Desaprendizaje creativo: el arte de la reinvención - La Mente es Maravillosa

Desaprendizaje creativo: el arte de la reinvención

Valeria Sabater 16 enero, 2018 en Desarrollo personal 472 compartidos
Mujer con luces representando el desaprendizaje creativo

El desaprendizaje creativo nos propone algo sensacional. Si deseamos recuperar nuestro auténtico potencial, a veces no hay más remedio que dejar a un lado muchas de esas creencias y aprendizajes que nos han inculcado… para ver el mundo desde otra óptica. Esa nueva visión debe ser amplia, más rica en curiosidad y crítica; solo así nos reinventaremos a nosotros mismos, solo así seremos más libres.

Hablar de creatividad es hablar de capital humano. Pensemos en ello durante un momento: nos hallamos ante un mercado laboral donde gran parte de nosotros estamos entrenados (formados) en competencias y habilidades muy semejantes. Sin embargo, las grandes empresas lo que necesitan es innovar para posicionarse en un escenario social y económico cada vez más complejo y demandante.

No es difícil entender lo que supone a día de hoy disponer de personas altamente creativas y lo cotizadas que son por su escasez. Estos perfiles son quienes aportan la “chispa” a esos engranajes oxidados de muchas organizaciones, donde cualquier cambio, en una etapa de estancamiento, supone sin duda un gran avance, un logro valioso. En sí y por lo que significa romper con una inercia de inmovilismo.

Aún más, tampoco podemos descuidar lo que implica a nivel personal ser mucho más creativo, más abierto a la complejidad y más ingenioso a la hora de dar respuestas a los problemas de la vida. Esta flexibilidad mental y esa capacidad es una forma magnífica de invertir en nuestro crecimiento personal.

Lograrlo está al alcance de nuestra mano…

Bombillas representando la luz del desaprendizaje creativo

Desaprendizaje creativo: yo elijo crecer

Ser igual a los demás o ser alguien capaz de destacar. Vivir estancado en la monotonía y la mediocridad u optar crecer en todos los sentidos: emocional, personal y laboralmente… ¿Qué ámbito elegirías? Como dijo Aristóteles una vez, la felicidad debe ser el propósito en el que se recojan el resto. Para ello es fundamental la asimilación y el entrenamiento de esos recursos psicológicos y emocionales que nos permitirán parecernos un poquito más a la persona que queremos ser.

Un modo de lograrlo es formándonos precisamente en esa capacidad que todos tenemos, esa que nos viene de fábrica: la creatividad. Si tenemos dudas de ello, si pensamos que si hay algo que nos caracteriza es ser poco originales y nada creativos, vale la pena leer el libro de la neuróloga Alice W. Flaherty, “The Midnight Disease” (La enfermedad de la media noche).

En él se nos explica cómo nuestras propias emociones, experiencias e incluso los propios sistemas educativos van “enfermándonos” poco a poco, apagando nuestra chispa, nuestro potencial creativo, nuestras motivaciones…

Así, para “sanarnos”, reinventarnos y despertar nuestro potencial dormido, debemos poner en práctica el desaprendizaje creativo. Para conseguirlo, nada mejor que formarnos. En la “Mente es Maravillosa”, el profesor Ismael Cala, Estratega de vida y Desarrollo Humano, nos propone convertirnos en la persona que deseamos de verdad a través de su curso “Creatividad, desaprendizaje, e Inteligencia Emocional”.

El curso de Ismael Cala es un viaje apasionante a través de diversos módulos temáticos donde trabajar nuestras emociones, nuestros hábitos, nuestra plasticidad cerebral y tomar conciencia de muchos de esos lastres que nos impiden pensar, actuar y sentir de forma más libre, más creativa…
Compartir

Banner de Ismael

La importancia de romper con la mirada única

Reinventarse no es fácil, porque reinventarse, si lo pensamos bien, da miedo. Es poco más que una acto de alumbramiento donde dejar atrás parte de lo que éramos antes para dar paso a un “yo” diferente. ¿Cómo conseguir tal cambio? Es cierto que las empresas valoran la innovación y la creatividad, pero de algún modo, la propia sociedad nos prefiere pasivos, nos prefiere silenciosos, dóciles y con preferencias semejantes.

Admitámoslo, reinventarse es un desafío para el que no todos estamos preparados. Debemos ser capaces, por tanto, de romper con la mirada única; sencillamente, “despertar”, despertar para reencontrarnos con nuestras esencias, y a su vez tomar todo ese valor interno para llevarlo al exterior y posicionarnos, con voz propia, con decisión y de forma creativa.

Veamos a continuación unas claves para lograrlo o al menos para reflexionar sobre esta importante tarea.

Cabeza de la que salen colores representando el desaprendizaje creativo

3 claves del desaprendizaje creativo

  • El desaprendizaje creativo NO significa olvidar u oprimir el “reset” para eliminar todo aquello que nos han dicho, enseñado o trasmitido. Significa ante todo saber cuestionar, saber poner en duda y ante todo, no aceptar nunca las miradas únicas o las verdades incuestionables.
  • El desaprendizaje nos propone también trabajar al máximo nuestra Inteligencia Emocional. Muchas de nuestras emociones, hábitos, creencias y actitudes vetan nuestra creatividad.
  • Otro aspecto que debemos trabajar es la flexibilidad. Muchas de nuestras experiencias vitales y emocionales pueden hacer que casi sin darnos cuenta, apliquemos un tipo de pensamiento muy rígido y limitado solo a lo que uno considera correcto o aceptable. Sin embargo, ser capaces de abrirnos a la experiencia, de ser flexibles, de practicar la crítica y la auto-crítica, nos permitirá sin duda mejorar nuestro potencial humano.

Para concluir, es importante incidir una vez más en que todos nosotros podemos lograrlo, todos podemos ser más creativos, más libres, más sofisticados a la hora de dar respuestas a los problemas vitales. Por tanto, no dudemos en entrenarnos en esta capacidad, ya sea mediante cursos o libros especializados.

Valeria Sabater

Soy psicóloga y escritora. La curiosidad por el conocimiento humano es mi cerradura particular, la psicología mi llave, la escritura, mi pasión.

Ver perfil »
Te puede gustar