7 realidades de las rupturas amorosas

Las rupturas pueden hacer mucho daño, tanto que nos llevan, en ocasiones, a cometer errores que dejan cicatrices. Para evitarlos, es necesario tener en cuenta una serie de hechos concretos sobre el duelo.
7 realidades de las rupturas amorosas
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 11 enero, 2023

Terminar relaciones significativas suele dejar un poso de dolor importante. Cambiar de hábitos, fragmentar lo que era una vida en común, pasar el duelo… Son realidades que cuesta asumir y procesar con calma, pues calma es lo suele faltar a lo largo de todo el proceso.

Por ello, precisamente, las personas son víctimas de sesgos de pensamiento e ideas erróneas que ayudan a sobrellevar la ruptura en un primer momento. El problema es cuando se mantienen en el tiempo, pues pueden llegar a ser muy limitantes.

Todas estas incongruencias entre la realidad externa y la mental acaban por convertir las rupturas en duelos mal llevados, en stalkear al ex en redes sociales y otras tantas conductas que hacen más mal que bien. Precisamente por ello, aquí tienes algunas realidades que probablemente tendremos que gestionar en un proceso de ruptura.

Chica triste mirando el móvil
Las rupturas implican un proceso de duelo, es decir, asumir una pérdida. Y para ello, en muchas ocasiones es recomendable el contacto cero.

1. Las rupturas amorosas duelen

Parece algo tan obvio que no necesita decirse, ¿verdad? Pero, ¿qué pasa en esos tiempos previos a la ruptura, en los que todo son discusiones, llantos y rechazo? En esos momentos es normal que sientas que cortar la relación te va a aliviar.

Sin embargo, conviene tener algo claro: va a doler. Probablemente, tanto si dejas como si te dejan. Es mejor gestionar ese dolor a través del desarrollo de la empatía y la descongestión emocional. Además, necesitarás reorganizar tus ideas sobre el rol y las funciones que había adoptado tu ex en la pareja, así como revisar tus creencias sobre el amor y las relaciones.

2. Vas a echar de menos a tu ex

Otra de las realidades de las rupturas amorosas es que es muy posible que eches de menos al otro cuando ya no esté. Contando con que hablamos de relaciones que, como mucho, no pasan de la toxicidad, seguro que algún momento compartíais algo positivo.

Ahora bien, no se debe confundir la nostalgia con las ganas de volver. Las relaciones se rompen por algo, y dejarnos llevar por las sensaciones que nos produce una evocación puede hacernos retroceder en todo el proceso.

3. Personas que se quieren pueden llegar a romper

A veces, no es necesario que se acabe el amor. Dentro del cariño es posible llegar a entender que existen incompatibilidades insalvables. Romper en ese momento es un acto de respeto hacia todos los miembros de la relación: es elegir el recuerdo de grandes amores antes que estropearlo forzando lo que no puede ser.

No tiene por qué ser culpa de nadie que una relación no funcione.

Otro de los motivos más comunes es tener proyectos de vida incompatibles. Tener hijos, vivir como un nómada, dedicarse al trabajo, todo ello son planes que requieren que ambas personas viajen en la misma dirección o la separación será inevitable, pues afectan a la propia construcción del individuo.

4. Un clavo no saca a otro clavo

Otra de las ideas erróneas, motivada por el choque del cambio de vida, es iniciar una relación nueva antes de haber superado la anterior. Es importante recalcar que es perfectamente posible sentir atracción por otras personas, aunque te encuentres en mitad de un duelo, pero aquí nos referimos a la decisión consciente de comenzar una nueva relación.

Tómate tu tiempo para sanar, para reconstituirte. La parte de tu persona que se había dedicado a la relación ahora no está, pero ese hueco nunca tendrá la silueta de alguien que acaba de llegar. De hecho, los estudios aseguran que los síntomas depresivos propios de las rupturas no empiezan a remitir, como mínimo, hasta las 2 semanas posteriores.

5. Es posible ser amigo de tu ex

Sí, como lo lees. Es posible, pero no fácil. Muchas personas se cuentan a sí mismos que podrían ser amigos de sus ex, pero suele aplicarse a la realidad en el momento inadecuado.

Cambiar la relación con una persona por la que se ha sentido amor y después el duelo de una ruptura requiere de una reconstrucción personal por parte de ambos. 

Amigos hablando en la oficina
La decisión de ser amigo de un ex debe ser consciente y requiere de un trabajo activo para situar límites y respetarlos.

6. Puedes perder amistades

Llegado un punto en la relación, es posible que los amigos que tu ex te había presentado ya sean tan cercanos a ti como cualquiera de los tuyos. Sin embargo, tras la ruptura, habrá muchos de ellos que se alejen de ti, pues en realidad eligen a tu ex por ser la primera persona con quien trabaron amistad.

Esto no siempre ocurre de esta manera, pues cada persona tiene su propia capacidad de decisión. Aun así, es bueno que dejes ir a aquellas personas que no quieren estar a tu lado tras dejarlo con esa persona.

7. La recuperación del duelo no es lineal, pero volverás a ser feliz

Esta es otra de las realidades sobre las rupturas amorosas que recibe menos atención de la que merece. Este duelo, similar al del fallecimiento de un ser querido en sus características emocionales, cuenta con una ligera diferencia: el contacto con el ex sigue siendo posible.

Por tanto, la recuperación de la ruptura no va a ser lineal en la mayoría de los casos, pues la posibilidad de volver a hablar con la otra persona traerá sentimientos de nostalgia y dolor que parecen poder apaciguarse fácilmente abriendo un chat en WhatsApp. Estos altibajos, sin embargo, son parte natural del proceso de sanación y deben afrontarse.

El contacto cero es una estrategia útil para que el proceso de duelo se vea interrumpido lo menos posible: consiste en cortar por completo las interacciones con el ex, al menos hasta que se haya reconstruido la propia vida sin esa persona.

La lista de realidades de las rupturas amorosas termina con otro hecho obvio, experimentado por cualquiera que se repone de este evento, pero que parece imposible en el momento en el que ocurre. Ese hecho es que vas a volver a sonreír, que habrá otras personas que atrapen tu cariño y con las que valga la pena compartir tu vida.

Por eso, nunca olvides que mereces tanto amor como cualquier otro ser. Incluidos tus ex.

Te podría interesar...
Hablar desde el corazón, ¿cómo hacerlo?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
Hablar desde el corazón, ¿cómo hacerlo?

Hablar desde el corazón significa conectar con los propios sentimientos y desde allí intentar conectar con los sentimientos del otro.



  • Morales, J. (2019). Proceso de duelo por ruptura de pareja. Ingenio Social, (VIII).
  • García, F. E., & Ilabaca Martínez, D. (2013). Ruptura de pareja, afrontamiento y bienestar psicológico en adultos jóvenes. Ajayu Órgano de Difusión Científica del Departamento de Psicología UCBSP11(2), 42-60.
  • Escobar Mejía, M. C. (2003). Diferencias según género en la experiencia de la separación conyugal (Doctoral dissertation, Universidad del Valle de Guatemala).
  • Portocarrero, C. I. C. (2012). Intervención al duelo por ruptura de pareja desde la terapia cognitivo conductual a partir del análisis de cuatro casos. Polisemia8(13), 35-46.
  • Najib, A., Lorberbaum, J. P., Kose, S., Bohning, D. E., & George, M. S. (2004). Regional brain activity in women grieving a romantic relationship breakup. American Journal of Psychiatry161(12), 2245-2256.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.