Seducir a un hombre: claves que hay que saber

28 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga María Vélez
Las fórmulas mágicas no existen. Sin embargo, hay algunas claves que debes tener en cuenta para seducir a un hombre.

No todo el mundo tiene claro cómo acercarse a la persona que le gusta y crear una conexión con ella. Por ello, hay quienes se preguntan cómo seducir a un hombre e incluso llegan a pedir consejo a amigos y buscar información al respecto en diversas fuentes, como pueden ser las películas, las series, los libros o los foros en línea.

La cuestión es que ninguna de estas fuentes podrá tener la tan anhelada respuesta. Algunas veces pueden brindar cierta orientación, pero nunca van a proporcionar una guía precisa con cada uno de los pasos a seguir. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que no existen fórmulas mágicas que puedan aplicarse por igual a todos los casos y ayudar a obtener resultados satisfactorios. 

Si bien una orientación puede ser de ayuda a la hora de plantearse el abordaje de la persona, lo cierto es que es uno mismo quien debe elegir qué tomar y qué no de cada consejo o fuente, además de idear mecanismos propios para desenvolverse en las distintas situaciones. Para ello, siempre será indispensable atender al contexto.

El contexto puede ayudar a crear una buena estrategia

Para seducir a un hombre es esencial ser uno mismo por encima de todo, pero también saber atender al contexto. Este es un detalle que muchos suelen pasar por alto y una de las razones por las que los primeros acercamientos pueden resultar torpes o incluso incómodos.

Atender al contexto significa no perder la espontaneidad, acercarse al otro e interactuar de la manera más natural posible, sin demasiados artificios. También implica saber qué puede resultar adecuado y qué no en función del tiempo y el espacio.

En otras palabras, atender al contexto significa no perder el foco de dónde y con quién se está. No es lo mismo buscar y tener una conversación al lado de una máquina de café en un edificio público, que en un bar lleno de gente o en un parque tranquilo. En cada uno de estos escenarios el tono de voz, el lenguaje corporal e incluso la profundidad de la conversación es muy distinta.

El sentido del humor es una gran aliado, pero no hay que forzarlo

A menudo se recomienda apelar a la jovialidad y al sentido del humor para seducir a un hombre. Sin embargo, esto se suele malinterpretar y por ello, muchas personas no consiguen su objetivo. ¿La razón? Han forzado demasiado el chiste, se han inventado un papel que en vez de resultar encantador y atractivo, resulta más bien poco natural. No por soltar una gran carcajada por cada cosa que diga el hombre, este va a “enamorarse”.

Si el chiste surge de manera espontánea, bienvenido sea. Si no, no hace falta forzarlo. Con mantener el hilo de la conversación, mirar a los ojos, sonreír cuando sea oportuno, prestar atención a lo que comunica esa persona y darle un feedback acorde es suficiente para dar una buena impresión y establecer una buena dinámica. Además, hay que recordar que no hace falta correr.

Para seducir a un hombre hace falta establecer una buena relación paso a paso. No pretender que todo se dé en un momento.

El poder de la buena comunicación

Para seducir a un hombre con el que se quiere establecer una relación sana desde el comienzo, no hay nada como apelar al poder de la buena comunicación. Por esto mismo es tan importante prestar atención a lo que él comunica a través de sus palabras y lenguaje corporal.

Si bien es cierto que es importante mantener conversaciones que sean fluidas, amenas e interesantes, lo que realmente permitirá afianzar el vínculo y hacer que ambos estén cómodos el uno con el otro será el hecho de saber transmitir adecuadamente un mensaje, respetar y poner límites, exponer una idea y buscar el consenso.

Manos de personas conversando

Una buena comunicación no significa estar de acuerdo en todo siempre, sino en saber transmitirle al otro ─desde el respeto y la asertividad─ las propias ideas, emociones y sentimientos.

La clave de todo: ser uno mismo

Todas las claves anteriores convergen en un mismo punto: ser uno mismo, porque solo así es posible establecer una conexión real y significativa. Piensa en esto: ¿Cómo van a conocerte de verdad si finges ser alguien que no eres solo para agradar a una persona?

Si para seducir a un hombre debes improvisar demasiado, cambiar drásticamente tu forma de ser, entonces quizás ese no es el camino que debas seguir, así que no te dejes de lado, preséntate como eres, evita la artificialidad y dale tu tiempo y atención a quien te mire tal y aprecie tal y como eres.