El método VERA: el trazado de perfiles criminales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gema Sánchez Cuevas el 12 diciembre, 2018
Sonia Budner · 12 diciembre, 2018
V.E.R.A. es un acrónimo de Victima-Escena-Reconstrucción-Autor. El método se aplica en casos de homicidio, secuestro, atracos, agresiones sexuales, en casos únicos o en serie y también cuando se dan desapariciones de alto riesgo de personas.

Los perfiles criminales son una herramienta fundamental para la investigación policial. La Sección de Análisis de Conducta del CNP español está usando en la actualidad el método VERA para el trazado de perfiles criminales. Desarrollado por D. Juan E. Soto Castro, jefe de la Sección, y del cuerpo Nacional de Policía, psicólogo e investigador. El método VERA se está consolidado como uno de los más exitosos y profesionales métodos de trazado de este tipo de perfiles.

V.E.R.A. es un acrónimo de Victima-Escena-Reconstrucción-Autor. El método se aplica en casos de homicidio, secuestro, atracos, agresiones sexuales, en casos únicos o en serie. También cuando se dan desapariciones de alto riesgo de personas. Utiliza una combinación de conceptos y principios de la psicología, estudios de investigación y de experiencia profesional propia.

La recopilación de datos

Durante la recopilación de datos, todos y cada uno de ellos se clasifican en la medida que pertenezcan a los diferentes apartados. Se hace diferencia entre si son datos relativos a la víctima, de la escena del delito, del posible autor, etc. Cada dato se identifica con un código donde la primera letra es la D (dato).

La segunda letra corresponde al bloque en el que se clasifica (V de víctima, E de Escena) seguido de su número de orden. Es importante durante la recopilación de los datos que se haga una diferenciación clara el modus operandi, el ritual, la escenificación y sello personal. Todo lo anterior corresponde a la primera fase de la recogida de los datos.

Persona haciendo un informe de un perfil criminal

En la segunda fase se realizan inferencias en base a la idea de que un delito o un crimen es un escenario muy complejo y se trabaja sobre la hipótesis de que la mayoría de ellos siguen un hilo conductor. Así, es fundamental reconstruir de manera acertada la historia que representan. De esta manera, los datos recogidos se analizan individualmente, pero también en conjunto.

Como en la primera fase, cada una de las inferencias es anotada asignándole un código. En este caso, comenzará siempre por la letra I de inferencia, seguida de la letra que corresponda si es en referencia a la víctima, el autor, etc. Las inferencias deben ser rigurosas y objetivas. También deben ser desechables cuando nuevos datos lo requieren.

La tercera fase es la de las hipótesis, que se codificarán igual que lo anterior, en esta ocasión con la letra H. Se elabora un listado de hipótesis que será de donde proceda el trazado del perfil criminal. Las hipótesis pueden derivar unas de otras, es decir, se elaboran de manera progresiva.

Trazado del perfil

La información recopilada incluye las características de la víctima. Es primordial conocer las causas por las que esta persona en cuestión fue elegida cómo víctima, si fue una decisión aleatoria, si pertenecía a algún grupo de riesgo, etc. La inspección de la escena del delito y los lugares relacionados aportan información muy valiosa también para el trazado del perfil.

La reconstrucción del delito es la que aclara el modus operandi, la escenificación, el ritual o el sello personal del delincuente. La reconstrucción busca comprender cómo sucedió y permite analizar la interacción del autor del delito con la víctima en base a el análisis de los comportamientos. Todo esto se relaciona y elabora teniendo como base múltiples teorías y estudios de investigación en el campo de las psicología.

La recogida de datos sobre el autor del delito se hace con especial atención. Debe dar como resultado la descripción más aproximada posible sobre el aspecto físico y perfil conductual. Esta es la fase que permitirá a los investigadores tener una información más precisa sobre el autor de los hechos.

Todo el método VERA es una técnica progresiva y acumulativa. Los datos, las inferencias y las hipótesis pueden ir añadiéndose unas a otras. Sobre estos datos se aplican todos los principios de la psicología que resulten oportunos de cara a poder perfilar suficientemente la personalidad y conducta del agresor, criminal o delincuente.

Interrogatorio

Utilidades del método VERA

El método VERA se ha mostrado muy eficaz en el trazado de perfiles psicológicos de autores de delitos. Además, este método está resultando especialmente útil en otras áreas. Posibilita a su vez la creación de una base de datos estadísticos de agresores, delincuentes y criminales clasificados por tipología delictiva y psicológica.

Permite también comparar el perfil trazado con el perfil real del criminal una vez detenido, lo que constituye en una herramienta muy eficaz para mejorar el trazado de futuros perfiles que bien pueden basarse en los anteriormente trazados por coincidencia de datos. También puede ser realmente útil para futuros proyectos de investigación, así como para mejorar los actuales.