¿Cómo resuelven las parejas inteligentes sus problemas?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio De Dios González el 4 octubre, 2017
Okairy Zuñiga · 24 agosto, 2013
Las parejas inteligentes son hábiles comunicando emociones, empatizando y comunicando con respeto y asertividad.

En las relaciones afectivas son comunes las peleas y esas diferencias que en un momento dado, marcan ciertas distancias y desacuerdos. Así, algo que siempre suele decirse es que las parejas inteligentes son las que cuentan con mejores estrategias para superar estas situaciones y a su vez, salir fortalecidos.

Por otro lado, hay un aspecto que debemos entender en primer lugar. Las discusiones pueden ser enriquecedoras. Es más, si las llevamos a cabo de manera adecuada, no suponen ningún riesgo para la relación, siempre y  cuando sean enfrentadas de manera hábil y con buena comunicación.

De hecho, estos conflictos pueden hacer que la pareja se acerque aún más, adquiriendo valiosos recursos. La clave, por tanto es saber manejar el conflicto y decidir la forma en que este será solucionado antes de que se presente o cómo abordarlo cuando sea inevitable o se haya producido ya.

Autores y especialistas en relaciones de pareja como John Gottman nos recuerdan que en caso de manejar de forma acertada estas diferencias, conflictos y discusiones, corremos el riesgo de hacer mella en el vínculo. De distanciarnos incluso.

“Ninguna persona involucrada en una relación debería sentir que para hacerla viable necesita renunciar a una parte esencial de sí misma.”

-May Sarton-

Pareja enfadada

Diferencia entre las parejas poco exitosas y las parejas inteligentes

Las parejas que no han definido la forma en que enfrentarán los problemas o discusiones tienden a pelear, huir y quedarse con los resentimientos que se originan por lo que se dijo o se hizo, incluso durante años.

Este tipo de parejas suelen pelear y mantenerse enfadadas durante largos periodos de tiempo. Esto va provocando que la relación se enfríe, se pierda la confianza y deje de ser una pareja para convertirse en dos personas que lo único que comparten es la casa en la que habitan.

En cambio, las parejas inteligentes han desarrollado la habilidad de encontrar los problemas, darles una solución entre los dos y dejarlos ir como heridas cicatrizadas para siempre. Estas personas se esfuerzan en cuidar su relación y del uno al otro, más que en encontrar detalles para echarse en cara u obtener la razón.

Asimismo, especialistas en el tema como Barton Goldsmith, autor de “La pareja feliz” nos señala algo interesante en lo que reflexionar. La clave para que un proyecto afectivo entre dos funcione está en el compromiso. Con pareja inteligente no nos referimos por tanto a nuestro nivel de estudios o títulos universitarios. Nos referimos a voluntades, a saber comunicar, a comprometernos en el bienestar mútuo.

Lo habitual es que las parejas emocionalmente inteligentes afronten los problemas desde la intimidad y tomando como punto de partida el interés común de encontrarles una solución.

Novios besándose, representando parejas inteligentes

Las cuatro claves de una pareja inteligente

¿Qué hacen las parejas inteligentes para mantener su estabilidad? Hay cuatro actitudes que resultan fundamentales, cuatro dimensiones en las que debemos reflexionar.

1. Comunicación

Hablar de los problemas que suceden es fundamental. Ahora bien, hay que hacerlo desde la calma y en el momento en que se presentan sin herirse ni tomar actitudes negativas contra el otro. Las culpas, las amenazas y las recriminaciones deben quedar fuera.

Para ello debemos hacer uso de las siguientes dimensiones:

  • Escucha activa.
  • Asertividad.
  • Empatía.
  • Inteligencia Emocional

Estudios como el llevado a cabo por el doctor John Gottman, nos señalan que una de las claves para mejorar en la comunicación, es que los hombres invirtieran en habilidades de Inteligencia Emocional. Por término medio, es el género masculino a quien le cuesta más desarrollar la comunicación emocional.

2. Acuerdos

Una vez que los problemas han sido solucionados desde la comunicación y el diálogo, es importante establecer las reglas para evitar que se vuelvan a presentar esos conflictos o se guarden resentimientos.

Llegar a acuerdos es saber crear alianzas, las cuales deben estar fundadas desde el respeto. Asimismo, en esos acuerdos nadie debe perder, la pareja debe tener la oportunidad de ganar y avanzar.

3. Negociación

Ya lo hemos señalado, la comunicación es básica, en igualdad. Los acuerdos se deben establecer negociando, nunca imponiendo. Y esa negociación se debe realizar sin incluir a nadie más, salvo que se trate de un especialista.

Las habilidades de negociación son complejas y a menudo, requerimos de un profesional que nos ayude a aprender esta práctica tan necesaria.

4. Respeto

Ante todo, y sin importar la clase, razón o tamaño del problema, hay que respetarse mutuamente y nunca olvidar ese amor que se siente por el otro.

No existe la pareja perfecta

Pareja inteligentes dándose la mano

Seamos realistas, las parejas sin discrepancias no existen. Las que sí existen son las parejas inteligentes, las cuales han desarrollado la capacidad de mejorar su relación y comunicación.

Las parejas inteligentes saben que es necesario escuchar las ideas de las dos partes, dialogan sin atacar al otro y aprenden de los errores para mantener vivo el amor que les nutre de felicidad.

No son perfectas, pero las parejas inteligentes son esas que cuando llegan a la vejez son miradas con envidia y admiración por el amor que se tienen el uno al otro y la fortaleza de su relación.

  • Baucom, D. H., Belus, J. M., Adelman, C. B., Fischer, M. S., & Paprocki, C. (2014). Couple-based interventions for psychopathology: A renewed direction for the field. Family Process53(3), 445–461. https://doi.org/10.1111/famp.12075
  • Hilpert, P., Bodenmann, G., Nussbeck, F. W., & Bradbury, T. N. (2016). Improving Personal Happiness Through Couple Intervention: A Randomized Controlled Trial of a Self-directed Couple Enhancement Program. Journal of Happiness Studies17(1), 213–237. https://doi.org/10.1007/s10902-014-9591-7