La importancia de una buena comunicación

A menudo, en la comunicación hay quien se limita a sobreentender, a dar por supuestos conceptos e ideas que no se adecuan a lo que el interlocutor le informa. Saber dialogar, argumentar y escuchar es clave para ahorrarnos conflictos sin sentido.
La importancia de una buena comunicación
Gema Sánchez Cuevas

Escrito y verificado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 06 julio, 2021.

Última actualización: 06 julio, 2021

Solemos escuchar o leer, sobre lo importante que es mantener una buena comunicación, ya sea en el ámbito laboral, familiar, social o de pareja. Ahora bien, ¿tenemos en cuanta todo lo que conlleva el proceso de comunicación?

No siempre encontramos las palabras precisas, la forma de hacernos entender o de transmitir aquello que deseamos transmitir, incluso de transformar en palabras lo que pensamos o sentimos. A menudo, nos resulta todo un desafío. Incluso, a veces, consideramos que no somos nosotros, sino nuestro interlocutor el que pone una barrera para que no le llegue nuestro mensaje.

No somos conscientes de todo el engranaje que forma parte de nuestros procesos de comunicación. Nos olvidamos de la importancia de comunicarnos con los demás de manera clara y sencilla, sin pensar en el impacto que puedan llevar nuestras palabras y gestos.

Suponemos, damos por hecho, creamos hipótesis personales sobre acontecimientos o personas, sobreentendemos, difamamos, añadimos o quitamos detalles a la información que nos ha llegado, etc.

Tal y como señaló Paul Watzlawick, uno de los mayores expertos en comunicación humana en su día, las personas cometemos grandes fallos en este proceso, lo cual merma por completo nuestra capacidad para llegar a acuerdos o consolidar relaciones.

“No esperes a que te toque el turno de hablar: aprende a escuchar de verdad y serás diferente.”

-Charles Chaplin-

Creamos realidades a partir del lenguaje

Amigas tomando café sentadas

Somos como escultores, que van creando o destruyendo la información que originan o reciben, en base a sus características, experiencias y peculiaridades. Hay que tener en cuenta que, los seres humanos creamos realidades, a través de nuestro lenguaje.

Cuando una persona intenta transmitir una imagen, un sentimiento, un concepto o una idea, probablemente el interlocutor no reciba lo mismo. ¿Lo habías pensado? La causa de la gran mayoría de los malentendidos es cuando las personas creen estar hablando de lo mismo, pero su concepción es totalmente distinta.

De este modo, estudios como el llevado a cabo por los psicólogos Celia roberts y Val Wass, del  King’s College de Londres, nos señalan que la enseñanza en habilidades comunicativas es clave en la formación de todo universitario. El día de mañana, un profesional con escasas competencias en esta materia no desarrollará su labor de modo adecuado.

Para crear realidades con mayor sentido, significado y cercanía debemos alzarnos como comunicadores eficaces.

Claves de la comunicación efectiva

Hay parejas que hablan del amor, pero tienen visiones distintas del mismo. Hay personas que comparten una amistad, teniendo para cada cual unas características diferentes. ¿Nunca habías pensado que quizás cuando estás conversando o discutiendo con una persona, puede que tengáis visiones o significados distintos sobre aquello en lo que no estáis de acuerdo?

En las conversaciones con los demás, la palabra puede ser la misma pero el contenido totalmente distinto. La superficie y la profundidad pueden no guardar la relación que tú te imaginas. Hay que tener en cuenta qué decimos y cómo lo hacemos, para obtener un mapa más preciso de nuestra comunicación con los demás.

Según Lamb, Hair y McDaniel, para que la comunicación sea efectiva deben darse los siguientes procesos:

Escucha activa

Es común que las personas hablen sin escuchar lo que el otro tiene que decir. Mientras el interlocutor está expresando su punto de vista, estamos pensando en la próxima respuesta a dar y hacer de nuestro discurso el centro de la conversación.

Otro error es escuchar y prestar atención sólo a lo que se quiere, ignorando lo que no nos interesa o lo que va en contra de nuestros principios. Es como si tuviéramos un filtro que sólo se enfoca en la información que es consonante con nuestras emociones y pensamientos. En estos casos, es imposible llegar a acuerdos o entendimientos con posturas diferentes a la nuestra.

Empatía

Ser empático implica ser capaces identificar los sentimientos y pensamientos de otros individuos, y experimentarlos como si fueran nuestros. En la comunicación efectiva es esencial la empatía, pues facilita el entendimiento mutuo.

Si queremos que nuestro mensaje llegue exitosamente a los receptores, será de gran utilidad identificarnos con los interlocutores. Conocer lo qué piensan, sienten u opinan del tema propiciará en nosotros respuestas adecuadas.

Comprensión del lenguaje no verbal

El lenguaje no verbal (gestos y posturas corporales) también transmiten un mensaje. Fijarse en el lenguaje corporal de nuestros interlocutores ayudará mucho a comprender el mensaje.  Asimismo,  en toda comunicación, lo ideal es que nuestro cuerpo y nuestras palabras estén en sintonía. Así, evitamos provocar confusiones.

Asertividad

Un aspecto de la asertividad es la capacidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, sin atentar contra los demás.

Habilidades para resolver diferencias

Una forma de hacerlo es teniendo apertura hacia otros puntos de vista. Si vamos predispuestos a imponer nuestras creencias y a no aceptar otras perspectivas, será difícil lograr una comunicación efectiva con cualquier persona.

Respeto

De la mano con lo dicho anteriormente, es importante que sepamos que no todo lo que emiten nuestros interlocutores estará en sintonía con nuestras posturas. Lo ideal es aceptar esta realidad y respetar todas las divergencias que encontremos. Esto implica no imponer nuestras creencias u opiniones, y estimular el al dialogo reflexivo e integrador.

Una oportunidad para mejorar nuestra comunicación y los aspectos emocionales de la misma podemos encontrarla en el curso Mejora tu comunicación de Javier Cebreiros disponible en nuestra plataforma, el cual nos adentra en el maravilloso universo de la comunicación y nos aporta diversas estrategias.

En el siguiente vídeo podemos hacernos una idea de la importancia de una buena comunicación en una bonita historia de amor:

Preguntar en lugar de suponer

Cuando mantenemos una conversación con otra persona resulta fundamental, que preguntemos al otro qué es o qué significa para él aquello sobre lo que conversamos.

¿Qué es para ti el amor? ¿Qué es para ti una relación de pareja? ¿Qué significa para ti ser leal o aburrido? ¿Qué es para ti la felicidad o la tristeza? Y de la misma forma, nosotros también podemos explicar como lo vemos. Sino, tan solo nos encontraremos dando por hecho que el otro comparte nuestra visión del mundo o que piensa igual que nosotros. Y esto, ¿sería mucha casualidad no?

Nos ahorraríamos muchos conflictos y malentendidos si en lugar de suponer, hubiésemos preguntado antes a nuestro interlocutor a qué se refería con su idea o planteamiento…

Cada uno lleva a la espalda su educación, sus experiencias, su formación, sus características personales, como para que siempre compartamos opiniones o sentimientos parecidos. Son las gafas propias con las que sentimos, interpretamos, pensamos y actuamos sobre el mundo. Y cada uno de nosotros lleva un modelo diferente.

Nos comunicamos a través de historias

¿Por qué no pensar que lo que comunicamos es como si fuese un relato? Lo que yo te comunico, es como si fuera un cuento, los hechos vividos desde mi experiencia, una versión y lo que tú entiendes, es otra versión en base a tus características. Tú me escuchas, pero en base a tus peculiaridades así me entiendes.

¿O es que no os habéis dado cuenta de que en ocasiones, cuando hemos contado algo a alguien y ésta persona se lo ha comunicado a otra, no transmite exactamente lo mismo que nosotros? Cada persona puntualiza lo importante según sus experiencias. Por eso cada persona es responsable de comunicar su propia historia.

Cuando decimos que el otro no tiene razón, lo que en realidad expresamos es que no piensa igual a nosotros. ¿O no? Reflexiónalo…

Te podría interesar...
¿Cómo hablar de intimidad con tu pareja?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Cómo hablar de intimidad con tu pareja?

La manera en la que una pareja se comporta en la intimidad dice mucho de la calidad de la relación que mantienen. Sin embargo, hay parejas que enfr...



  • Watzlawick, Paul (2010) Teoría de la comunicación humana. Madrid: Herder Watzlawick, Paul (2014) No es posible comunicar. Madrid: Herder A menudo, en la comunicación hay quien se limita a sobreentender, a dar por supuestos conceptos e ideas que no se adecuan a lo que el interlocutor le informa. Saber dialogar, argumentar y escuchar es clave para ahorrarnos conflictos sin sentido.