5 frases que nunca debes decirle a un introvertido

A veces juzgamos a los introvertidos y tratamos de cambiarlos en lugar de respetarlos y apreciar su valor. Descubre lo que nunca debes decirle a una persona con este rasgo.
5 frases que nunca debes decirle a un introvertido
Elena Sanz

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz el 01 octubre, 2021.

Última actualización: 01 octubre, 2021

Ser introvertido en un mundo de extrovertidos no es sencillo. Las personas que entran dentro de la primera categoría pasan su vida sintiendo que no encajan, que se les exigen una serie de actitudes y conductas que no les nacen naturalmente. Por ello, si no quieres contribuir a generar este malestar en las personas de tu entorno, te contamos algunas frases que nunca debes decirle a un introvertido.

Algunos estudios afirman que cerca del 50 % de la población es introvertida. Sin embargo, la personalidad extrovertida es la dominante y la deseada dentro de las sociedades abiertas, conectadas y modernas en las que vivimos.

Quienes se alejan de ese ideal de sociabilidad, energía y comunicación y optan por cultivar el espacio interno tienden a ser estigmatizados. No obstante, son individuos con mucho que ofrecer y que, de ser respetados y comprendidos, podrían realizar grandes aportaciones.

¿Quiénes son los introvertidos?

La introversión es un rasgo de personalidad, con un importante componente genético, que caracteriza a aquellas personas que enfocan más su atención en el mundo interno que en el entorno exterior. Son personas centradas en sus pensamientos, sentimientos y emociones, que prefieren las tareas en solitario y disfrutan estando en su propia compañía.

Contrariamente a lo que suele pensarse, los introvertidos presentan un mayor estado de excitación cerebral, por lo que la estimulación proveniente de fuera puede llegar a saturarles o a resultarles abrumadora. Por su lado, los extrovertidos buscan esa actividad externa para compensar su estado de mayor inhibición cerebral.

Es importante no confundir la introversión con la timidez o con la fobia social. Quienes forman parte de la primera categoría no tienen dificultades a la hora de relacionarse, pueden gozar de buenas habilidades sociales y disfrutar compartiendo con otros sin temor ni ansiedad. No obstante, la socialización lejos de recargarles les drena la energía, por lo que esta no debe ser muy prolongada ni excesiva.

Cabe mencionar que, generalmente, las personas no son puramente extrovertidas o introvertidas, sino que se colocan en diferentes puntos intermedios del continuo. Por ello, es necesario comprender las necesidades y las preferencias de la persona que tenemos delante y respetarla, sin tratar de modificar su forma de ser.

Recordemos que la introversión no es ninguna enfermedad ni algo que deba modificarse. Es una característica personal tan válida como su contraparte.

Chico de espalda con una manta

Frases que nunca debes decirle a un introvertido

Ahora que ya sabes algo más acerca de este tipo de personas, te mostramos algunas frases que nunca debes decirle a un introvertido si no quieres hacerlo sentir juzgado e incómodo.

¿Por qué no hablas?

En las interacciones sociales las personas introvertidas tienden a adoptar más un rol de oyente, especialmente si se encuentran en grupos grandes. No suele agradarles ser el centro de atención ni tienden a acaparar o dirigir la conversación; prefieren observar, escuchar, analizar y sacar sus propias conclusiones.

Así, has de comprender que si no habla es sencillamente porque no lo desea. No necesariamente siente ansiedad ni miedo a participar, simplemente está cómodo disfrutando de la compañía sin necesidad de intervenir. Cuando sienta que tiene algo relevante que aportar, lo hará.

¿Estás enfadado? ¿Te pasa algo?

Estas son dos de las frases que más escuchan las personas introvertidas; y es que con frecuencia se confunde su talante natural con una expresión de enfado, rechazo o indiferencia.

Para muchas personas es inevitable asumir que cuando alguien guarda silencio en un entorno social es porque sienta ira, disgusto o irritación, porque está pasándolo mal o se ha sentido ofendido. No obstante, esto no tiene por qué ser así.

Los introvertidos tienden a ser menos expresivos, pero esto no implica que no estén divirtiéndose o que no se sientan a gusto.

Qué aburrido y qué soso eres

Esta es una de las frases que nunca debes decirle a un introvertido, ya que denota una importante falta de respeto hacia el otro: no le estás permitiendo ser como es.

Dado que el ideal a la hora de socializar es la extroversión, quienes se muestran más calmados, reflexivos y silenciosos suelen recibir este tipo de críticas. Sin embargo, quien se haya tomado el tiempo de conocer verdaderamente a un introvertido sabrá que son personas profundas e interesantes, con un criterio propio y un rico mundo interior.

No ser llamativo o expansivo no implica ser aburrido, solo indica que se necesitan otro tipo de dinámicas y entornos, quizá más íntimos, para que esa persona pueda expresarse cómodamente.

No seas tímido, estamos en confianza

Al momento de conocer a una persona introvertida muchos de nosotros hemos caído en el error de realizar este tipo de afirmaciones. Nuestra intención es buena: pretendemos tranquilizar al otro, mostrarnos amigables y darle a entender que tenemos interés en escucharlo y conocerlo. Sin embargo, lo único que logramos es añadir presión.

Es importante que respetemos los ritmos de cada persona y que no les forcemos a abrirse más de lo que sienten correcto para ellos.

Si de verdad quieres conectar con un introvertido, entabla una conversación de tú a tú, calmada y sobre algún aspecto que sea de su interés. Por lo general, son personas que no disfrutan la charla superficial y bulliciosa, pero tienen mucho que aportar si se ahonda un poco más.

Hombre hablando con su amigo

Eres un antisocial, así no vas a hacer amigos

Ser antisocial no tiene nada que ver con ser introvertido: los primeros son personas manipuladoras, egoístas y poco empáticas, mientras que los segundos son justamente la antítesis de estas características.

Una persona introvertida suele ser noble, comprensiva y compasiva, leal y generosa; de hecho, son magníficos amigos. Por lo mismo, es un enorme error suponer que nadie se tomará el tiempo de conocer y valorar estas cualidades.

Los introvertidos tienden a tener menos amigos, pero sus relaciones son más profundas y duraderas. Por ello, evita realizar este tipo de recriminaciones. No todos necesitamos el mismo tipo de vínculos y cada persona decide cómo manejarse socialmente.

Date la oportunidad de conocer a un introvertido y descubrirás un mundo nuevo

Pese a que no posean algunas de las características más valoradas en el mundo laboral o de las relaciones personales, los introvertidos son sinceros, creativos, muy buenos analistas y grandes oyentes; son independientes y firmes en sus principios y valores.

Así, ¿por qué no darte la oportunidad de conocerles más en profundidad? Antes de juzgarlos, etiquetarlos o recriminarles su comportamiento, permítete acercarte más y descubrir su maravilloso mundo interno; es seguro que podrás aprender mucho de ellos.

Te podría interesar...
El cerebro de un introvertido funciona de manera diferente
La Mente es Maravillosa
Leerlo en La Mente es Maravillosa
El cerebro de un introvertido funciona de manera diferente

El cerebro de un introvertido funciona de manera diferente, es más reflexivo, empático y necesita más tiempo para tomar decisiones.



  • Scarr, S. (1969). Social introversion-extraversion as a heritable response. Child Development, 823-832.
  • Stenberg, G., Risberg, J., Warkentin, S., & Rosén, I. (1990). Regional patterns of cortical blood flow distinguish extraverts from introverts. Personality and Individual Differences11(7), 663-673.