Cuando un narcisista te dice que el egoísta eres tú

¿Alguna vez te ha dicho un narcisista que el falso, egoísta y manipulador eres tú? En efecto, este tipo de personalidad usa la proyección, y volcará siempre sobre ti realidades que le son propias y que no reconoce. ¿Qué hacer en estos casos?
Cuando un narcisista te dice que el egoísta eres tú
Valeria Sabater

Escrito y verificado por la psicóloga Valeria Sabater.

Última actualización: 29 octubre, 2022

Si hay un tipo de personalidad especializada en destruirte de dentro a fuera es la narcisista. Todos hemos conocido a alguien definido por estas malas artes, por esta habilidad tan inusitada para hacer daño a cualquier nivel. Lo sabe el que ha sido criado por unos padres narcisista y lo entiende quien ha tenido la mala suerte de enamorarse de alguien con este perfil.

Porque no podemos olvidar que más allá de la grandiosidad, de su necesidad de atención y capacidad para manipular, está su solvente eficacia para invalidar a quien tiene cerca. Aniquilan fortalezas y hasta el sentido de la propia identidad. Por ello, todo superviviente de este tipo de vínculos tiene después la obligación de reparar cada fragmento suelto de su autoestima.

Es decisivo, por tanto, que los veamos venir, que sepamos identificar lo antes posible este patrón de personalidad. Porque si bien es cierto que a menudo llegan hasta nosotros deslumbrándonos con su amabilidad e indudable carisma, hay detalles y matices que deben ponernos en alerta. De hecho, una característica que siempre les define es su falta de autoconciencia.

Un narcisista jamás se sentirá responsable del daño que hace. Más aún, a su parecer, quienes actúan con mala fe no son ellos, somos nosotros. ¿Por qué sucede esto? ¿Qué hay en sus mecanismos mentales para que adopten esta visión tan distorsionada?

Para un narcisista no hay ningún problema en su forma de ser y de actuar. Sus valores y necesidades están en sintonía con sus actos.

Hombre con disociación
Aunque nos encaremos a un narcisista, jamás tomará conciencia del daño que nos hace debido a su falta de autoconciencia.

Proyección, egosintonía y falta de autoconciencia, la tríada del narcisista

En los últimos años, estamos viendo cómo el término “narcisista” aparece casi de forma constante en muchas conversaciones e infinitos medios. Quizá, estemos abusando en exceso de esta etiqueta. Puede que hasta se estén patologizando conductas que, en realidad, orbitan en el mero egoísmo, pero no en una condición clínica.

Decimos esto porque el trastorno de la personalidad narcisista no es tan común como pensamos. Es una entidad psiquiátrica compleja que suele ser comórbida con la ansiedad o la depresión. Asimismo, cabe señalar que este trastorno de personalidad del Grupo B es muy difícil de tratar en terapia.

Una investigación de la Universidad Estatal de Florida destaca un dato al respecto. La persona diagnosticada con esta condición evidencia una elevada resistencia al cambio psicoterapéutico. No se adhiere a las recomendaciones y crea dinámicas muy negativas con los psicólogos.

La razón de que actúen de este modo se debe a varios factores, pero hay uno que actúa como nexo general: un narcisista no tiene autoconciencia y no ve problema alguno en su conducta. Veamos ahora esas variables que usan para eludir toda responsabilidad en sus actos.

La proyección: cuando la mala persona eres tú

Este perfil de personalidad te culpabilizará a ti de sus emociones negativas. Esto significa que para un narcisista, el egoísta eres tú. Eres tú quien hace daño, quien miente, vulnera y tiene un problema con el mundo. Pocos perfiles son tan astutos en el mecanismo de la protección psicológica y en esa competencia con la que arrojar sobre los demás defectos que son propios.

Si nos preguntamos ahora por qué emplean este recurso, la respuesta es sencilla. La proyección es un mecanismo que les permite evitar la autoconciencia. Si en algún momento asumieran sus malas artes y esos comportamientos que les alejan siempre de los demás, se sentirían vulnerables. Y lo último que desea un narcisista es experimentar vulnerabilidad.

Egosintonía: yo soy congruente, el defectuoso eres tú

Hay otra razón por la que estos individuos no asumen ni perciben el efecto de sus conductas. La egosintonía define la afinidad que evidencia un narcisista con su propia personalidad, su actitud, sus valores y sus deseos. Aquello que piensa y siente siempre está en congruencia con aquello que hace. ¿Por qué corregir o cambiar algo del propio ser si creen que actúan como deben?

Ese, como podemos imaginar, es uno de los mayores problemas de quienes presentan un trastorno de la personalidad narcisista. Su carácter les hace sentir bien y, por tanto, lo que más necesitan es que los demás refuercen y validen esos atributos. En caso de que no lo hagamos, evidentemente, el problema lo tenemos nosotros.

La falta de autoconciencia: no necesito saber cómo soy, porque soy perfecto

Para un narcisista el egoísta eres tú porque él jamás hará un viaje a su interior para tomar conciencia de sus actos. Tal y como nos explicó Daniel Goleman, la autoconciencia es esa capacidad para comprender las emociones de uno mismo, las valías, las debilidades, las necesidades y la capacidad de regular los impulsos.

Todos necesitamos habilitarnos en esta área para entender quiénes somos y actuar con acierto, respeto e inteligencia emocional. Sin embargo, quienes orbitan en trastornos de la personalidad como el narcisismo o la conducta antisocial, carecen de esta competencia.

Un narcisista jamás verá sus defectos porque son incapaces de practicar la autoconciencia. Por ello, para salvaguardar su autoestima y su autoimagen, culpará a los demás de sus errores, deficiencias y fracasos. En su universo interno, quien tiene un verdadero problema eres tú.

Pareja discutiendo en la calle
Evitemos discutir con un narcisista, siempre tendrá las de ganar y nos dejará agotados mentalmente.

¿Qué hacer cuando un narcisista te dice que el egoísta eres tú?

Te habrá pasado más de una vez. En caso de compartir espacios, relaciones y vida con estas figuras, habrás vivido esa situación en la que un narcisista te dice que el egoísta eres tú. Para saber cómo abordar esta realidad, te interesará saber lo que nos revela un estudio de la Universidad de Washington en St. Louis:

  • Un narcisista entiende que los demás puedan verlos de manera menos positiva de lo que les gustaría. Pero sus autopercepciones están tan sesgadas que esto no les importa.
  • Saben que, con el tiempo, la imagen que dan a los demás se va deteriorando.
  • Un narcisista no se ve a sí mismo como “narcisista”, se percibe como alguien arrogante. Sin embargo, esa visión les agrada porque les hace pensar que así obtienen mayor poder.

Sabiendo esto… ¿Qué podemos hacer?

No vale la pena discutir, pero explícales las consecuencias de su conducta

Quien carece de autoconciencia y piensa que su forma de ser es válida y positiva no aceptará ninguna crítica. Discutir con un narcisista es perder el tiempo. Decirles cómo son es perder la paciencia. Sin embargo, hay un aspecto que sí entenderán y es que con su carácter están condenados a la soledad y el ostracismo.

Un narcisista necesita audiencia y personas a las que manipular para reforzar su ego. Poco a poco, dejarán de tener a personas de las que valerse y eso es algo que sí pueden comprender. Pongamos esta realidad sobre la mesa, seamos sinceros sobre lo que les sucederá.

Dejar atrás a quien hace daño no es egoísmo, es un acto de supervivencia

La vida con la persona con un trastorno de la personalidad narcisista es muy complicada. En caso de ser un familiar cercano o nuestra pareja, es conveniente recomendarles ayuda psicológica. Procuremos agotar antes todos los intentos para que ejerzan un cambio. No obstante, como ya hemos señalado, este perfil no siempre practica la autoconciencia ni ve necesario acudir a terapia.

Ahora bien, cuando la convivencia ya se hace insostenible y el sufrimiento llega a cuotas inaceptables, deberemos tomar una decisión. Recordemos, nadie es egoísta por priorizar su bienestar y seguridad personal. Y a veces poner distancia de quien nos hace daño es un ejercicio básico de supervivencia. No lo dudemos.

Te podría interesar...
¿Por qué necesitamos etiquetar a nuestra expareja como narcisista?
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
¿Por qué necesitamos etiquetar a nuestra expareja como narcisista?

Adecuar a nuestra pareja en la definición de "narcisista" nos evita realidades dolorosas. ¿Estrategia de evitación o preservación?



  • Carlson EN, Vazire S, Oltmanns TF. You probably think this paper's about you: narcissists' perceptions of their personality and reputation. J Pers Soc Psychol. 2011 Jul;101(1):185-201. doi: 10.1037/a0023781. Erratum in: J Pers Soc Psychol. 2012 Aug;103(2):379. PMID: 21604895; PMCID: PMC3119754.
  • Morf, Carolyn & Torchetti, Loredana & Schürch, Eva. (2012). Narcissism From the Perspective of the Dynamic Self-Regulatory Processing Model. 10.1002/9781118093108.ch6.
  • Kacel, Elizabeth & Ennis, Nicole & Pereira, Deidre. (2017). Narcissistic Personality Disorder in Clinical Health Psychology Practice: Case Studies of Comorbid Psychological Distress and Life-Limiting Illness. Behavioral Medicine. 43. 156-164. 10.1080/08964289.2017.1301875.

Los contenidos de La Mente es Maravillosa se redactan solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.