Sinestesia: oigo colores y veo sonidos - La Mente es Maravillosa

Sinestesia: oigo colores y veo sonidos

Carolina López De Luis 3 junio, 2016 en Psicología 1230 compartidos
Mujer con sinestesia escuchando música de colores

La sinestesia significa “unión de sensaciones”. Es un fenómeno que consiste en experimentar, a través de la percepción de un estímulo visual, táctil o auditivo, una sensación perceptiva que le acompaña.

Para entenderlo, veamos un ejemplo: una de las formas más habituales de sinestesia es asociar los números, días de la semana o meses a un color determinado. La persona los percibe acompañado de un color, siempre el mismo para cada número o día.

No son muchas las personas que experimentan esto, pero es más habitual de lo que pensamos. De hecho, hay mucha gente que desconoce que su manera de percibir ciertos estímulos es diferente a la del resto hasta que hablando con alguien, se dan cuenta de que no es lo “normal”.

Este fenómeno no es vivido como algo desagradable. Incluso, los sinestésicos no se imaginan el mundo sin percibirlo de la manera en la que lo hacen, les parecería demasiado pobre. Así que, no hablamos de una patología, sino de una manera diferente y más rica de percibir el mundo.

Formas diferentes de sinestesia

Mujer con sinestesia escuchando músicaHay muchas formas diferentes de sinestesia. Por ejemplo, hay personas que a la vez que escuchan música perciben colores, aunque no es una alucinación. No es que vean colores y crean que forman parte de la realidad sino que cuando escuchan una pieza musical, les inunda un torrente de colores, estando cada color asociado a una nota musical.

Un científico, Jamie Ward, afirma que los sinestésicos experimentan el mundo de una manera extraordinaria, tienen una sensación extra de los estímulos que les rodean. Las palabras pueden evocarles sabores, cada número un color, el dolor también puede ir acompañado de un sabor o un color… Así, existen diferentes formas de experimentarlo.

Sinestesia y arte

Percibir de una forma tan rica el entorno, puede favorecer la creatividad. Algo que es muy provechoso para aquellos que se dedican al arte, ya que pueden expresar a través de sus obras cómo se presenta el mundo ante ellos.

Una artista neoyorquina, Carol Steen, utiliza esta condición para inspirar sus creaciones. Esta mujer afirma que puede observar el color, el sabor y el olor del dolor. Como forma de inspiración, utiliza la acupuntura para despertar estas sensaciones y plasmarlas en sus obras de arte.

Existen evidencias sobre famosos sinestésicos como el escritor Vladimir Nabokov, quien afirmaba que, para él, la combinación de las letras “NZSPYGV” formaban el arco iris. También el físico y premio Nobel Richard Feynman y el filósofo Ludwig Wittgenstein.

¿La sinestesia es hereditaria?

ADN de colores representando sinestesiaHoy en día se sabe que la sinestesia tiene un componente biológico y genético, aunque aún no se han podido identificar con exactitud a los genes implicados. Entre padres e hijos sí se puede heredar la sinestesia, pero las sensaciones no tienen por qué ser las mismas.

Se hereda la condición, pero no la forma de experimentarla. Tanto es así que entre gemelos se ha encontrado que sus experiencias no son iguales, e incluso que uno puede ser sinestésico y el otro no. También se puede dar el caso de que los padres no lo experimenten, aunque sean portadores del gen y que el hijo sí que lo exprese.

Los niños sinestésicos habitualmente descubren que lo son en la adolescencia: al hablar sobre un sonido o un número se dan cuenta que no todos lo vemos como él. Por ejemplo, según Ward, un niño describía los sonidos a través de los colores diciendo que el croar de las ranas habitualmente era marrón, pero ese día sonaba azul, refiriéndose a que el sonido ese día era más agudo.

La sinestesia en el cerebro

Pinceles con coloresExiste un área en nuestro cerebro que se encarga de la percepción de los colores: la V4. Julia Nunn, en un experimento con 12 personas, observó mediante resonancia magnética que esta parte de la corteza cerebral se activaba cuando los sujetos sinéstesicos escuchaban un discurso con los ojos tapados, demostrando que la percepción de un estímulo (sonido) automáticamente les evocaba otro (color).

Además la evocación de una sensación a través de otra es casi instantánea y siempre se experiencia de la misma manera. Algunos lo ven en el papel en el que leen el número o la palabra, aunque son conscientes de que la hoja está en blanco. Otros dicen que lo ven como en un especie de “pantalla interior” o que lo ven como si flotase.

A modo de resumen, se puede decir que la sinestesia es:

  • Estable en el tiempo, percibiendo las mismas sensaciones con cada estímulo ( siempre el mismo color para un número concreto).
  • Familiar, se puede heredar.
  • Específico, siempre aparece con los mismos estímulos.
  • Ocurre rápidamente, nada más leer la palabra, escuchar una canción, tocar una superficie o ver un número aparece automáticamente la sensación que le acompaña.

Otras formas de sinestesia

Este fenómeno se da en personas que perciben de manera especial el entorno, desde su nacimiento y probablemente debido a la herencia de los genes implicados. Pero no es la única manera de experimentarlo. También se puede vivir una experiencia parecida a través del consumo de LSD.

Puede expresarse incluso después de adquirir una ceguera. Las personas que se han quedado ciegas pueden, a través de la audición, experimentar imágenes visuales mentalmente, aunque esto ocurre en personas que anteriormente tenían sinestesia y además antes podían ver.

De esta manera, la sinestesia es un fenómeno que todavía hoy despierta la curiosidad de muchos científicos y plantea muchos enigmas sobre el modo en el que percibimos el mundo.

Carolina López De Luis

Psicóloga, Máster y doctoranda en Neurociencias. Me apasiona estudiar los procesos neurológicos que subyacen a nuestro comportamiento, emociones y salud.

Ver perfil »
Te puede gustar