y si es una angina de pecho? Estas suelen ser las preguntas más frecuentes que nos asaltan cuando experimentamos ese súbito dolor torácico.

Cabe señalar en primer lugar, que esta característica es un síntoma habitual de los procesos de ansiedad. Suele durar entre 5 o 10 minutos y desaparece por sí solo. Ahora bien, lo más adecuado en todos los casos es descartar posibles dolencias o alteraciones cardíacas. Por ello, es recomendable acudir a nuestro médico para someternos a un examen.

Asimismo, es interesante saber que esos pinchazos en el pecho pueden deberse a múltiples causas, incluyendo, por ejemplo, problemas digestivos e incluso condiciones musculares y óseas como la costocondritis, una enfermedad del cartílago de la caja torácica. Con esto queremos decir que siempre es acertado contar con un diagnóstico que nos permita descartar enfermedades y dolencias.

Por otro lado, hay un hecho que suele darse con frecuencia. Cuando se descartan problemas físicos y orgánicos y se revela que el origen es la ansiedad, muchas personas experimentan cierta perplejidad. La sintomatología asociada a estos trastornos es muy intensa y de ahí, que cueste asumir que ese dolor intenso tenga un desencadenante mental. Por tanto, veamos más datos a continuación.

Hombre que sufre pinchazos en el corazón

Pinchazos en el corazón, síntoma de la ansiedad

Hay un dato llamativo que nos revelan desde la Universidad de Boston y la Escuela de Medicina de Harvard. En este estudio dirigido por el doctor Jeff H. Human nos señalan que 1 de 4 personas que acuden a urgencias pensando que están sufriendo un ataque cardíaco, están padeciendo en realidad un ataque de pánico. Los pinchazos en el corazón es uno de los síntomas asociados más comunes.

El dato por sí mismo es significativo, lo cual nos indica sin duda el gran impacto que los trastornos de ansiedad tienen entre la población. Ese dolor en el pecho asociado a la ansiedad no dura más de 5 o 10 minutos. Es una experiencia breve, pero a menudo se vive de manera intensa y más, si viene acompañado de esa sintomatología asociada a los ataques de pánico. Veamos no obstante qué características presentan los pinchazos en el corazón.

¿Por qué siento ese dolor punzante en el pecho?

Por término medio, los pinchazos en el corazón suelen aparecer del siguiente modo:

  • Aparecen sin necesidad de hacer ningún esfuerzo. A veces, pueden surgir incluso en situaciones de lo más comunes y sin que haya una situación angustiante o ansiosa, como puede ser mientras comemos, hablamos por teléfono o miramos la televisión.
  • El dolor es intenso. Son punzadas en el corazón que nos impiden respirar con normalidad.
  • La experiencia es breve y desaparece por sí sola.

La causa que origina esta experiencia se debe básicamente a dos razones:

  • La tensión muscular. El corazón no deja de ser un músculo más de nuestro cuerpo. Cuando llevamos días o semanas sintiendo ansiedad, esa emoción tiende a acumularse, a quedarse impregnada en nuestro cuerpo. Finalmente, y cuando menos lo esperamos (sobre todo cuando estamos relajados) los músculos reaccionan en forma de dolor, de esos clásicos pinchazos en el corazón.
  • La respiración y los trastornos de ansiedad. Otro aspecto que debemos tener en cuenta es nuestro patrón de respiración cuando estamos ansiosos. Es más acelerado, los músculos intercostales y los que están alrededor del pecho sufran alteraciones y se evidencian en forma de pinchazos. Asimismo, esa respiración alterada genera un exceso de gases que también se traducen en dolor punzante.
Hombre que sufre pinchazos en el corazón

¿Qué otras causas pueden producir dolor en el pecho?

Tal y como hemos señalado al inicio, lo más adecuado cuando sufrimos pinchazos en el corazón es acudir a nuestro médico. La ansiedad es un trastorno psicológico que no aparece en las radiografías ni en los análisis de sangre. Por tanto, este será el diagnóstico que recibiremos en caso de que queden descartadas todas esas dolencias y enfermedades que también cursan con esta sintomatología, y que por su parte, sí presentan indicios clínicos concretos y observables.

Estas son por término medio, las otras causas físicas y orgánicas (no mentales) asociadas al dolor en el pecho.

Una enfermedad cardíaca

Cuando una persona presenta una dolencia cardíaca (ataque cardíaco, angina, etc.) es común que experimente la siguiente sintomatología:

  • Presión, ardor u opresión en el pecho
  • Dolor opresivo que llega hasta la espalda, el cuello, la mandíbula, los hombros y uno o ambos brazos
  • Ese dolor no desaparece, sino que se vuelve más intenso hasta el punto de perder el conocimiento en algunos casos.
  • Se experimenta ahogo, falta de aire…
  • Sudor frío
  • Mareos
  • Náuseas o vómitos

Problemas digestivos

Los pinchazos en el pecho pueden deberse también a trastornos del aparato digestivo. Los más comunes son los siguientes:

  • Ardor de estómago.
  • Trastornos y enfermedades del esófago.
  • Problemas en la vesícula biliar o en el páncreas (inflamación, cálculos biliares, etc.).
Corazón con un fonendo

Causas musculares y óseas

  • Costocondritis. Se trata de una enfermedad localizada en el cartílago que une las costillas al esternón, el cual se inflama y produce dolor.
  • Enfermedades como la fibromialgia también cursa con dolores en el pecho.

Problemas en los pulmones

Otro factor que los especialistas deberán descartar son los problemas en los pulmones, siendo los más comunes los siguientes:

  • Embolia pulmonar.
  • Pleuritis.
  • Colapso pulmonar.
  • Hipertensión pulmonar.

Para concluir, tal y como hemos podido ver esta realidad clínica puede tener múltiples orígenes. No obstante, en gran parte de los casos se debe a la ansiedad. Procuremos siempre tener un buen diagnóstico y aprender a manejar lo antes posible ese estrés y procesos ansiosos del día a día que tanto enturbian nuestra calidad de vida.

  • Huffman, Jeff C. (2010) Panic Disorder and Chest Pain: Mechanisms, Morbidity, and Management. Prim Care Companion J Clin Psychiatry. 2002; 4(2): 54–62.