Cómo hablarle a tu pareja adicta

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Gema Sánchez Cuevas el 18 octubre, 2013
Okairy Zuñiga · 29 junio, 2019

Las adicciones conllevan un trasfondo poco conocido: la comunicación. Hablar con un adicto puede llegar a suponer un gran esfuerzo. En muchas ocasiones, aquellos que son adictos pueden llegar a mostrarse agresivos si no consiguen lo que quieren, o pueden llegar a mentir de forma compulsiva para alcanzar sus propósitos. Por ello, resulta esencial tener paciencia y saber cómo tratar con alguien que padezca alguna clase de adicción.

Del mismo modo que existen diferentes adicciones, también existen diferentes formas de ser. Así pues, la comunicación variará dependiendo de cada persona y del tipo de adicción. Sin embargo, este problema se vuelve aún mayor cuando el adicto es tu pareja, ya que la tristeza, enojo y caos serán una constante. ¿Qué podemos hacer en estos casos?

Es un enfermo y necesita ayuda

Si estás en este caso, lo primero que debes hacer es no juzgar duramente a tu pareja. Aunque te resulte complicado, recuerda que una adicción es una enfermedad y cuando juzgamos al adicto, este se hunde más en ese problema. No es que seamos débiles o cobardes y por eso lo aceptamos, sino que buscamos darle la estabilidad que le permita combatir su soledad y la adicción. Aunque, ante todo debes procurar tu seguridad y la de tus hijos.

Hablen cuando la persona esté en condiciones para hacerlo

Un error muy común es intentar hablar con una persona adicta cuando está intoxicada. Por desgracia, durante esta etapa tu pareja no puede entender lo que le dices, tú serás presa de tus sentimientos y al día siguiente él habrá olvidado la discusión. Los casos de violencia suelen presentarse justo en este momento a causa de la pérdida de control de las dos personas. Lo ideal es que esperes a que tu pareja esté consciente para hablar, y también procura tener a alguien cerca para controlarlo si se pone violento.

Establecer un clima cordial y tranquilo será importante para mantener una charla profunda sobre la problemática. Propiciar un ambiente tranquilo y sin sobresaltos favorecerá que nuestra pareja se sienta más tranquila. Ofrecerle nuestro apoyo y ayuda supondrá un punto clave para que sepa que no está solo. Del mismo modo, también le podemos ofrecer la posibilidad de acudir a un profesional.

Mantén una conversación sencilla

Cuando esté tranquilo puedes iniciar la conversación con algo similar a “Necesito que hablemos, por favor escúchame sin interrumpir”. No te preocupes si suena como una orden, en realidad, esta frase te ayudará a atraer su atención. A continuación, explícale la situación de una forma sencilla: “anoche llegaste tarde, ebrio, despertaste a los niños y los asustaste”. A partir de este momento puedes expresar tus sentimientos: temores por sus hijos, por ustedes como pareja, etc.

Es recomendable expresarme de forma calmada, sin alteraciones ni alzar la voz. La persona adicta puede responder de forma impredecible ante ambientes hostiles, por lo que será importante hablarle desde la sinceridad, de forma directa pero con tacto.

Dí la verdad

No mientas ni digas cosas que no cumplirás, como que te irás de la casa. Es mejor que le hables de la preocupación que tus hijos y tú tienen por él o ella y su salud. Si has tomado la decisión de romper con esta relación, debes explicarle cuándo lo harás y si existe alguna posibilidad de reconciliación más adelante.

Mentir con amenazas que nunca se cumplirán, tan solo es una forma más de alargar la situación. Tu pareja será consciente de que se trata de una técnica de manipulación que nunca llevas a cabo, por lo que antes de hablar es conveniente saber que lo que diremos será verdad.

No caigas en el juego de las promesas

Es muy común que los adictos prometan aquello que su pareja desea escuchar. Sin embargo, debes mantenerte firme y no permitir que sus promesas te envuelvan. Creerle y darle nuevas oportunidades te convertirá en adicto a una pareja que por el momento no te puede dar una relación de calidad.

Hablar con un adicto: tarea complicada

Nunca va a ser fácil hablar con tu pareja si es un adicto. Estarás asustada, herida y desilusionada por toda la situación, pero al iniciar una conversación le ayudarás a dar el primer paso. Recuerda que podrás ayudarle a salir adelante, pero nunca podrás decidir por él. Invitarle a pedir ayuda profesional puede ser una gran idea.

Es conveniente saber que existen diferentes tipos de terapias que pueden ayudar a superar el problema. Por ejemplo, Becoña y Cortés (2008), señalan que la eficacia de las terapias conductuales familiares y de pareja en este tipo de situaciones. Este tipo de terapias, como destacan Marcos Sierra y Garrido Fernández (2009), «consiste en el entrenamiento en habilidades de comunicación y en el incremento de la tasa de reforzamiento positivo en las relaciones familiares, utilizándose en paciente casados o que conviven con parejas no consumidoras de drogas».

Así pues, pedir ayuda profesional puede ser el principio del cambio. De este modo, vuestra relación se verá mejorada y, poco a poco, podréis disfrutar el uno del otro con plenitud y sin conflictos.